"Muestra lo lejos que hemos llegado". Lizzy Caplan celebra que la 'Atracción fatal' original no pueda hacerse hoy en día

"Muestra lo lejos que hemos llegado". Lizzy Caplan celebra que la 'Atracción fatal' original no pueda hacerse hoy en día
33 comentarios

Puede que una de las frases más recurrentes en las conversaciones actuales sobre cine, series y el contenido de las mismas sea "esto no se podría hacer hoy en día". Por norma general, esta expresión se utiliza con cierta nostalgia y como arma arrojadiza hacia lo que muchos consideran una "corrección política" irritante de una presunta "generación de cristal". Ahora, Lizzy Caplan ha dado la vuelta a la frase de marras haciendo referencia a 'Atracción Fatal'.

Atracción y progreso

La actriz, que se encuentra trabajando en una reinvención del tórrido thriller psicosexual de los 80 en forma de serie para Paramount+ bajo las órdenes de Nicole Clemens, ha hablado en la revista Grazia sobre la cinta original y la problemática que giró en torno a su tercer acto.

"La película original sigue siendo genial. Sigue dando miedo, y hace que te plantees cuestiones importantes. Había dos finales diferentes y Glenn Close prefería uno de ellos, pero [los productores] prefirieron elegir otro".

Caplan se refiere al final en el que el Alex, el personaje de Glenn Close, termina suicidándose. Un cierre diametralmente opuesto al que terminó llegando a la gran pantalla, en el que muere a manos de Dan y su mujer.

"Glenn Close luchó para proteger el hecho de que Alex, su personaje, era frágil y estaba lidiando con una enfermedad mental. Nada de eso quedó reflejado en la película. El público la vio bajo una perspectiva propia de los 80; este tío increíble comete un error y ahora esta horrible mujer intenta arruinar su vida".

Para la intérprete, los tiempos han cambiado lo suficiente como para que esa visión sea, cuando menos, complicada de materializar hoy en día. Queda por ver qué ruta han tomado en el remake episódico.

"Muestra lo lejos que hemos llegado. No creo que hayamos alcanzado la línea de meta en lo que respecta a lo que ocurrió con el #MeToo y lo que puso en marcha, pero la idea de no poder hacer la versión de los 80 ahora muestra cierto grado de progreso".
Temas
Inicio