Compartir
Publicidad
Publicidad

Alfred Hitchcock: 'Enviado especial'

Alfred Hitchcock: 'Enviado especial'
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras el rodaje de 'Rebeca' ('Rebecca', 1940), que se convertiría en un gran éxito, Alfred Hitchcock fue contratado por el productor Walter Wanger —productor que empezaría a finales de los años 20 de la mano de los hermanos Marx y terminaría su carrera con la megaproducción 'Cleopatra' (id, Joseph L. Mankiewciz, 1963)— para realizar un film de espionaje con claras connotaciones de antinazismo muy en la línea de numerosas películas que se hicieron al respecto y antes de que los Estados Unidos entrasen en la Segunda Guerra Mundial. Un thriller con cierto aire propagandístico en su tramo final y que el maestro intenta evitar en todo momento. No obstante el hecho de ser un thriller hizo que se etiquetase el film como de serie B, acepción que aún sigue recibiendo a día de hoy.

Como el propio Hitchcock explicaba el thriller no era bien considerado en USA, al contrario que en Europa, y las películas eran tratadas como de segunda categoría. Sin ir más lejos, un actor como Gary Cooper rechazó el personaje central porque no le apetecía trabajar en un film pertenciente a un género tan menospreciado, siendo sustituido por Joel McCrea, actor de segunda fila —si lo comparamos con alguno de primera fila de hoy podríamos hasta decir que es el mejor actor del mundo—, que aunque está simpático en su rol, Hitchcock consideraba que le faltaba garra. Para el personaje femenino quería a Barbara Stanwyck o Joan Fontaine, algo a lo que se negó el productor David O. Selznick debido probablemente a las desavenecias que tuvo con el director británico en el rodaje de su primer film estadounidense.

foreigncorrespondentf2

(From here to the end, Spoilers) 'Enviado especial' parte de una premisa en la que un corresponsal americano es enviado a Europa para que informe de la inminente contienda mundial, viéndose en medio de una intriga de espionaje en la que agentes nazis intentan conseguir un importante secreto de un político holandés que conoce una denominada cláusula secreta que es de una vital importancia. El McGuffin tan conocido en las obras de Hitchcock y que a él le hacían mucha gracia, pues eran excusas argumentales muchas veces sin importancia pero que provocaban situaciones llenas de fuerza que era lo que realmente le interesaba al director. El del film que nos ocupa recuerda sobremanera al de 'Alarma en el expreso' ('The Lady Vanished', 1938) con la cancioncilla silbada, mcguffin que provoca además una serie de acontecimientos en los que se ve envuelto John Jones (McCrea).

Efectivamente la trama en sí requiere de la consabida suspensión de incredulidad, pero si alguien era capaz de burlar a los que él llamama "nuestros amigos los verosímiles" ese sin duda era Alfred Hitchcock, llenando las más de dos horas de duración con varias set pieces llenas de ingenio, suspense y acción, pero sobre todo revelando un nervio para la puesta en escena pocas veces visto. Por algo Hitchcock es quien es. De la elegante secuencia del falso asesinato del político holandés —el momento de los paraguas, con la cámara siguiendo al asesino, es una maravilla por lo que deja ver entre líneas: las apariencias engañan, cualquiera puede ser el asesino— pasamos al final de una delirante persecución que culmina en un momento de una tensión irrepetible, aquel que se produce en el interior de un molino cuyas aspas giran en cierto momento al revés para dar una señal a un avión —inteligente detalle muy en la línea de Hitchcock, un elemento discordante en un ambiente cotidiano—. Jones se mete en el molino evitando en todo momento por los agentes que tienen allí secuestrado al verdadero político holandés. Algo tan disparatado se logra con una planificación y uso de la cámara soberbios.

foreigncorrespondentf3

En 'Envado especial' hay espacio para todo, historia de amor un tanto convencional pero efectiva, aventuras a todos los niveles, e incluso humor. Con el personaje encarnado por Edmund Gwenn, actor muy cercano a la comedia, y con el que los agentes nazis intentan deshacerse de Jones —ya van varias veces que llamo al personaje por el apellido, y subrayo lo que quiero decir: un aventurero apellidado Jones y enfrentado a nazis ¿no os suena?—, pues en dichos instantes el film combina con envidiable pericia humor y suspense; puede que los intentos de asesinato hacia Jones parezcan cómicos e incluso rayen lo inverosímil, parece hecho adrede para burlar dicha verosimilitud, algo que Hitchcock consigue de nuevo con la planificación y el montaje, y que alcanza su punto más alto en la set piece final, aquella que ocurre a bordo de un avión que es derribado el mismo mía día que se declara la guerra. La labor de Hitchcock al lado de la de William Cameron Menzies obran el milagro.

El accidente está filmado desde la cabina donde están los pilotos y en el momento del impacto el director no corta el plano. El realismo lo consiguión poniendo una tela sobre la que proyectar las transparencias tras un tanque de agua que llegado el momento se hace explotar, la tela se rompe sin ser apreciado y el agua llena el avión. Sencillo, efectivo y de un impacto que no han conseguido efectos visuales más avanzados por una sencilla razón: Hitchcock utiliza la técnica al servicio de la tensión. El clímax de la historia sucede en alta mar en lo que parece un precedente de 'Náufragos' ('Lifeboat', 1944), cerrando Hitchcock la tensión entre los tres personajes "enfrentados", Jones, la mujer a la que ama y el padre de esta, en realidad el jefe de los agentes nazis, interpretado por un soberbio Herbert Marshall —en lo que también parece anticipar el personaje de Claude Rains en 'Encadenados' ('Notorious', 1946)—, quien elige la forma más digna y valiente de redimirse del mal que ha hecho: salvar la vida a los supervivientes del accidente tirándose al mar debido a que el sobrepeso es un problema.

'Enviado especial' fue nominada a seis Oscars, incluyendo mejor película aunque la labor más importante, la que eleva el film a lo que es, un extraordinario relato de aventuras, se quedó sin nominación. El siguiente trabajo del maestro sería una de las películas más extrañas de su filmografía, con la maravillosa Carole Lombard encabezando el reparto, y que se enmarca dentro de un género con el que Hitchcock sólo coqueteaba, la comedia.

Por cierto, años más tarde Gary Cooper se acercó a Hitchcock y al respecto de su negativa por el papel de 'Enviado especial' le dijo: "la cagué ¿verdad?"

Especial Alfred Hitchcock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos