Compartir
Publicidad

'¡Mira quién salta!', saltos de andar por casa

'¡Mira quién salta!', saltos de andar por casa
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Telecinco hizo su jugada y estrenó '¡Mira quién salta!' anoche tal y como llevaba anunciando durante las últimas dos semanas. El show, con Jesús Vázquez a la cabeza, venía a poner sobre la mesa lo que la cadena había preparado con su versión de los saltos en trampolín con famosos, la última moda de nuestra televisión. Y, al adentrarnos en el programa, era inevitable que surgiera la constante comparación entre lo que '¡Mira quién salta!' nos ofrecía con lo ya visto en 'Splash! Famosos al agua', algo que Telecinco quería evitar a toda costa pero que al final no pudo conseguir.

En cierto modo es algo injusto avanzar sobre lo que ha sido el estreno de '¡Mira quién salta!' volviendo constantemente hacia el talent show de Antena 3. No es el objetivo de este artículo comparar los dos formatos, que ya en su primer programa han demostrado diferencias dentro de las evidentes similitudes que presentan sus puestas en escena. Por su parte, si algo dejó claro ayer '¡Mira quién salta!' es que es un programa de Telecinco para los espectadores de Telecinco, aquellos que no han tenido inconvenientes en seguir en el pasado otros talent shows como 'Más que baile' o realities de famosos como 'Supervivientes', que han funcionado bien en cuanto a audiencia se refiere.

Para convencer a los espectadores, la cadena ha preparado un show donde prima el ritmo sobre toda las cosas. En la primera gala de '¡Mira quién salta!' pudimos ver más de 25 saltos (entre individuales y sincronizados), que se sucedieron sin parar mientras conocíamos a todos los concursantes que se han embarcado en esta aventura, en su mayoría famosetes reciclados de la propia cadena. Pero si por algo destacó el talent show en su primera gala, fue por mostrar esa agilidad televisiva, gracias a un buen montaje y a un Jesús Vázquez que de nuevo vuelve a dominar un programa de televisión con la seguridad que muy pocos muestran en pantalla.

Quizá lo que más decepción causó fue comprobar que los saltos que se sucedían no eran tan impactantes como esperábamos en un principio. El poco tiempo que han tenido los concursantes para entrenar y la lejanía de algunos con el mundo del deporte daban como resultado unos saltos que de cara a la audiencia pecaban de mediocres y que aún así eran calificados con demasiada benevolencia por parte del jurado. Quizá Telecinco quiere hacer un ejercicio de evolución, donde todos los participantes partan desde el mismo nivel para ir progresando en las tres galas que quedan por emitirse de '¡Mira quién salta!'.

El problema es que sabiendo el poco tiempo que han tenido para grabar (en general todo ha ido demasiado rápido a la hora de hacer '¡Mira quién salta!') puede que nos dejen con las ganas de ver retos mucho más espectaculares que los que acabemos observando. Si el talent show es una competición, y el acierto de incluir a un comentarista deportivo que valora cada salto da muestra de ello, la primera gala de '¡Mira quién salta!' parte desde lo más esencial, para que veamos el primer contacto que sus concursantes hacen con el agua, que bien podría ser el de cualquiera de nosotros, y así tengamos la posibilidad de ver una creíble evolución en el futuro.

Peor estreno hizo el jurado encargado de la puntuación, compuesto por Boris Izaguirre, Carlos Pumares, Javier Illana y Lola Sáez y que en general no demostró tener el criterio necesario para que lo consideremos como un jurado creíble. Se dieron valoraciones muy descompensadas que estaban dirigidas a mantener el show por encima de hacer un ejercicio lo más objetivo posible sobre lo visto en la piscina. Es este desajustado papel del jurado lo que menos me gustó de '¡Mira quién salta!', que aportó pocas cosas positivas en el transcurso del show.

También ha habido hueco para los toques de reality marca de la casa, que seguro que llenarán varias horas del resto de los programas con los que cuenta la cadena. Aún así, se agradecía que no se ahondara en ellos y que no le restaran protagonismo al reto del salto. Además, se consiguió dar una vuelta de tuerca con los saltos sincronizados, una manera más amena y divertida de pasar la segunda fase de la gala, mostrando una versión más interesante de lo que ya habíamos visto anteriormente. Con el estreno de '¡Mira quién salta!', Telecinco muestra sus cartas en esto de hacerse con la audiencia dentro de la piscina, en esta ocasión con un show que no busca ser espectacular pero sí obtener la complicidad de su público.

En ¡Vaya tele! | '¡Mira quién salta!': lo que necesitas saber

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos