Publicidad

'Dead Man´s Shoes', el dolor de la venganza

'Dead Man´s Shoes', el dolor de la venganza
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Este viernes se estrena entre nosotros, y seguro que muy limitadamente, 'This is England', film del desconocido (al menos por estos lares) Shane Meadows, director que hace 4 años consiguió cierto prestigio crítico con 'Dead Man´s Shoes', película que en nuestro país no se ha estrenado nunca, ni siquiera en dvd, error que deberían corregir cuanto antes, ya que nos encontramos ante una película verdaderamente fresca e inteligente, no perfecta, pero muy aconsejable. 'Dead Man´s Shoes' narra una historia de venganza de un exsoldado que regresa a su pueblo natal y emprende un brutal plan para hacer pagar a un grupo de desalmados, drogadictos, borrachos e ignorantes personajes, el haberse metido con su hermano descapacitado. Una vez alguien se refirió a esta película como una mezcla de 'Acorralado', 'Taxi Driver y 'Perros de Paja'. Salvando las distancias entre todas esa películas y ésta, la definición es bastante acertada.

Así pues y con este dato, los que no hayáis visto la película tendréis una idea de por donde van los tiros más o menos. La película cuenta con un guión escrito en parte por su protagonista principal, Paddy Considine, quien no se corta ni un pelo a la hora de dar vida a un personaje torturado, dolorido y medio loco, sin ninguna pizca de humanidad o entereza, uno de esos personajes que no todos los actores serían capaces de interpretar por lo dañada que quedaría su imagen, pues tiene demasiadas implicaciones oscuras, y ni un sólo vestigio de esperanza en su descenso a los infiernos de la venganza. Porque si algo nos demuestra esta película, es que la venganza es algo que puede consumir a uno, por muchas razones poderosas que se tengan para vengarse.

Y es aquí donde se produce en la película que sólo funciona a medias. Todo el tratamiento que la película hace de la venganza entra dentro de lo esperado, por así decirlo, y ahí no hay ninguna queja, pues se le añade el elemento de locura en su personaje central, hasta el punto de que no sabemos si se venga porque está dolido por lo que le hicieron a su hermano, o se venga porque simplemente está loco. Como una especie de justiciero enmascarado con una máscara de gas, va eliminando uno a uno a todos aquellos que tuvieron algo que ver en el asunto, y cada vez es más brutal y despiadado. Pero con la última víctima, que por cierto es muy distinta al resto del grupo, ocurre algo que a mi parecer es incoherente con lo que nos están contando hasta ese momento. No voy a desvelar aquí lo que ocurre, pero me ha parecido totalmente forzado y fuera de lugar, como si no se atreviesen a cerrar la película de forma aún más dramática de la que termina, porque aunque no lo parezca, el final elegido, no deja de ser una concesión de lo más cómoda.

Por lo demás tenemos un film entretenidísimo, en el que incluso hay lugar para alguna que otra sorpresa, algo referente a uno de los personajes, y que nos coge por sorpresa al final del relato, y que es un acierto de guión increíble. Qué bien se siente uno cuando le sorprenden de esta manera, y que tanto se marca su director, también coescritor del guión al ir dándonos información en numerosos flashbacks en blanco y negro que nos muestran el "hecho" en cuestión, y que llegado el momento de la verdad, ésta nos es revelada por boca de la última víctima en una escena que parece una confesión, música celestial incluida. Un momento álgido luego roto por la decisión antes comentada.

Una buena película que desde luego no merece la suerte que ha corrido, por lo menos en nuestro país. Haced lo que tengáis que hacer para poder verla, no os arrepentiréis, y pasado mañana veremos si 'This is England' es tan buena como ésta. Espero que sí.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios