Compartir
Publicidad
Publicidad

'Everything is Illuminated', un iluminado Liev Schreiber

'Everything is Illuminated', un iluminado Liev Schreiber
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuarta y última película de la minimaratón que el señor Chico Viejo y yo realizamos hace unos días. Evidentemente, después de un film oriental teníamos que cambiar totalmente de registro, y nos decidimos por 'Everything is Illuminated' que se estrenó en Enero del 2006 en nuestras salas y lo cierto es que pasó con más pena que gloria, y eso que está protagonizada por Elijah Wood, recién salido de la euforia de 'El Señor de los Anillos', película gracias a la cual le conoce el mundo entero. A veces sucede que existe una de esas películas que pasan totalmente desapercibidas por la cartelera, y que luego, rescatadas en dvd, se descubren como pequeñas joyas muy a tener en cuenta. 'Everything is Illuminated' es una de esas películas, la ópera prima del actor Liev Shreiber, dato que la hace aún más sorprendente, ya que las dotes de este correcto actor al que todo el mundo le conoce la cara pero no su nombre, estaban totalmente ocultas para todos nosotros. Basándose en una novela autobiográfica de Jonathan Safran Foer (el personaje central del relato), Schreiber nos habla de un chico judío que hace un viaje para intentar conocer a la mujer que salvó a su abuelo de los horrores nazis. Un viaje que se tornará sorprendente, casi mágico y con muchas revelaciones al final del mismo.

El film empieza como una comedia, casi de lo más alocada, sobre todo cuando nos presentan a los estrafalarios personajes que llevarán a nuestro personaje hasta la mujer que busca. Algunos gags de trazo grueso, pero que se tornan simpáticos, adornan la película en su primera media hora. Pero poco a poco, el film va cambiando, descubriendo sus verdaderas cartas, tornando la comedia en drama de gran altura, donde se hace una leve, pero intensa, disertación de cosas tan importantes como los recuerdos, la familia, el poder de los secretos guardados durante mucho tiempo, la amistad y el amor. Todo ello convenientemente mezclado y sin cargar demasiado las tintas, logrando que nos emocionemos en ciertos momentos realmente inspirados.

Lo que más llama la atención es el enorme cariño con el que Schreiber trata la historia, su enorme delicadeza al contarnos todo lo que nos cuenta como si de su secreto más íntimo se tratase, como si lo quisiese compartir con nosotros, haciéndonos partícipes del mismo. Para ello se toma su tiempo, repartiendo muy bien todo a lo largo de los escasos 100 minutos que dura la película. Tal vez haya algún pequeño bajón de ritmo, procedentes posiblemente de esa mezcolanza tan llamativa de géneros que el film posee, pero tampoco dañan especialmente a la película.

Lo que sí es un poco flojo es la interpetación de su principal estrella, Elijah Wood, quien conoció tiempos mejores, y es que estoy convencido de que este muchacho fue mejor actor de lo que es ahora, que sólo parece preocupado por hacer personajes raros e introvertidos. Realmente si buscaban a alguien así, y si el autor de la novela en la que se basa 'Everything is Illuminated' es así, pues encontraron al actor perfecto. Pero una cosa es parecerse a alguien físicamente, y otra bien distinta estar bien en la película como actor, y creo que Wood anda un poco perdido, con su cara de "vacío", dando la sensación que da en casi todas sus películas, que está incómodo en el papel. A su lado, bastante meor que él, Eugene Huz, actor con sólo dos films en su haber, y que tiene un personaje tal vez más tópico, pero realizado con convicción; y Boris Leskin, actor nacido en 1923 y con muy pocas películas en su filomografía, interpreta un personaje mucho más rico en matices y lleno de sorpresas; increíbles sus expresiones en uno de los momentos clave del film, en el que un poderoso flashback revelador llena la película.

La banda sonora es otro de los aspectos perfectamente cuidados en el film, la cual navega en consonancia con el estado de ánimo de los personajes y con las intenciones de la película. Al principio, ésta es una comedia, por lo tanto la música es alegre y festiva; y según van acercándose a su final, se vuelve increíblemente melódica y lírica, con un aire de nostalgia y tristeza, típicos de los temas judíos tradicionales que suenan a lo largo y ancho del film. Música klezmer para alegrar el alma, que nunca viene mal.

Una película estupenda, que desprende una gran energía vital. Si aún no la habéis visto, id corriendo a alquilarla o a comprarla, en la tienda esa de origen francés, que es el paraíso para los cinéfilos consumistas, está a un precio realmente ridículo. Ahora, sólo nos queda esperar a que Liev Schreiber se decida a dirigir su segundo trabajo, y que tenga un poco más de reconocimiento internacional, a pesar de que 'Everything is Illuminated' ganó algún premio en el Festival de Venecia del 2005.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos