Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómic en cine: 'Oldboy', de Spike Lee
Críticas

Cómic en cine: 'Oldboy', de Spike Lee

Publicidad
Publicidad

Desde el primer momento en que Will Smith afirmó estar interesado en protagonizar la versión americana de 'Oldboy' (‘Oldeuboi’, Park Chan-wook, 2003) que supuestamente iba a dirigir Steven Spielberg con guión de Mark Protosevich la sensación clara que tuve, utilizando una expresión muy de la calle, fue la de que "se me abrían las carnes". aba igual que uno de mis cinco directores favoritos de todos los tiempos fuera a hacerse cargo de ella, o que un actor que siempre me ha caído en gracia a pesar de su divismo quisiera ser el protagonista. 'Oldboy' NO podía ser adaptada. Es más, no DEBÍA ser adaptada, y menos aún por los dos nombres que acabo de citar.

Ni Spielberg en toda su madurez iba a ser capaz de asumir los niveles de crueldad, fatalismo y asombrosa incomodidad que podíamos ver en la adaptación que Park Chan-wook llevó a cabo sobre el manga firmado por Garon Tsuchiya y Nobuaki Minegishi; ni Protosevich, nada menos que Protosevich —y si alguien se pregunta el por qué poner en duda al escritor, que revise las lindezas con las que cuenta en su haber—, se alzaba cómo el candidato más idóneo para traducir e indudablemente suavizar para las pobres mentalidades yanquis el guión escrito por el cineasta coreano.

Fidelidad no es personalidad

Oldboy 1

No era de extrañar pues, que poco después de conocerse el interés de la terna de artistas por occidentalizar la OBRA MAESTRA de Chan-wook, Spielberg se descolgara afirmando que su potencial producción no iba a ser un remake de la cinta de 2003 sino una nueva aproximación al material original del manga. Una aclaración ésta que establecía de forma diáfana que fuera lo que fuese lo que terminara estrenándose en los cines, poca relación iba a tener con el filme coreano por cuanto éste se apartaba, y mucho —como ya vimos en su momento— de lo que se podía leer en las casi dos mil páginas de que consta el tebeo.

Que Spielberg y Smith terminaran bajándose del carro y dieran paso años más tarde a Spike Lee seguía sin mejorar las perspectivas que a priori cabía arrojar sobre el remake de 'Oldboy' máxime cuando, en el momento en que ya se anunció en firme el arranque de la producción, el nombre de Protosevich volvía a la palestra como único responsable del libreto. Sin saberlo, 'Oldboy' (id, Spike Lee, 2013) tenía una herida fatal desde su concepción a la que, en última instancia, vendrían a sumarse otras dando como resultado el cadáver yermo que se encontró la taquilla. Como suele decirse, entre todos lo mataron y el solito se murió.

'Oldboy', obviamente innecesaria

Oldboy 3

Aun asumiendo que mucho de lo que tanto Lee como Protosevich planteaban inicialmente para su 'Oldboy' se quedó en la sala de montaje gracias a la mutilada versión que llegó a los cines hace dos años, creo que el libreto que redacta el artífice de la historia de 'La celda' ('The Cell', Tarsen Singh, 2000) sólo rasca la superficie del entramado original y construye un thriller más o menos funcional que se deja fuera las fuertes reflexiones en las que sí se metía de cabeza la versión de Chan-wook. Falta de valentía, injerencias o ausencia de talento, poco importan los motivos si al final lo que hemos de juzgar es lo que llegó a los cines.

Y lo que llegó fue una historia con poca garra, con unos personajes descritos de forma pobre o sencillamente ridícula —lo del "villano" sobreactuado por Sharlto Copley es de todo punto risible tanto en aquello que es competencia de guión como en lo que no— con los que resulta harto complejo llegar a sentirse identificado y con un giro final que vira forzado hacia una suerte de happy ending muchísimo más cómoda que aquélla demoledora y ambigüa última escena con la que Park Chan-wook dejaba los ánimos del respetable a ras de suelo.

Oldboy 2

Con Copley, como insinuaba, ostentando el deshonor de ser lo peor en términos interpretativos de la cinta, el resto de actores en tierra de nadie y Brolin poniéndole ganas y semblante adusto pero siendo notoriamente incapaz de provocar nuestras simpatías, lo único positivo de 'Oldboy' recae obviamente en la labor de Spike Lee, que muestra aquí la misma elegancia y depuración formal que la que podíamos verle en ese espléndido thriller de robos que es 'Plan oculto' ('Inside Man', 2006) y que, salvando las distancias con la garra que Chan-wook le ponía a todo el conjunto, nos deja un metraje impecable en lo que a realización se refiere.

Impecable, sí, pero aséptico en tan alto porcentaje —y cuando la asepsia desaparece, Lee confunde personalidad con truculencia facilona— que salvo la iteración que se nos ofrece sobre la famosa escena del martillo de la cinta original y la secuencia en la que vemos transcurrir el tiempo en la celda —muchísimo menos conseguida que su contrapartida oriental, todo sea dicho— lo que 'Oldboy' deja es la clara sensación de haber perdido el tiempo cuando lo que deberíamos haber hecho es revisar, por enésima vez, ese clásico moderno que es la cinta coreana.

Otras críticas en Blogdecine:

'Oldboy', un remake que merece la pena

'Oldboy', la copia barata

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos