Compartir
Publicidad
Publicidad
'La Liga de la Justicia Oscura', entretenida pero demasiado corta
Críticas

'La Liga de la Justicia Oscura', entretenida pero demasiado corta

Publicidad
Publicidad

El universo en acción real de DC es el que se está llevando la práctica totalidad de comentarios, pero lo cierto es que Warner empezó a trabajar antes en uno animado del que se han estrenado ya casi una treintena de títulos. Hace unos meses ya os hablamos de esa gran oportunidad perdida que fue ‘Batman: La broma asesina’ (‘Batman: The Killing Joke’) y ahora es el turno de ‘La Liga de la Justicia Oscura’ (‘Justice League: Dark’).

Lo que sí hay que tener claro es que dicho universo animado tiene varias líneas diferentes, por lo que los hechos de ‘Batman: La broma asesina’ no tienen trascendencia alguna en ‘La Liga de la Justicia Oscura’. La verdad es que agradecí este punto, ya que aquí se apuesta de lleno por una aventura para adultos narrada con un ritmo ágil y en el que la principal pega es que quizá hay demasiados personajes y no se presta la atención adecuada a todos ellos.

El ritmo por encima de (casi) todo

Matt Ryan Constantine La Liga De La Justicia Oscura

‘La Liga de la Justicia Oscura’ apenas llega a los 75 minutos de duración incluyendo los títulos de crédito finales, por lo que es poco menos que obligado que el guion de Ernie Altbacker vaya directo al grano sin complicarse más de la cuenta en absolutamente nada. Por ello, el director Jay Oliva rápidamente nos introduce la amenaza sobrenatural que fuerza la presencia de unos héroes muy especiales y también se nos sitúa en el origen de ese nuevo peligro.

Estamos pues ante un preciso ejercicio de economía narrativa que únicamente presta más atención a la presentación de Constantine, personaje interpretado en su momento por Keanu Reeves y que aquí cuenta con la voz de Matt Ryan, el encargado de darle vida en la serie de televisión de corta vida emitida por NBC. Tampoco es que se detenga mucho en él, pero sí lo suficiente para establecer su liderazgo y su carismática presencia -hasta logra hacer de menos a Batman-, siendo él quien realmente nos guía a través del relato.

De hecho, los integrantes de la liga de la justicia tradicional tienen un peso bastante menor, dándose únicamente más presencia a Batman -aquí con la voz de Jason O’Mara-, Esto funciona con relativa fortuna dado su pasado con la magia, pero lo cierto es que llega un punto en el que casi habría sido mejor que también se quedase al margen para potenciar a otros. Por ejemplo, me hubiera encantado ver más a la cosa del pantano, ya que su mera presencia ya impone respeto.

‘La Liga de la Justicia Oscura’ debería ser más larga

Escena La Liga De La Justicia Oscura

La cuestión es que le película tiene que elegir entre ritmo y personajes, decidiendo sacrificar a estos últimos a una definición un tanto superficial en la mayoría de los casos, lo cual a su vez hace que su misión también pierda cierta fuerza. Cierto es que a cambio se aprovecha bastante bien las posibilidades de la animación en dos dimensiones en lo referente a espectacularidad, pero no termina de compensar esa relativa debilidad en la dinámica de grupo cuando debería ser uno de sus puntos fuertes.

Eso provoca que el segundo acto sea el menos interesante de ‘La Liga de la Justicia Oscura’. Uno nunca llega a desconectar, ya que ese tratamiento más adulto de la historia -aunque aún podrían haber ido mucho más allá- combinado con la introducción de la magia y su ya apuntado dinamismo lo impide, pero ahí falta un toque de profundidad que le hubiera sentado de fábula. No es para nada habitual en los tiempos que corren, pero estoy convencido de que sería mejor añadiendo unos minutos -con llegar a los 90 sería mucho más que suficiente- para compensarlo.

Por suerte, el tramo final vuelve a elevar el nivel -aunque todo se vuelve un poco más convencional-, manteniendo la garra visual y utilizando mejor a los personajes. Me queda la duda sobre si simplemente se están guardando cosas para sucesivas aventuras o si lo han confiado todo a que los fans rellenen esos vacíos, pero como simple introducción debería habernos dado más, no ya sólo por el disfrute individual, sino también para dejarnos con ganas de más. A ese respecto su mayor logro es que quiera volver a ver a este Constantine en acción.

En definitiva, ‘La Liga de la Justicia Oscura’ es un pasatiempo muy efectivo en el que el aburrimiento nunca llega a hacer acto de presencia. Además, tiene un acabado visual de lo más estimulante y un primer y tercer acto bastante solventes, pero su sacrificio de varios personajes -quizá confiando en que los fans ya tenían suficiente información, dejando así algo de lado al resto- en beneficio del dinamismo le juega una mala pasada en el segundo, donde se nota cierto bajón de interés.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos