Publicidad

'El territorio de la bestia (Rogue)', terror y humor en un producto correcto

'El territorio de la bestia (Rogue)', terror y humor en un producto correcto
13 comentarios

Ante películas como 'El territorio de la bestia (Rogue)' ('Rogue') se suele pensar que no tiene sentido escribir una crítica porque son lo que son y punto. Pero no estoy de acuerdo. Incluso con los films que tienen pretensiones muy simples y banales, el ver si, como mínimo, han logrado lo que persiguen, o si ni siquiera han llegado a eso, me parece necesario. Por supuesto, una cinta como 'El territorio de la bestia (Rogue)' nunca constituirá lo que se suele llamar buen cine, pero podremos ver si está bien hecha dentro del producto que aspira a ser.

Michael Vartan ('Alias') es Pete McKell, un escritor de literatura sobre viajes norteamericano que se une a un grupo de turistas en un recorrido por las aguas del Parque Nacional de Kakadu, en Australia. Radha Mitchell será Kate Ryan, la guía local, que le echará el ojo a Pete en cuanto lo vea embarcar, de lo que por aquí no nos extrañamos. El idílico paseo por los apacibles parajes naturales acaba convirtiéndose en una terrorífica aventura cuando el grupo sufre el ataque de un feroz cocodrilo dispuesto a devorar todo lo que se cruza en su camino. La presentación de personajes es solvente. Tenemos a los dos protagonistas con suficiente carisma individual y con química entre ellos para que nos importe lo que les sucede. Tenemos al gordito gracioso, muy gracioso. Tenemos a la hija de madre cancerosa y, a pesar de ello, no tenemos la ñoñería que se presentaría en algunas películas norteamericanas. Tenemos bravucones, cobardes… y tenemos algo imprescindible en un terror de este tipo: que el malo también esté bien definido como personaje. Incluso aunque sea un animal, el cocodrilo parece tener cualidades humanas como la crueldad o las ganas de venganza. Esto, por supuesto, no es así, pero la forma en la que se presentan los hechos da esa impresión y así se contribuye a que el miedo sea mayor.

Gracias a algunos de estos personajes, 'El territorio de la bestia (Rogue)' tiene bastante humor, lo cual ayuda a que se vea con interés sin aburrir en ningún momento, ni siquiera en la parte de la presentación. Es un humor que encaja en los momentos en los que tiene que aparecer, no la risa que despiertan algunas películas que tratan de dar miedo, pero hacen el ridículo en el intento. La fama que tienen los australianos de que todo les resbala y su forma de hablar, con la coletilla "mate", también ayudan a dotar al film de un toque humorístico.

La verosimilitud en películas de este estilo casi nunca se exige que sea completa, pero al menos sí podemos pedir que se acerque lo más posible a lo que consideraríamos creíble y, dentro de todo, los hechos que se presentan en 'El territorio de la bestia (Rogue)' están planteados con suficiente justificación para que más o menos se puedan creer. Sé que las mayores pegas se plantearán ante el final del film y la manera en la que se resuelve. Pero incluso esto, que es exagerado, lo encuentro más plausible que la típica huida de los dos protagonistas en el último segundo, mientras todos los demás perecen. Al menos aquí el personaje consigue resultados gracias a sus acciones y no de forma fortuita.

El miedo está bien creado, ya que se ayuda de una sensación mucho más fácil de transmitir o de contagiar: el agobio. Los turistas se quedan varados en un pequeño islote y la marea del río va subiendo para rodearlos en un círculo cada vez menor. Mientras se encuentran atrapados sin poder huir se consiguen algunos de los momentos más angustiosos de 'El territorio de la bestia (Rogue)'. La tensión en otras ocasiones se plantea con igual efectividad. Los paisajes son de enorme belleza y la fotografía les hace justicia. Los efectos especiales están bien realizados y el montaje tiene ritmo.

Tras las consideraciones hechas en el primer párrafo, concluyo que, efectivamente, 'El territorio de la bestia (Rogue)' es un producto correcto que logra aquello a lo que aspira. No es cine de calidad –y, sobre todo, no hay que compararla con 'Tiburón', por mucho que las dos tengan animales acuáticos—, pero Greg Mclean ('Wolf Creek') construye con eficiencia todos los elementos que debe tener el film y nos brinda un conjunto que funciona.

Más información en Blogdecine sobre 'El territorio de la bestia (Rogue)', que se estrena el día 4 de abril.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios