Compartir
Publicidad
'Hombres, mujeres y niños', la vida en los tiempos de Internet
Críticas

'Hombres, mujeres y niños', la vida en los tiempos de Internet

Publicidad
Publicidad

La carrera de Jason Reitman no pasa precisamente por su mejor momento, ya que parece que ha perdido definitivamente el favor de público y crítica que consiguió hace unos años gracias a títulos como 'Juno' (2007) o 'Up in the Air' (2009). Buena prueba de ello es que 'Una vida en tres días' ('Labor Day') ha sido uno de los diez mayores fracasos económicos de 2014 en Hollywood, un reconocimiento del que seguramente no quede muy lejos 'Hombres, mujeres y niños' ('Men, Women & Children) cuando acabe su carrera comercial.

Ya os comenté en su momento que 'Una vida en tres días' era el primer traspiés en la carrera de Reitman y con 'Hombres, mujeres y niños' ha tenido críticas aún más negativas, algo que me resistía a aceptar tras lo muy efectivo que era su primer tráiler. Por desgracia, la realidad ha acabado confirmándolo, ya que estamos ante una película que llega al menos una década tarde para lo que pretende ilustrar y en la que únicamente el buen hacer de su reparto evita que colapse por completo.

'Hombres, mujeres y niños', ambición superficial

Jennifer Garner en

Salvo que aún seáis muy jóvenes, seguro que aún os acordáis cuando a principios de siglo -o incluso antes- había muchos adultos que veían en Internet poco menos que el lugar habitado por gente malvada con la que era mejor que sus hijos no se relacionaran, mientras que el porno ya se situaba como el contenido más demandado por parte de sus usuarios. Pues bien, esos y la degradación de las relaciones interpersonales por el uso cada más extendido de las redes sociales son los grandes ejes temáticos de 'Hombres, mujeres y niños', pero no esperéis grandes novedades al respecto, pues Reitman cae en el error de hacer una crítica que nace con sabor a caducada.

Lo aún más problemático es que Reitman parece convencido de estar arrojando luz sobre un tema de vital trascendencia, por lo que incluso echa mano de una voz en off para intentar elevar la importancia -y la consistencia- de lo que sucede en pantalla, a lo que qyuda lo suyo que sea la voz de Emma Thompson. Esto choca de frente con el tratamiento superficial de las diferentes tramas que hace el guión de Erin Cressida Wilson y el propio Reitman, donde ni siquiera consiguen alcanzar las suficientes cotas de naturalidad como para que poco nos importe que ya nos sabemos todo lo que va a suceder y cómo va a hacerlo.

Escena de

No tengo nada en contra de la sobria puesta en escena de Reitman -en especial durante sus primeros minutos, donde consigue reflejar en pantalla con soltura la utilización de Internet por parte de la gente, aunque conviene señalar que luego coquetea por momentos con el toque telefilm-, pero sí que incurre en ciertos errores de montaje para intentar potenciar la sensación de que 'Hombres, mujeres y niños' es una gran película, ya sea a través de los subrayados musicales o con otros recursos para intentar enmascarar el pobre desarrollo de personajes y que sea el espectador el que ate cabos en este cansino ataque a cómo Internet ha cambiado nuestras vidas.

Además, es obvio que no todas las historias tienen el mismo interés -personalmente, me sobra, y mucho, la de la chica con principio de anorexia obsesionada con un chico que la despreció en el pasado-, pero al menos hay que reconocer a Reitman la capacidad para equilibrar bien su -escasa- evolución e ir saltando de una a otra con fluidez y sin dejar con ganas de haberse detenido más -o menos- en alguna de ellas. Eso sí, no puedo evitar pensar que es una cosa del propio estándar de la propuesta, donde no hay nada que consiga brillar con luz propia.

Buenas actuaciones para personajes flojos

Adam Sandler y Rosemarie Dewitt en

Esa alarmante falta de profundidad de la que hace gala la película también se contagia a sus protagonistas, pero ahí 'Hombres, mujeres y niños' tiene la gran ventaja de contar con un reparto solvente con la suficiente confianza en el material a su disposición como para tomárselo en serio y, en la mayoría de los casos, elevar su atractivo bastante por encima del que tienen sobre el papel. No obstante, los milagros no existen y sus interpretaciones tampoco son tan fascinantes -la mejor probablemente sea la de Judy Greer- como para hacer que su visionado merezca realmente la pena pese a sus -evidentes- limitaciones.

Lo más llamativo de todo es que tanto los actores más conocidos como aquellos con una carrera más reducida a sus espaldas consiguen mantener un nivel uniforme, aunque en algunos casos sea a costa de no conseguir exprimir al máximo el talento de algunos de sus protagonistas -pienso por ejemplo en una Jennifer Garner atrapada en el personaje más odiosamente estereotipado de todos-. Por suerte, este último detalle no molesta tanto como uno puede alegrarse del buen trabajo de casting realizado para la película.

En definitiva, 'Hombres, mujeres y niños' es una película mediocre por sus errores a la hora de elegir lo que quiere contarnos y, sobre todo, cómo lo hace. Una oportunidad perdida para abordar la forma en la que Internet ha cambiado nuestras vidas, ya que se escuda en lo de siempre y acaba por resultar hasta rancia en su propuesta. Su reparto ayuda a que su visionado sea una experiencia menos decepcionante, pero no es suficiente. Prescindible.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio