Compartir
Publicidad

Queremos TV3

Queremos TV3
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Han sido varios los correos que nos pedían que hablásemos del asunto de las emisiones de TV3 y del resto de la oferta de la televisión catalana en la Comunidad Valenciana y hoy, aprovechando la manifestación de ayer en Alicante a la que asistí, me he decidido a hacer una crónica. Intentaré ser breve pero el asunto es complejo.

El 9 de diciembre de 2007 la Generalitat Valenciana clausuró, por la noche y de forma ilegal, el repetidor de señal situado en la Carrasqueta, a la altura de Alcoy y desde entonces en el sur la provincia de Alicante no se puede ver TV3, Canal 33 y el resto de emisiones catalanas de una forma libre y gratuita a través de la TDT. El repetidor de Alcoy, al igual que el resto de repetidores que difunden la señal en la Comunidad Valenciana, es propiedad de Acció Cultural y se instaló gracias a una suscripción popular que pagamos los valencianos en 1983.

La Generalitat Valenciana sigue con su política de cierres y ha dado plazos para que se cierren los repetidores de Monduver y Bartolo pero distintas sentencias judiciales han paralizado la acción del Gobierno Valenciano y, por ahora, siguen funcionando. El cierre de otros repetidores se ha evitado gracias a la presencia de personas que impidieron la entrada de los técnicos de la Generalitat a los repetidores. Además del cierre del repetidor de la Carrasqueta, la Generalitat Valenciana ha puesto una multa a Acció Cultural, recurrida en los tribunales, que asciende a 300.000 euros.

Se está a la espera de una resolución del Tribunal Superior de Justicia que se demorará unos meses y en la que Acció Cultural alega que el Gobierno Valenciano no tiene potestad para cerrar los repetidores porque la frecuencia a través de la que se difunde la señal es propiedad del Gobierno Central, no ha sido asignada al Gobierno Valenciano, y debería ser el Gobierno Central el que actuase para cancelar la señal si lo considerase conveniente.

La clausura del repetidor de la Carrasqueta en diciembre pasado es un atentado contra la libertad de expresión y a partir de ese momento distintos colectivos nos organizamos para reclamar que nos devolviesen la señal que nos habían quitado. En mi caso, colaboro activamente con el colectivo Volem TV3 (Queremos TV3), que se ha constituido en Elche (Alicante), y al que se han adherido entidades sociales, cívicas y políticas bajo el lema de "Por la libertad de expresión, queremos TV3". Nuestras acciones se centran en la visibilización del problema en la sociedad a través de mesas informativas, recogidas de quejas para el Síndic de Greuges (el defensor del pueblo en la Comunidad Valenciana), recogida de adhesiones de personajes públicos y reclamaciones al Gobierno Central a través de los políticos que nos representan.

La manifestación de ayer en Alicante era una prueba de fuerza ante el Gobierno Valenciano y una llamada de atención al Gobierno Central y al Ministerio de Industria. Según la organización, asistieron 20.000 personas y la Policía Nacional da una cifra de 6.000 manifestantes. Otras fuentes hablan de 10.000 asistentes. El lema de la manifestación fue "Por la libertad de expresión, queremos TV3" y durante el recorrido no se registraron incidentes, sólo unas pintadas y lanzamientos de huevos por parte de un grupo minoritario a un par de establecimientos. La manifestación aprovechó para conmemorar la pérdida de los fueros valencianos en 1707 pero se trasladó a Alicante para reclamar la emisión libre y gratuita y denunciar el atentado a la libertad de expresión que supone el cierre de los repetidores.

Más información | 25 años de televisión clandestina Imagen | Vilaweb En ¡Vaya Tele! | TV3 inicia las emisiones en Alta Definición

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio