Publicidad

En un mundo libre... el de Ken Loach

En un mundo libre... el de Ken Loach
2 comentarios

Ken Loach es un director sin pelos en la lengua. A pesar de que casi todas sus películas se parecen como dos gotas de agua, y esto no lo digo peyorativamente, el realizador británico más polémico de las últimas décadas, siempre ha denunciado cosas que él creía justo denunciar. Después, el espectador es libre de entrar o no en su juego. Personalmente creo que Loach ha sido la mayor parte de las veces, un director muy, muy interesante, consiguiendo películas realmente estimables como 'Agenda Oculta' (mi favorita, y en la que más Loach logró un equilibrio entre lo que quiere contar y como lo cuenta), 'Ladybird Ladybird' (dura hasta decir basta) o 'Lloviendo Piedras' (en la que se atrevió a insertar tintes de humor que precisamente no hacían reír). Eso sí, a veces ha resultado un coñazo como en la aburrida 'Tierra y Libertad' (es curioso como nuestra Guerra Civil nunca ha dado para hacer un film apasionante, pues ni siquiera el gran Sam Wood fue capaz de ello cuando firmó su peor película con diferencia: '¿Por Quién Doblan las Campanas?').

'En Un Mundo Libre...' narra la historia de Angie, una mujer que acaba de ser despedida de su trabajo, y junto on su compañera de piso, Rose, deciden ser sus propias jefas montando una agencia de trabajo temporal para inmigrantes. En un principio harán las cosas ilegalmente, mientras no reúnen el dinero necesario para vivir sobradamente y poder permitirse pagar los impuestos. Pero una vez más, el mundo de Loach no es un mundo fácil, y Angie empezará a tener serios problemas, pues a pesar de su energía y dedicación, piensa que puede ser la reina en un mundo de hombres, y manejarlos a su antojo.

La película no se centra en este detalle sexista, pero sí define al personaje central, al que da vida una entregada Kierston Wareing, que siguiendo la tónica con las actrices del cine de Loach, está espléndida. Una mujer que para conseguir lo que quiere, y a la hora de tratar con hombres lo único que hace es desabrocharse la chaqueta y enseñar su espectacular escote. Maneja, dentro de lo que puede al sexo masculino, lo que choca directamente con el inicio del film, donde protesta enérgicamente contra sus jefes. Angie, además, es una mala madre al descuidar a su hijo, con el que se ve obligada a pasar más tiempo. Ahí Loach empieza a querer contar más cosas y la película empieza a perderse un poco. No sólo nos habla del sistema y de sus injusticias a través de unos personajes que, intentando luchar contra el mismo, terminan por convertirse en lo que critican, sino que también toca el tema de la educación a través de una mujer que no sabe gran cosa sobra la vida, y mucho menos sobre como educar a su propio hijo.

Pero 'En un Mundo Libre...' no termina de desarrollar nada de lo que expone. Loach pone las cartas sobre la mesa pero no juega con ellas. Aún así, el mensaje llega al espectador con total claridad, pero hubiera sido preferible que éste estuviera insertado en una historia mucho más llamativa. Por otro lado el guión se deja cosas en el camino, como las pinceladas que da sobre la relación del personaje central con el resto. Su compañera de piso, que siempre le recuerda que están haciendo mal, de repente desaparece de la acción, motivada por una pobre excusa. La relación con su padre entra dentro del más grande tópico de la diferencia generacional. Y lo que es peor, las motivaciones de Angie no están demasiado claras en un principio, cuando no tiene ninguna necesidad de hacer lo que hace, sobre todo cuando se preocupa en demasía por el desamparado al que luego no le importa engañar. Eso sí, el desenlace de la película, que bien podría considerarse un principio, no tiene desperdicio, pero ahí el personaje no tiene más remedio que hacer lo que hace.

'En un Mundo Libre...' es una película correcta, entretenida aunque avanza a trompicones, y sin definirse totalmente. No es ni de las mejores ni de las peores de Loach, pero merece la pena, sobre todo si tenemos en cuenta la pobreza de la cartelera actual. Eso sí, aunque el cine de Loach aún no está muerto y tiene cuerda para rato, algunos echamos de menos la viveza narrativa y visual (en este aspecto se ha descuidado un poco) de películas como la mencionada 'Agenda Oculta', en la que hacía cine para un público más amplio.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios