Compartir
Publicidad

'Lluvia de albóndigas 2', una buena secuela

'Lluvia de albóndigas 2', una buena secuela
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Gusten más o menos las diferentes propuestas individuales, el cine de animación ha emprendido durante los últimos años una campaña en busca del mayor realismo posible, ya sea para terminar de conseguir el punto justo en el que sea irrelevante que el protagonista de todo lo que suceda sea un animal, por el perfeccionamiento de las técnicas de animación o por las características de las historias que se nos quieren contar. La idea de los dibujos animados como el campo perfecto para estirar más allá de lo humanamente posible lo que nos quiere contar con hilarantes consecuencias es algo que, por desgracia, parece haber pasado de moda en el cine.

El estreno de ‘Lluvia de albóndigas’ (‘Cloudy with a chance of Meatballs’, Phil Lord y Chris Miller, 2009) nos demostró que seguía existiendo el talento para crear cintas más anárquicas, exageradas y, sobre todo, libres que no necesitan un gran desarrollo argumental para conseguir que el espectador disfrutase de una forma que ya casi ni recordaba que podía hacerse. No las tenía todas conmigo en lo referente a su secuela, ya que la principal aportación de Phil Lord y Chris Miller, principales responsables del interés de la primera entrega, se reducía a su colaboración en la creación de la premisa argumental, pero el resultado ha sido bastante satisfactorio.

’Lluvia de albóndigas 2’, una secuela que merece la pena

Escena de

Uno de los aspectos que más dudas me despertaba hacia ‘Lluvia de albóndigas 2’ (‘Cloudy with a chance of Meatballs 2’, 2013) era la inexperiencia de sus dos directores, pues estamos ante el primer largometraje de Kris Pearn y el segundo de Cody Cameron, aunque quizá fuese más feliz si hiciera como si ‘Colegas en el bosque 3’ (‘Open Season 3’, 2010) jamás hubiera existido. La reducción presupuestaria –-se pasa de 100 millones a 78—- también apuntaba a un posible intento de Sony por hacer algo más convencional que pudiera conectar con un público más amplio –-la primera entrega “apenas” recaudó 243 millones--. Muchas dudas.

Por suerte, nuestros temores han acabado siendo infundados, ya que estamos ante una continuación directa –-la acción arranca justo tras el final de ‘Lluvia de albóndigas-- que conecta perfectamente con el espíritu de la primera entrega –-la misión ahora es localizar la máquina de la primera entrega que no fue completamente destruida y ahora está creando criaturas que mezclan alimentos y seres del reino animal--, amplía su universo y tiene suficiente personalidad propia, por lo que resulta imposible acusarla de ser más de lo mismo. Eso sí, también está claramente por debajo de su predecesora.

Los protagonistas de

Lo primero que hay que tener claro es que ‘Lluvia de albóndigas’ tiene una trama más convencional, ya que se introduce a un villano claro y una línea argumental que hemos visto en infinidad de ocasiones y que presente pocas sorpresas dignas de ser reseñadas. Este es el principal enemigo de una película que por lo demás sabe ofrecernos varios momentos de genial locura –-el padre de Flint de pesca con unos curiosos compañeros--, unos ingeniosos diseños a caballo entre lo adorable –-la fresa de la que se encariña Sam-- y lo fascinante, tanto por su apariencia, como por lo acertado del cruce del que surgen.

Además, todo está encaminado a mantener la frescura visual de la primera entrega, pero también de sus personajes a nivel dramático –-aunque quede un poco raro usar esa palabra en una cinta como ‘Lluvia de albóndigas 2’--, pues mantienen sus constantes vitales –-algunas decisiones de los personajes pueden gustar más o menos, pero siempre cuadran con su personalidad-- sin caer en la hueca repetición y manteniendo su chispa característica, aunque puede que en algunos casos se abuse ligeramente de ella –-el personaje de Brent tampoco da mucho más de sí, la verdad--.

El eterno problema del doblaje

Escena de la secuela de

Soy consciente de que hay muchas personas que restan importancia al trabajo de los actores que ponen su voz en la versión original, algo comprensible en lo referente a su influencia comercial –-me resulta un tanto absurdo tenerlo en cuenta para la selección de los actores más taquilleros, la verdad--, pero que desde el punto de vista artístico es esencial. La primera parte era buena prueba de ello, ya que pocos decisiones más ridículas recuerdo como el haber contratado a Flipy para doblar al protagonista en su versión española, algo que no estuvo lejos de poder cargarse la película para quienes la vieran asi.

Eso no vuelve a suceder en esta segunda entrega, pero sí que hay otros fichajes que me convencieron de la necesidad de ver ‘Lluvia de albóndigas 2’ en versión original o simplemente no hacerlo hasta que tuviera esa oportunidad, ya que nombres como Bill Hader, Will Forte –-impagable dando voz a un excéntrico científico inspirado, entre otros, en Steve Jobs--, Andy Samberg o Kristen Schaal –-maravilloso también su trabajo vocal en las televisivas ‘Gravity Falls’ (Varios, 2012-En emisión) y ‘Bob’s Burgers’ (Varios, 2011-En emisión)-- puede que no digan gran cosa a algunos, pero su talento cómico es difícilmente replicable si son doblados, y más aún si se opta por una vergonzosa españolización con cosas como ésta. Por suerte, pude verla disfrutando del doblaje original y os animo a todos a hacerlo así o de lo contrario ya sabéis a lo que os exponéis.

El padre de Flint

En definitiva, ‘Lluvia de albóndigas 2’ pertenece al grupo de secuelas que no logran alcanzar el nivel de su predecesora, pero que pese a ello son propuestas que merecen la pena y que todo el que disfrutase con la primera entrega no debería dejar pasar de largo. Una buena opción para ver durante estas inminentes navidades.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio