‘Jimmy Savile: Una historia británica de terror’: la espinosa docuserie de Netflix advierte sobre cómo el poder puede proteger a un pederasta
Críticas

‘Jimmy Savile: Una historia británica de terror’: la espinosa docuserie de Netflix advierte sobre cómo el poder puede proteger a un pederasta

Jimmy Savile: Una historia británica de terror’ (Jimmy Savile: A British Horror Story, 2022) es una miniserie documental de Netflix que cuenta el comportamiento criminal del célebre presentador y animador británico Jimmy Savile, muerto en 2011. Cuenta con dos episodios de duración de largometraje estrenados el 6 de abril en la plataforma, que ha incorporado el formato true crime como un habitual ingrediente de su programación.

Quizá esta rutina adquirida en la plataforma es el mayor escollo respecto a la razón de ser de esta historia en particular. Mientras miniseries como ‘The Keepers’ funcionan casi como un servicio de información pública respecto a casos que aún tienen algún cabo suelto en el que la propia difusión de la información resulta de utilidad, en este caso el uso de la etiqueta True Crime responde a una necesidad creada de satisfacer una curiosidad morbosa que viene con un alto precio.

* La producción de Netflix da la atención a un personaje que en su vida fue narcisista sin que hoy tenga mucha utilidad más allá que comprobar cómo los mecanismos del sistema siempre fallan en las estructuras más elevadas. Es una historia difícil de contar ya que Savile fue un hombre de una popularidad inimaginable, y al mismo tiempo tiene un aspecto espeluznante y peligroso, pero para aquellos que crecieron con él, lo que cuenta el documental aún puede ser difícil de digerir.

Más información responsable que detalles escabrosos

Jimmy Savile tuvo mucho poder en el Reino Unido. Fue un popular DJ, presentador, animador y filántropo, con muchos amigos famosos, contactado por la Corona en busca de ayuda e invitado frecuente de personalidades y políticos, que se dieron cuenta de que una posición cercana a Savile le resultaba útil. Personas como Margaret Thatcher se dieron cuenta de que la foto con él era un medio para mantener el poder y reunir votantes. En 1990 Savile es nombrado caballero y también recibe el título de caballero papal.

Los rumores sobre su vida oculta persistieron a lo largo de la carrera de Savile, pero a medida que Internet comenzaba a explotar, la gente no encontró tanta dificultad al compartir historias y sus secretos comienzan a quedar expuestos, pero finalmente moriría sin pagar por ninguno de sus crímenes. Y es que el documental no llega a rascar en la superficie de los horrores inimaginables del presentador, un enfermo que abusó sexualmente de 400 a 500 víctimas.

Pope

Entre sus ataques hubo violaciones a personas de ambos sexos de entre 5 y 75 años en hospitales y la trastienda de sus programas de televisión. Una historia de terror de verdad que el documental evita remover demasiado. Por ello el contraste con su mundo oculto puede resultar difícil para los que no entienden el nivel de popularidad que alcanzó en vida, un ídolo de masas en un mundo sin conexión a internet cuya imagen era blanqueada (sin saberlo) por los grandes medios incluso con artículos de periódico estratégicos narrando un falso “lado oscuro” para maquillar el verdadero esperpento.

Diana

La serie es un documento importante sobre cómo funcionan los depredadores y su forma de proceder, siempre colocándose en situaciones en las que pueden estar cerca de víctimas. En este caso estar en contacto con mujeres jóvenes que acudían a su programa y también cómo el agresor se dio cuenta de que necesitaba protegerse. Su vida personal sigue siendo un enigma a lo largo de todo el documental. Su motivación, su pasado y sus acciones son difíciles de precisar simplemente porque sabía cómo mantenerlo oculto a plena vista.

Simpatía por el diablo

Bromeaba sobre ir tras jovencitas y el propio chiste se convirtió en parte de su truco, dejándosele bromear al respecto y normalizarlo de una manera extraña. Pero las historias del comportamiento ilícito de Savile fueron acorralándole en la vejez y las historias del pasado comenzaron a surgir, pero sus conexiones y su posición le crearon un blindaje invisible. El problema es que el documental no tiene la fuerza y el alcance suficiente para revelar nada nuevo sobre estos colaboradores (por omisión) en la sombra.

De hecho, hay otros documentales que se atreven a apuntar la responsabilidad con nombres propios, como la BBC, en donde muchos empleados habían comunicado que habían oído hablar de la reputación depredadora de Savile pero que temían informar sus preocupaciones a los gerentes. Lo interesante es la cantidad de material de archivo que puede contrastarse con lo que se iba sabiendo sobre su conducta, aunque la sensación es más de impotencia por ver su posición intocable.

Jimmy Savile And The Beatles

La cantidad excesiva de imágenes utilizadas para mostrar a Saville y el “bien” que hace por la comunidad acaba desdibujando al monstruo y el material y dedicación a las víctimas está muy infracompensado, dejando un sabor amargo en la boca y muchas vías abiertas que no ofrecen conclusiones profundas. ‘Jimmy Savile: una historia de terror británica’ sirve como documento irreal de un caso infame que debería conocerse para aprender de los errores de toda una sociedad, pero el caso es tan delicado que merecería una investigación más profunda que, lamentablemente, no corresponde a un estreno de viernes de Netflix.

Temas
Inicio