Publicidad

‘Los Borgia’: enredos políticos, escándalos y ambición de poder

‘Los Borgia’: enredos políticos, escándalos y ambición de poder
18 comentarios

Publicidad

Publicidad

Incestuosos, promiscuos, adúlteros… Así eran los Borgia. Con engaños, sobornos, amenzas, matrimonios apañados y asesinatos. Así lograban imponer su ley. La familia valenciana Borgia, recibida con rechazo por su condición de extranjeros en Roma, consigue autoridad cuando el padre, Rodrigo, es nombrado Papa. Una historia de politiqueos y luchas por el poder protagonizada, entre otros, por Antonio Dechent, Roberto Alvárez, Sergio Peris-Mencheta y Paz Vega.

A pesar de estar más cerca en cuanto a duración, 145 minutos, y a construcción a una miniserie que a un largometraje para cine, la estructura del guión de ‘Los Borgia’, de Antonio Hernández, es más válida para una película que la de la nada que resultó el de ‘Alatriste’. Al menos, aquí los personajes están construidos, tienen motivaciones y hay un hilo argumental que se extiende de principio a fin. A quien le gusten las intrigas políticas, las muestras de ambición y los escándalos en la cumbre, el film le puede ofrecer todo lo que espera. En ese sentido, puede ser del estilo de la trama de Joaquín Phoenix en ‘Gladiator’ o de la serie ‘Roma’.

Éste es el aliciente principal, pero no es lo único bueno de la película. ‘Los Borgia’ está bien rodada, incluso con algunos movimientos y encuadres de cámara que se lucen bastante. En cuanto a ambientación, vestuario y recreación de la época, no tiene nada que envidiar a la ya mencionada de Díaz Yanes, que en este aspecto era en el único en el que acertaba. Antonio Hernández dirige un guión firmado por él y por Piero Bodrato, basado en la historia real de la familia Borgia. Hernández es uno de los grandes valores actuales del cine español, aunque no suele recibir la atención que merece. Películas suyas como ‘Lisboa’ o ‘En la ciudad sin límites’ están siempre entre lo mejorcito de cada año en cuanto a producción nacional se refiere. ‘Oculto’, aunque menor, también tenía sus valores. En estos momentos, el director prepara su nueva película, ‘El menor de los males’.

De entre los intérpretes sorprende especialmente el protagonismo de Sergio Peris-Mencheta, actor que parece que aún se está labrando un camino en el terreno cinematográfico. Con ese cuerpo que, como bien dicen en la película, no está hecho para un Cardenal, y con la cara de protagonista de culebrones de rasgos duros un poco cercanos a los de Javier Bardem, lo último que una se puede esperar es que haga bien su papel. Y, sin embargo, es de los mejores del film. Secundarios que siempre han sido grandes como Antonio Dechent (‘Alatriste’, en un papel similar al de aquí) o Roberto Alvárez (‘Manolito Gafotas’) están perfectos. Hay otros actores, muy guapos, pero que necesitan ser doblados, por lo que no quedan bien del todo, por ejemplo Sergio Múñiz en el papel de Juan Borgia o el segundo marido de Lucrecia. Diego Martín, de ‘Aquí no hay quien viva’ está convincente. A Antonio Valero le doy un pase. Y Eloy Azorín simplemente está ahí.

En la parte mala hay que destacar a dos de los protagonistas: Lluís Homar, como Rodrigo Borgia, el papa Alejandro VI, y María Valverde, como Lucrecia Borgia. La forma de hablar de ambos me resulta irreal y la dicción de ella especialmente me hace chirriar todo por dentro. En el caso de Homar, a veces se llega a atisbar algo que se podría acercar un retrato de la parte canalla e irónica del personaje. Pero realmente no sé si el actor perseguía este efecto o si simplemente su modo de actuar, en apariencia poco serio, da ese resultado. Eusebio Poncela es un actor que siempre se me ha mostrado falso, impostado y hasta desagradable, pero por ello mismo, se le puede conceder que le da a su personaje de Cardenal un punto de ser rastrero, tipo serpiente, que le queda bien. Ángela Molina, con un peinado copiado a la novia de Frankenstein está, como siempre: muy antinatural. Paz Vega tiene un papel corto y muy interesante, pero su interpretación no está a la altura. La película tiene hasta un cameo del propio Antonio Hernández, que ha acumulado una considerable carrera como actor, pero hay que decir que no es lo suyo.

Al parecer, Neil Jordan prepara una película sobre el mismo tema. Si desean saber quién nos anunció esta noticia, sólo tengo que decirles qué actriz aparecerá en el posible film y seguro que lo adivinan: Scarlett Johansson. Aquí está el enlace a esa noticia.

Produce Antena 3, que tiene previsto emitir varios capítulos añadiéndole metraje a lo que se puede ver en salas. Mónica Cruz y Lucía Jiménez, aunque están anunciadas entre el reparto, supongo que sólo salen en la parte para televsión. O eso o estoy un poco cegata.

En definitiva, una película larga, pero interesante y bien hecha. Probablemente, uno de los títulos más recomendables de lo que se estrena esta semana, si no el más recomendable.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir