Compartir
Publicidad
'Dos Cataluñas' es un documental tan vibrante como insuficiente y superficial
Críticas

'Dos Cataluñas' es un documental tan vibrante como insuficiente y superficial

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Hoy hace un año del punto álgido de uno de los conflictos más beligerantes de los últimos tiempos en España: la realización del referendum sobre la independencia de Cataluña, con sus retiradas de urnas, las cargas policiales y un clima de crispación inusitado que todavía colea hasta nuestros días. Unos días que refleja 'Dos Cataluñas', documental que Netflix estrenó el pasado viernes.

Dirigido por Álvaro Longoria ('Propaganda Game') y Gerardo Olivares ('Entrelobos'), 'Dos Cataluñas' toma las anómalas elecciones del 21 de diciembre de 2017 como punto de partida para hablar de la llamada crisis catalana y lo que sucedió en esos últimos meses del año pasado.

Como documental, llamarlo 'Dos Cataluñas' puede llevar a pensar que nos vamos a encontrar con una disertación sobre la división existente entre el pueblo que quiere la independencia y el que no y la historia que hay detrás de ello. Pero no: es un resumen de hechos adornado con testimonios (85 entrevistas, dicen) de políticos y de personal de los gabinetes pertinentes que toma como hilo conductor las elecciones del 21 de diciembre de 2017 y sus candidatos.

Se pasa muy por encima (por no decir que casi ni se toca) por la idiosincrasia catalana y la historia del nacionalismo/soberanismo/independentismo junto su evolución en la última década. Tampoco se hace un trabajo por contrastar los argumentos de unos y de otros y hasta qué punto lo que ocurrió el 1 de octubre de 2017 fue inevitable.

En su lugar tenemos una colección de estampas sobre los meses más crispados de la historia reciente de España y Cataluña. Se tocan todos los acontecimientos y controversias (que si el "adoctrinamiento" en escuela/television, que si la brutalidad policial, los "presos políticos", etc.) pero de manera muy superficial y con un análisis ya no insuficiente sino muy deficiente.

A los que vivimos en España y hemos visto esto en directo, la propuesta de Longoria y Olivares es tan aséptica que realmente no aporta nada. Nada, excepto el hecho de que el documental se cuela en el círculo de los políticos, incluyendo Puigdemont, Inés Arrimadas y compañía para dar una visión algo más interna.

Puigdemont

Para el espectador ajeno, el que no vive en España, este documental suscita muchas más preguntas solo porque da por hecho que todos sabemos el contexto en el que se produjo la llamada "crisis catalana". Entonces este relato es tan apabullante por la cantidad de hechos reflejados como cojo e incompleto.

Por otro lado llama la atención que, como consecuencia de tratar un tema tan candente como, el documental enseguida se vea desactualizado. Y esto es porque está más planteado como un reportaje que podamos ver un día cualquiera en laSexta (por decir un canal) que como un documental de referencia para abordar la realidad en Cataluña.

Dos Catalunas

Esta sensación de desactualización se ve agravado porque, para tomar de punto de partida estas elecciones el 21D, no haya hablado de la subsiguiente investidura de Quim Torra como president de la Generalitat y cuando este aparece lo hace simplemente como un político más. Ignoro cuando se completó este documental, pero da la sensación de que "demasiado pronto".

'Dos Cataluñas' tiene buen ritmo porque hay mucho que contar y el hilo casi cronológico de la narración ayuda bastante. Sin embargo, falta bastante ambición narrativa y ganas de ofrecer una buena radiografía. Son dos horas desaprovechadas ya que ni intentan profundizar en una de las mayores crisis sociales y políticas de los últimos tiempos en España.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio