Compartir
Publicidad

'Invencible', inservible

'Invencible', inservible
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empiezo, y supongo que muchos de vosotros también, a estar harto de la típica película de la Disney basada en hechos reales, los cuales relatan el ascenso hacia el éxito de un pobre miserable que era un don nadie, pero que como destacaba en cierto deporte, enseguida ficha por su equipo favorito, el cual mira por donde, se encontraba de capa caída, consigue ser titular y llevar al mencionado equipo a la gloria durante dos o tres temporadas. Suelen ser héroes locales americanos, que a este lado del charco no conoce absolutamente nadie, pero que los listísimos productores hollywoodienses intentan vendernos como el no va más en cuanto a historia de superación personal. ¿Cuántas películas hemos visto así en los últimos años? Decid vosotros los títulos porque yo me niego. Todas se parecen en absolutamente todo, sólo cambia el deporte en cuestión, pero los demás elementos tienen que estar incluídos por narices, como marca resgitrada de la casa. Pónganle a un par de actores conocidos para hacer más llevadero el producto, algunas cancioncillas de la época en la que se desarrolla la acción, unas gotitas de amor y desamor, cámara lenta y una música épica. Y ya está, ya tiene usted servida su película sobre los sueños imposibles, y como salir del paro en cuatro carreras, dos balones atrapados y un touchdown.

'Invencible', que desgraciadamente se estrena entre nosotros el próximo Viernes, narra una historia real, porque siempre han de ser historia reales, no, no valen ficticias, no se les vayan a quemar las neuronas a los sufridos guionistas por inventarse algo. En este caso se trata de Vince Papale, un tío de 30 años que trabajaba a media jornada como profesor sustituto y como camarero. Abandonado por su mujer y sin nada que perder, se presenta a unas pruebas para los Eagles de Filadelfia, alentado por sus amigos más cercanos, que siempre le consideraron un buen jugador de rugby. En dichas pruebas destaca sobre todos los demás, y pronto se someterá a un duro entrenamiento para ver si forma parte de la élite del equipo. ¿Alguien de los que está leyendo estas líneas no sabe cómo va a acabar la película? Por favor, si existe alguien así, que vea más cine, o que no pierda más el tiempo, y se dedique a otra cosa.

Ericson Core, que hast ahora había sido director de fotografía de algunas películas, dirige sin la más mínima pasión, y poniendo sobre la mesa todos los clichés en lo que se refiere a la forma de narrar una historia de lo más tópica. Y el camino es, pues siendo más tópico aún, y no resaltar ni lo más mínimo por nada, o sea, todo lo alejadamente posible que se puede de 'En Busca de la Felicidad', que narra un mismito tipo de historia típica y trillada, pero que, en sus formas, logra ser algo original. Así pues, después de un prólogo, en el que se nos presenta que las cosas no pueden estar peor para el protagonista, pasamos a la relación con sus amigos, que evidentemente, son los mejores del mundo. Después, así como quién no quiere la cosa, entra en escena la chica, que además de estar para mojar pan, se fija en nuestro chico, porque si no ¿para qué está en la película?. Una vez dentro del equipo en cuestión, la mejor relación que tendrá es con el entrenador, que "vió" algo en él, y todos los logros que alacance dentro del mismo serán mostrados lo más épicamente posible, o sea, una cámara lenta enfatizando una jugada en cuestión, mientras suena una música ascendente, para terminar en una explosión de júbilo por parte de todos los personajes, los cuales dicen frases gloriosas como "¡Sí, sí, sí! o "¡Ése es mi hijo!', o dos personajes simplemente se miran, y asienten con la cabeza en señal de aprobación.

Si a esas alturas aún no estáis dormidos, es incluso probable que acabéis disfrutando con la película, aunque permitidme que lo dude, por favor. Ni siquiera la presencia de sus dos actores principales llega para satisfacernos. Por un lado tenemos a Mark Wahlberg, que lo único que demuestra es que está en unas condiciones físicas verdaderamente envidiables, pero nada más. Sorprende verle después de lo increíble que resultó disfrutarle en la magistral 'Infiltrados', pero tiene su lógica. 'Invencible' la rodó antes que el film de Scorsese. Ya me parecía a mí, que toda la genialidad desprendida en aquel film se hubiese olvidado de repente. Wahlberg está verdaderamente soso, y su personaje no logra conectar con el público. A su lado, como el entrenador del equipo, un desaprovechadísimo Greg Kinnear, excelente actor, que aquí no pinta prácticamente nada, ya que su personaje está mal tratado, y apenas se centran en él.

Como nota final, que al tratarse de una producción Disney, en la película no suena ni un sólo taco. No es algo criticable, pero no deja de tener su coña, que tratándose de una película donde la mayoría de sus personajes son hombres cabreados consigo mismos porque la vida es una mierda, o enfrentados en un campo donde se dan de trompazos, gritando a lo bestia, no digan ni un sólo "fuck". Y de la escena sexual no hablemos, besito, fundido en negro y a otra cosa mariposa. En fin, una verdadera pérdida de tiempo, una mala película, que este fin de semana lo tiene verdaderamente difícil, estrenándose películas mucho más esperadas como 'Bosque de Sombras', 'Cartas desde Iwo Jima' o la del motorista ese, que le tengo un miedo que no veas. Incluso podremos comprobar si Forest Whitaker está tan bien como dicen. Viendo todo esto, a 'Invencible' le han hecho un flaco favor estrenándola el próximo Viernes. Tampoco se merece más.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio