Compartir
Publicidad
'Genius: Picasso' retrata la vida del pintor, pero le cuesta atrapar la esencia de su genio
Críticas

'Genius: Picasso' retrata la vida del pintor, pero le cuesta atrapar la esencia de su genio

Publicidad
Publicidad

Tiene, en el fondo, todo el sentido del mundo: qué distingue a un buen artista de un artista genial es algo inabarcable, complicado de explicar y visualizar, mucho menos de imitar. Una serie biográfica como 'Picasso' lo tiene difícil a la hora explicar toda la complejidad artística del pintor malagueño interpretado por Antonio Banderas... pero desde luego, puede intentarlo.

Sin embargo, y aunque debió aprender de parte de los errores de la primera temporada, el principal problema de esta segunda entrega de 'Genius', la serie de National Geographic que en cada temporada hace la semblanza de un creador o pensador distinguido por su genialidad, está en centrarse en los detalles biográficos más excéntricos (algunos francamente incorrectos desde una perspectiva actual). Y sobre todo, asumir que esos son los rasgos que definen a un genio.

Lo llamativo, lo exagerado, lo folclórico, parece decir 'Genius' es lo que define al genio: mientras pinta el 'Guernica', se nos muestra en el primer episodio de esta temporada, Picasso disfruta con la pelea de gatas entre dos de las mujeres de su vida, Dora Maar y Marie-Thérèse Walter, devoradas por los celos. La indisimulada excitación que lo produce verse deseado es lo que le saca de un bloqueo creativo, lo que supone una visión algo mecánica y racional (por decir algo suave) de la creatividad.

Pero 'Picasso' no comete ningún pecado en el que no haya caído antes cualquier otro biopic al uso, siempre más atentos a la anécdota biográfica, cuando no al cotilleo puro y duro, que al análisis de los mecanismos creativos. Al menos en su arranque, que es lo que hemos podido ver (el precedente de la primera temporada, protagonizada por Geoffrey Rush como Einstein, hace bastante seguro apostar a que se mantendrá en esta línea). Asumida esa limitación tan común, 'Picasso' cumple sobradamente las expectativas: alinea al joven Picasso (Alex Rich) con el adulto con saltos continuos en el tiempo y cuenta su vida con efectividad y sencillez.

Un papel a la medida de Banderas

Sin duda, de la misma manera que sucedía con Rush en la temporada anterior, el gran atractivo de la serie está en ver a un actor protagonista desatado, metamorfoseándose en un genio. Banderas carece de la sutilidad interpretativa de Rush, pero hace buen uso de su capacidad para el histrionismo. Aunque en algunas ocasiones el actor devora al personaje, lo cierto es que está bien dirigido y controlado, y las notas de excentricidad que National Geographic ha decidido inyectar a estas biografías para que los genios parezcan más "geniales" encaja perfectamente con el temperamento del actor malagueño

Un temperamento que comparten Picasso y Banderas como también comparten las raíces: ambos son de Málaga, y en la presentación del primer episodio en la ciudad, Banderas contaba que invitó a Ron Howard, productor de la serie y director del primer episodio, a que la visitara para asegurarse que no quedaba como un mero telón de fondo. Aunque Picasso solo pasó en Málaga una pequeñísima porción de su vida, el aire mediterráneo y la atmósfera soleada y luminosa que inspiró toda su obra desde sus inicios parece contagiar también esta segunda temporada, más relajada y colorista que la centrada en Einstein.

Picasso2

La protagonista de la tercera temporada de 'Genius' será una mujer, y no una fácil de retratar: con Mary Shelley, National Geographic se adentrará en una ambientación de época y se alejará de los choques comunes de Picasso y Einstein con el fascismo y el nazismo. Sin duda será un cambio refrescante, y no solo por la perspectiva femenina: la genialidad de Shelley, tan indiscutible como la de Picasso y Einstein, estaba mucho más mediatizada por los hombres que la rodeaban y una época represora.

Después de dos temporadas moviéndose en las cómodas aguas del biopic fílmico al uso, 'Genius' parece dispuesta a dar un salto mortal. De momento no ha demostrado una originalidad especial, pero sí unos medios holgados y una excelente dirección de actores. Esperamos que por el camino encuentre las herramientas narrativas para llevar a buen puerto un desafío que se presenta superior a los dos precedentes,

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio