Compartir
Publicidad
'American Gods': la temporada 2 llega igual de fascinante en lo visual pero con un guion más insulso
Críticas

'American Gods': la temporada 2 llega igual de fascinante en lo visual pero con un guion más insulso

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Una de las grandes cuestiones que se planteaban durante la espera, de casi dos años, entre la primera y la segunda temporada de 'American Gods', que llega hoy a Amazon, es cómo afectaría a la serie el cambio de showrunners, con Bryan Fuller y Michael Green dejando el puesto en favor de Jesse Alexander, asignado por Neil Gaiman y al que pidieron hace unos meses que dejase de trabajar en la serie.

Si bien el atractivo visual es apabullante y pocas mejoras necesita aquí, la serie tenía en su guion una asignatura pendiente que los nuevos guionistas debían arreglar. Una vez visto 'La Casa en la roca', el primer episodio de esta temporada 2 de 'American Gods', tengo mis serias dudas de que hayan logrado algo.

Pero recapitulemos un poco. Tras lo de la fiesta de Pascua, nos encontramos al Sr. Mundo (Crispin Glover) derrotado y llegando a las instalaciones secretas de Espino Negro, desde donde pretende planificar el siguiente paso. Por otro lado, Mr. Wednesday (Ian McShane) convoca a todos los dioses antiguos a una reunión de guerra.

Así, se dirigira con Shadow Moon (Rick Whittle), Laura (Emily Browning) y Sweeney (Pablo Schreiber) a una localización singular de Wisconsin para convencer a los dioses de la necesidad de defenderse ante un enemigo imparable.

El episodio inaugural de esta temporada 2 es, en forma y fondo, bastante continuista con la temporada 1. El que este primer episodio sea coescrito por Neil Gaiman permite un mejor acercamiento (e incluso una traslación literal de fragmentos del libro) a la historia de la novela y la magia que desprende. La lástima es que se pierde a veces en la imagen.

Ags2 201 Mr Nancy Orlando Jones

El gran ejemplo del episodio lo tenemos cuando Moon ve a los dioses en sus verdaderas formas. Hay ahí cierto filtro onírico que, si bien funcionan para desconcertar al personaje, quitan el llamado sentido de la maravilla. Es un momento en el que necesitamos ver a los dioses en todo su esplendor y parece un Concilio de Elrond alucinógena.

Pero eso no molesta tanto como la vacuidad en sí de la escena y de todo el episodio. Durante sus cincuenta minutos da la sensación de estar viendo y escuchando un resumen de la primera temporada. No hay aportes y la espera hasta los últimos cinco minutos del episodio se hace pesada.

Lo que sí que se nota es cierto deseo de abordar de otra manera 'American Gods' y sus personajes pero se han quedado a las puertas de poder concretar nada. Si nos fiamos de la crítica norteamericana, que ha visto tres episodios, parece que esto se suma un quedarse en la superficie de la novela de Gaiman sin rascar sus grandes temas.

Por lo general da la sensación de que es un comienzo fruto de un proceso de reajuste forzoso. Sabemos que los guiones de Fuller y Green para esta temporada fueron desechados y que la escritura de Jesse Alexander tampoco es del gusto de los productores de Starz por lo que parece un primer episodio para salir del paso.

No hay ambición, no hay tesis, no hay historia... solo el glamur visual que tanto caracteriza esta producción. Un regreso fascinante en la estética pero insulso en lo demás.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio