Compartir
Publicidad

Fruto Dorado de una época

Fruto Dorado de una época
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Fruto Dorado' pertenece a una época de Hollywood totalmente irrepetible, los conocidos años dorados, cuyo gran apogeo fue en las décadas de los 30 y 40. Estrellas llenas de glamour, dirigidas por directores de verdad, con productores que conocían muy bien el negocio. Muchas de aquellas películas pueden ser vistas hoy día, por un determinado sector del público, como films viejos y caducos. Cierto es que algunos de ellos no resisten bien la prueba del tiempo, pero muchos otros permanecen y sobreviven a través de los años, quedando como muestras de buen cine, representativo de unos años en los que se hacían las cosas de otra manera. 'Fruto Dorado' es el típico melodrama, realizado con enorme solvencia, y que hoy día sería totalmente imposible de realizar, por muchas y diversas razones. Una que el tipo de historia que cuenta el film, hoy día sería tratado como el típico culebrón y a lo mejor no pasaba de serie de televisión, y otra porque no hay director, salvo dos o tres, que supiera enfocar dicho argumento con el mismo ingenio que de aquella se hacía. Los tiempos simplemente han cambiado, y las cosas evidentemente tienen otro enfoque. Aunque ya veremos cuántas películas de las realizadas en la actualidad sobreviven tan bien el paso de los años como 'Fruto Dorado', y que concretamente fue realizada hace 67 años. Casi nada.

Su sencillo argumento gira en torno a dos hombres que intentan ganarse la vida buscando petróleo, encontrándolo, haciéndose millonarios, perdiéndolo todo, volviendo a partir de cero, volviendo a encontrar petróleo, volviendo a ser ricos, etc. Y todo esto a lo largo de años de amistad/enemistad por culpa de una mujer, prometida con uno de ellos, pero que se enamora del otro. Sin lugar a dudas, es el típico argumento, que tal y como he dicho antes, podría formar parte de una serie de televisión de 350 episodios, de esas que enganchaban a todo el mundo. Y hasta eso también se ha quedado un poco viejo, porque ahora que me pongo a pensar en ello ¿cuántas series de televisión actuales no tienen únicamente elementos fantásticos o policiacos? Cambiemos el término serie de televisión por telefilm, y creo que para el caso, va mucho mejor.

El film de dos horas de duración está perfectamente dirigido por Jack Conway, un artesano de aquellos años, y en cuyo currículum figuran películas tan famosas como 'Historia de dos Ciudades' y 'Un Yanqui en Oxford', y tan deliciosas como 'Quiero a este Hombre'. Conway condensa muy bien en ese tiempo, una historia larga llena de recovecos, aunque plasmada con una enorme sencillez, y dotándola de un ritmo ameno, y de continuo interés. Una puesta en escena lujosa para la época, retratando a la perfección campos petrolíferos, ciudades llenas de gentes buscándose la vida, distintos lugares de dentro y fuera de los Estados Unidos, aunque evidentemente siempre en estudio, pero sin escatimar medios. O sea, estamos ante la típica superproducción de aquellos años.

Si realmente se quiere saber lo que era química a la hora de actuar, este filmes un verdadero prodigio, sobre todo por sus tres actores masculinos principales. El galán por excelencia Clark Gable, Spencer Tracy, que simple y llanamente es uno de los mejores actores de toda la historia del cine, y un mítico secundario, Frank Morgan, que pone la nota cómica al film. Por separado están los tres muy bien, pero cuando comparten escena, es sencillamente deslumbrante la capacidad de comunicación entre los tres, como si se conocieran de toda la vida, dotando al film de una frescura que sólo los grandes actores son capaces de transmitir. En los personajes femeninos, dos estrellas como Claudette Colbert, en un personaje un tanto blando y típico, y no precisamente tan bien como otras veces, y la supersensual Hedy Lamarr, a quien no podremos olvidar nunca por haber interpretado a Dalila, en un film de Cecil B. De Mille de mucho éxito en nuestro país, 'Sansón y Dalila'. Lamarr interpreta a la digamos "mala" de la función, y personalmente creo que se come a la Colbert.

A pesar de que es un film enormemente grato de ver, y muy ameno, hay algunas cosas que no me parecen tan buenas. Al respecto citar el comportamiento del personaje de Gable en ciertos momentos de la cinta, que pueden ser considerados un poco inútiles, y realizados únicamente con la excusa de crear un conflicto entre los dos personajes principales, algunos de cuyos enfrentamientos son un pelín forzados, y alargan la película demasiado, aunque ésta no aburre en ningún momento, pero dicho detalle argumental le pesa un poco. Como también le perjudica el hecho de subrayar algunas situaciones que son más que elementales, a través de las miradas de ciertos personajes.

No obstante, una buena película, altamente disfrutable, y que los amentes del cine clásico valorarán en su justa medida. Es el ejemplo perfecto de lo que el público quería en aquellos años. Hoy día, el público quiere ver films como '300', igual de disfrutable que 'Fruto Dorado', ni mejor ni peor, pero cada uno en su momento y en un determinado contexto. Efectivamente no se parecen en nada, pero pueden ser emparejadas como el reflejo de los gustos de los espectadores de distintas épocas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos