Publicidad

'Cassandra´s Dream', lo nuevo, lo de siempre

'Cassandra´s Dream', lo nuevo, lo de siempre
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

'Cassandra´s Dream' no es una comedia, de la misma manera que no es un western ni un film de ciencia ficción. Que un película tenga unas pequeñas gotas de humor, como tienen prácticamente el 90% de las películas, no la convierte en comedia. Y digo esto porque hay mucha gente que piensa que la penúltima película de Woody Allen es una mezcla de comedia y drama. No señores, no, es un drama, mejor dicho, es un dramón. Y por momentos vuela a gran altura.

Entre las opiniones de mis compañeros en Blogdecine, ni opino que sea una obra maestra, ni tampoco un film fallido. Por supuesto estoy más cerca de los que la consideran de lo mejor de Allen que los que la consideran de lo peor. Desde luego, estoy verdaderamente sorprendido con el varapalo crítico que 'Cassandra´s Dream' está recibiendo en casi todo lados. Allen ha hecho un film muy reconocible en su filmografía, y al mismo tiempo lo ha vestido de elementos nuevos, que en sus manos nos resultan familiares.

A estas alturas ya todos os conocéis el argumento de la película: dos hermanos con serios problemas financieros aceptan cierto trabajo que les propone su tío, a cambio del cual recibirán una importante suma de dinero, la suficiente como para no preocuparse de pasarlo mal el resto de su vida. Evidentemente las cosas se complican hasta límites insospechados, y sólo Woody Allen es capaz de complicar ese tipo de cosas, por lo menos en el cine actual.

Debo reconocer que los primeros quince minutos, más o menos, de la película me parecen casi horribles, la presentación de personajes dura demasiado, la torpeza narrativa hace acto de presencia y uno empieza a temerse lo peor. Afortunadamente, a partir de cierto hecho, el film mejor progresivamente, hasta llegar a una parte final, también unos quince minutos, absolutamente genial y soberbia. Sin duda, lo mejor de la película, la forma absolutamente perfecta en la que Allen ha concluido su historia, dejándonos por supuesto un poco abatidos. Algo que la empareja con su genial 'Match Point', de estruendoso éxito en nuestro país tanto de público como de crítica. Para un servidor, el presente film no llega a la altura de la película en la que Scarlett Johansson se convirtió en la nueva musa de Allen, pero subrayo de nuevo mi incomprensión ante el hecho de que ahora Allen es terriblemente criticado por 'Cassandra´s Dream', cuando las dos películas se parecen en más de un punto.

Probablemente aquí los diálogos no están a la altura de otras ocasiones, pero aún así, nos encontramos con algunas perlas impresionantes, como las alusiones a Dios, tan típicas de su admirado Bergman, pero que bajo la pluma de Allen resultan frescas y novedosas. También encuentro que algunos de los secundarios están algo desaprovechados, como es el caso de Tom Wilkinson, que aparece casi fugazmente, únicamente para desencadenar cierto aspecto de la trama. Lo cierto es que desaprovechar así a un actor de la talla de Wilkinson es un poco preocupante. Evidentemente, esto no ocurre con sus dos protagonistas principales, unos sensacionales, aunque no perfectos, Ewan McGregor y Colin Farrell, realizando algo que me ha parecido curioso y al mismo tiempo un enorme acierto: Farrell interpreta un papel que le quedaría mejor a McGregor, y éste el que le quedaría mejor a Farrell. En ese intercambio de roles, por llamarlo de alguna manera, que parece intencionado, se encuentra una de las mejores bazas de la película. Los dos actores están compenetrados de forma sublime.

También me ha llamado la atención el hecho de que Scarlett Joahnsson también sale en esta película. Sí, sí, lo que ocurre es que aquí la actriz se llama Sally Hawkins, morena de pelo, pero que el señor Allen ha teñido de rubio para la ocasión. Me sorprende que nadie haya citado el enorme parecido de ambas actrices. De acuerdo, Hawkins es más fea, pero la relación con la Johansson es innegable, y es que muy probablemente tito Allen la echaba mucho de menos. Evidentemente quien llena la pantalla en 'Cassandra´s Dream' con su belleza es Hayley Atwell, que da vida a un fascinante personaje, pero cuya relación con McGregor no está todo lo bien desarrollada en ciertos aspectos un poco confusos.

Por lo demás, una película fresca, muy entretenida y bastante dura en su tramo final, en el que Allen descubre todas sus cartas, y a pesar de cierta previsibilidad, logra ponernos el corazón en un puño. Impresionante el plano final, en el que hay más alusiones de las que parecen a simple vista, por ejemplo la nada disimulada a Patricia Highsmith y ya sabéis qué obra, un barco que representa todos los sueños, en clara alusión a su nombre, de los personajes, los conseguidos y los simplemente anhelados, un barco donde los estamentos como la familia se vienen abajo, y no hay lugar ni para la esperanza. Un barco testigo mudo de todo, anclado en un error, en una quebrantación de las leyes de Dios. Por cierto, impecable la filmación de cierto asesinato, fuera de campo con un majestuoso movimiento de cámara.

'Cassandra´s Dream' es una película correcta, donde vemos todas las inquietudes típicas de su director, a través de la trágica historia de esos dos hermanos de sangre, pero bien distintos entre sí. Señalar que los ecos de Dostoievski de uno de ellos es también uno de los elementos mejor aprovechados del film. Un film que indudablemente ganará en cada nuevo visionado. Y a ver si cierto sector de la crítica española deja de cebarse incomprensiblemente en el nuevo trabajo del director neoyorquino de una forma tan exagerada e injustificada. Ni que el cambio de la banda sonora de siempre por una excepcional partitura de Philip Glass aprovechada al máximo les haya puesto nerviosos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios