Compartir
Publicidad

'El poder del Tai Chi', las artes marciales según Keanu Reeves

'El poder del Tai Chi', las artes marciales según Keanu Reeves
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega un momento en la carrera de muchos actores que les entra el gusanillo por probar fortuna al otro lado de las cámaras, ya sea con ellos mismos como grandes protagonistas, reservándose un suculento personaje secundario o simplemente no apareciendo. Tampoco es extraño que ese experimento personal no vaya más allá de una sola película, una pena en casos como el Charles Laughton y la excelente 'La noche del cazador' ('The Night of the Hunter', 1955), pero lo habitual es que tampoco salgamos perdiendo gran cosa al no dirigir nada más esa persona.

Con todo, tengo que reconocer mi sorpresa cuando se anunció que Keanu Reeves iba a debutar en la dirección con 'El poder del Tai Chi' ('Man of Tai Chi', 2013), ya que nunca pensé que pudiera tener esas inquietudes y además llevaba varios años algo alejado de la gran pantalla. Tras una larga espera --se estrenó en China el pasado mes de julio--, mañana 11 de abril al fin llega a los cines españoles, aunque tampoco esperéis gran cosa de ella, pues es una película bastante anodina.

'El poder del Tai Chi', genérica y repetitiva

El protagonista de

El honor y el respeto a las enseñanzas del maestro suele ser dos de los grandes motores narrativos de las películas relacionadas con las artes marciales y 'El poder del Tai Chi' no sólo respeta esa y otras tradiciones, sino que se olvida de tener una personalidad propia al confiarlo todo a respetar de forma escrupulosa el estándar de mezclar los momentos más reflexivos --si es que pueden considerarse así, que esa es otra-- sobre ese tema y las peleas repletas de piruetas imposibles. Todo ello aderezado con una trama policial insustancial que no lleva a ninguna parte que termina de rematar el escaso interés de la ópera prima de Reeves.

También es habitual que las producciones de este tipo presten especial atención a las coreografías de las peleas cuerpo a cuerpo, sacrificándose siempre la naturalidad de las mismas --uno suele ser consciente siempre de lo preparado que está todo-- en beneficio de una relativa espectacularidad que consiga enganchar al espectador y que este perdone el pobre desarrollo de personajes y las, si es que tan siquiera llegan a serlo, discretas actuaciones. 'El poder del Tai Chi' sigue esas máximas al pie de la letra.

Keanu Reeves en

Reeves ha contado en su primer largometraje con la ayuda del legendario Yuen Woo-ping para coreografiar las peleas y justo es reconocer que es así donde 'El poder del Tai Chi' consigue algo suficientemente inspirado como para que el espectador no se duerma en la butaca, pero están lejos de ser lo suficientemente impresionantes como para ser recordadas tras su visionado. Tampoco evitan la inevitable sensación de repetición cuando el protagonista se enfrenta a su enésima batalla o dar ese paso adicional cuando tiene lugar la gran y decepcionante pelea final.

Tenemos que remontarnos a las dos secuelas de la excelente 'Matrix' ('The Matrix', Los hermanos Wachowski, 1999) para entender el motivo de la contratación de un intrascendente Tiger Hu Chen para protagonizar el debut en la dirección de Reeves, ya que ejerció allí como especialista. Por el contrario, más sencillo es entender que el protagonista de 'Speed' (Jan de Bont, 1994) se reserve el papel de villano, en principio el rol más jugoso de todos, pero Reeves exagera tanto su notoria falta de expresividad que acaba llegando a resultar ridículo en momentos en los que debería ser una amenaza temible.

Tampoco es que la labor de puesta en escena de Reeves resulte especialmente memorable, pues es una oda a lo anodino y funcional confiando en que el lamentable guión de Michael G. Cooney y las no especialmente memorables peleas orquestadas por Woo-ping le salven la papelera. Con todo, es comprensible que haya optado por un acercamiento neutro y respetuoso a un tema que debe interesarle sobremanera, pero es que sencillamente no tenía ni la capacidad ni los ingredientes necesarios para llevar la película a buen puerto.

Los protagonistas de

En definitiva, 'El poder del Tai Chi' es una cinta de artes marciales completamente prescindible para todos aquellos que no tengan debilidad por ese tipo de películas, aunque ellos tampoco deberían tener grandes esperanzas en esta olvidable y genérica ópera prima de Keanu Reeves.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos