Compartir
Publicidad

'About Cherry', porno light

'About Cherry', porno light
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La industria del porno es una de las más rentables relacionadas con el mundo del cine, pero eso no impide que sea visto con desprecio por mucha gente, en especial múltiples asociaciones feministas que ven en ello una vejación contra la mujer. Sea como sea, lo cierto es que es un mundo apasionante que ha sido objeto de múltiples documentales, entre los que me gustaría destacar 'Inside Deep Throat' (id., Fenton Bailey y Randy Barbato, 2005), y varias producciones de ficción reflexionando sobre la implicaciones morales y personales de rodar cine porno como la fundamental 'Boogie Nights' (id., Paul Thomas Anderson, 1997) o simplemente aprovechándose del morbo como sucede en el caso de 'About Cherry' (id., Stephen Elliott, 2012).

Tengo claro que hay pocas películas que merezcan ser calificadas como obras maestras, pero 'Eva al desnudo' ('All About Eve', Joseph L. Mankiewicz, 1950) es una de ellas. Suele pasar con películas de tanta categoría que, en un momento u otro, aparezcan otras producciones que intenten clonar el original con resultados más o menos discutibles, algo que sucedió recientemente con la imprescindible 'El gran carnaval' ('Ace in the Hole', Billy Wilder, 1951) y la más olvidable 'La chispa de la vida' (id., Álex de la Iglesia, 2011). La cinta de Mankiewicz ya contaba con una especie de nueva versión con un importante componente sexual —'Showgirls' (id., Paul Verhoeven, 1995)— que, con todas sus limitaciones —y no son pocas—, supera con creces a 'About Cherry' en todos los frentes.

Imagen de Ashley Hinshaw en

El primer gran fallo de 'About Cherry' es contar con un personaje protagonista que no sólo no consigue la empatía del público, sino que llega a caer mal por el excesivo énfasis que hace el guión de Stephen Elliott —también director, faceta en la que no muestra detalle alguno, ni tan siquiera cuando echa mano de iconografía habitual de estas producciones para adultos, por el que su trabajo merezca ser destacado— y Lorelei Lee en que tiene una personalidad fascinante y una belleza sin parangón que engatusa al resto de protagonistas. Ashley Hinshaw, antigua modelo y cuyo trabajo más destacable en el cine hasta ahora fue en la decepcionante 'Chronicle' (id., Josh Trank, 2012), tiene la difícil papeleta de darle entidad a Cherry, pero fracasa estrepitosamente, ya que su composición no podría resultar más monótona, ya tenga que resultar dulce e inocente o mostrar cambios en su mentalidad. Al menos Elizabeth Berkley, que tenía la misma edad que Hinshaw cuando rodó 'Showgirls', sí mostraba más arrojo, tanto en la personalidad de Nomi Malone como en la exhibición de su cuerpo, y eso que su personaje ni siquiera trabajaba en el porno.

Ya he apuntado las coincidencias argumentales con 'Eva al desnudo', lo que podría haber servido para contar una apasionante historia sobre una persona ambiciosa dentro del mundo del porno, pero 'About Cherry' es también una producción cobarde que se enmaraña en huecas y repetitivas conversaciones sobre el futuro de su protagonista. Aquí es donde entran personajes que no van más allá de cumplir esa función, como su madre —irrelevante Lili Taylor— o su amigo pagafantas —Dev Patel terminando de echar su carrera cinematográfica por el retrete— que parece dispuesto a soportar lo que sea por la remota posibilidad de que Cherry acabe enamorándose de él. Rellenos insatisfactorios que sólo sirven para aniquilar cualquier ritmo que pudiera tener la película.

Ashley Hinshaw y James Franco en

Las cosas no mejoran mucho cuando se centran en las vivencias dentro de la industria del porno de la protagonista, ya que los tópicos hacen acto de presencia de forma casi exclusiva. La premisa es que Cherry empieza haciendo sólo fotos para luego ir dejándose tentar por el dinero y convertirse en una chica diferente a la que era inicialmente. Los apuntes condenatorios hacia el porno —esos ejecutivos sin corazón que quieren salirse con la suya— chocan frontalmente con los tímidos intentos de validar las elecciones de Cherry como una muestra de feminismo mal entendido. Lo peor de todo es que no podrían ofrecer un personaje más patético y con una evolución difícilmente justificable a un intrascendente James Franco dentro de ese embrollo, ya que comienza como hombre liberal y acaba siendo una persona terriblemente conservadora que no podría ver con peores ojos que Cherry pueda rodar una escena pornográfica.

Lo que nos queda al final es una película que se sustenta únicamente en los desnudos de la protagonista —nunca mostrados en su integridad, eso sí—, tirando de lugares comunes y poco estimulantes para rellenar el resto del metraje. Además, la presencia de Heather Graham no deja de ser una fallida forma de hacerse los interesantes al servir únicamente para que el espectador recuerde su memorable aparición en 'Boogie Nights'. El sexo y el morbo venden, pero un drama aburrido y redundante que apenas aborda ese mundillo está condenado a un más que merecido olvido.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos