Compartir
Publicidad
Publicidad

'Huellas de un espíritu', los espejos del tiempo

'Huellas de un espíritu', los espejos del tiempo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con motivo del veinticinco aniversario de ‘El espíritu de la colmena’, tuvo lugar el documental que hoy colgamos aquí en la web, y que repasa, con gran criterio y gran admiración por esta bella película, todos los entresijos y todos los impulsos creativos que la hicieron posible, así como su impacto en el cine español, y una cuidadosa puesta al día de sus significados, a cargo del guionista Carlos F. Heredero, en la actualidad director de Cahiers España.

Además, y con gran inteligencia, hay una elaborada puesta en escena de un regreso virtual, tantos años más tarde, al mismo pueblo donde se rodó la película, Hoyuelos, en la que proyectan la película de Erice (del mismo modo que en la ficción de Erice se proyecta la película de James Whale), creando así un juego de espejos del tiempo, que reverbera en el fondo de la creación artística y se erige como hermoso homenaje a una obra inmortal del cine español.

Parte 1

Pocos documentales se acercan con tanto conocimiento a las razones personales, casi íntimas, que provocaron el nacimiento de una obra maestra. Por no decir que pocos documentales se preocupan, simplemente, por este tipo de razones. Suelen ser, más que nada, aparatos de marketing, o bien argumentaciones intelectuales o lugares comunes acerca de películas famosas. Esta película no tiene nada que ver con eso.

Parte 2

Por otra parte, establece tres momentos temporales, y todos ellos son tanto imaginarios como reales. 1940, 1973 y 1998 son los tres espejos que se reflejan unos a otros. 1940 es la época de la ficción de Erice, un tiempo histórico real. 1973 es la época, los últimos años del franquismo, en que se hizo la película. Y 1998 el año del aniversario y documental. Tres ejes temporales sobre los que se sustentan los andamiajes narrativos de este trabajo documental.

Parte 3

Resulta un verdadero tesoro poder escuchar (y ver los rostros de) a los creadores de la película. No hay nada prescindible en las palabras de Victor Erice y Angel Fdez-Santos. Más bien nos hacen desear que cuenten más cosas, y que otros cineastas de gran calibre hablasen así de los motivos y los secretos de sus creaciones líricas. Además, son creadores humildes y cultos. A partir de aquí, cualquier tipo de ‘making of’ se antoja de una trivialidad y una chabacanería recalcitrantes.

Parte 4

Y a lo que decía antes no hay nada tan significativo como las palabras de Erice (alrededor min. 2) acerca del hermoso plano de la niña observando el momento de la muerte en la película, que según él es el más importante que filmado jamás. Heredero y sus colaboradores supieron donde preguntar, y qué preguntar, y que las palabras de Erice serían irrepetibles. Cuántas veces he deseado que importantes cineastas hablen con tanta franqueza de su propio trabajo.

Parte 5

Que venimos del fascismo es algo incontestable, y que están plantadas las semillas de un nuevo fascismo (o de los albores del fascismo) es otra realidad incontestable, pues hemos olvidado, o hemos tratado de olvidar, que es lo que nunca podemos hacer. Y esta película se encarga de apuntarnos con el dedo, como dice Fdez-Santos.

Excelente documental, en suma, que espero pueda ser disfrutado por el máximo de lectores, y que espero, también, que sea el complemento ideal a la crítica que esta mañana publicábamos en Blogdecine sobre la película.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos