Compartir
Publicidad
'Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda del Santuario', nostalgia directa al grano
Críticas

'Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda del Santuario', nostalgia directa al grano

Publicidad
Publicidad

Todos tenemos alguna serie de animación a la tenemos especial cariño por los buenos ratos que nos hizo pasar durante nuestra infancia o adolescencia y eso es algo de lo que también son conscientes los productores y muchos de ellos ya han intentado aprovecharse de ello es una forma u otra. En mi caso, 'Dragon Ball' fue una de las más importantes, pero aún recuerdo la decepción que supuso su último largometraje animado. Eso sí, tengo confianza en que eso no vuelva a suceder con el inminente regreso de Freezer guionizado por el propio Akira Toriyama.

Por otro lado, he de confesar que nunca fui un gran apasionado de 'Caballeros del Zodiaco', ya que seguí su emisión de forma mucho más esporádica, por lo que la huella que dejó en mí no fue tan grande. Eso no impidió que sintiera bastante curiosidad por 'Los Caballeros del Zodiaco: La leyenda del Santuario', la película con motivo del 25 aniversario de la aparición del manga de Masami Kurumada y una vez vista tengo claro que es una aceptable producción pensada para aprovechar la nostalgia de sus seguidores y por ello va directa al grano en todo momento.

'Los Caballeros del Zodiaco: La leyenda del Santuario', cine para fans

Atenea y los Caballeros de bronce

Concluir que una película está pensada para disfrute de los fans de antemano de la franquicia es complicado cuando no tú no eres realmente uno de ellos, pero es la única explicación que se me ocurre para justificar que el guión de 'Los Caballeros del Zodiaco: La leyenda del Santuario' sea tan simple, que no sencillo. Y es que el guión de Chihiro y Tomohiro Suzuki pasa como un rayo por cualquier explicación necesaria para entender la acción más allá de sus aspectos más básicos. Simplemente no hay tiempo para ello.

Este punto favorece a la película a la hora de tener un ritmo fluido en el que no haya auténticos bajones que puedan llevar al espectador a desconectar por completo de lo que sucede en pantalla -y menos mal que así lo hacen, porque a punto está de suceder en los momentos puntuales en los que dan más importancia a Saori/Atenea-, pero a cambio un espectador poco conocedor de la mitología de los Caballeros del Zodiaco nunca llega a sentir la importancia de la misión a la que se enfrentan los protagonistas.

No obstante, la película dirigida por Kei'ichi Sato sí que consigue esquivar la temida intrascendencia, ya que da igual lo demás si nos importa muy poco lo que se nos está contando. Para ello se apuesta por una marcada ligereza en el que no hay hueco para la épica impostada, por lo que el progreso de los personajes llega a sentirse más como el propio de un videojuego en el que han de ir sorteando diferentes pruebas hasta llegar al gran jefe final. De hecho, hasta su acabado visual me trajo a la cabeza en varias ocasiones la idea de estar viendo una enorme animática de un videojuego.

El ritmo por encima de todo

Escena de acción

Es evidente que comprimir horas y horas de material en apenas noventa minutos de metraje es una tarea harto complicada, de ahí que la decisión de ponerlo todo al servicio de que su ritmo no desfallezca sea la opción más lógica, ya que así potenciar también su lado más espectacular. Justamente es en las batallas donde mejor luce la animación en 3D por mucho que eche en falta algo más de inventiva en los combates, pues rápidamente da la sensación de ser meras pruebas que uno sabe que los caballeros de bronce lograrán superar de una forma u otra y con más diligencia de la esperada.

También conviene señalar que visualmente luce mucho mejor de lo que pueda parecer viendo imágenes en estático o alguno de los avances que han ido apareciendo, pero también le faltan detalles que realmente parezcan novedosos -serlo es ya prácticamente imposible-, por lo que puede llegar un punto en el que transmita cierta sensación de rutina en este apartado. Sospecho que la intrascendencia de la propia historia es en parte responsable de ello, porque una vez asumida esa realidad -de no hacerlo me da que será imposible disfrutar de su visionado de una forma u otra- hay que centrar nuestra atención en otros apartados, siendo más sencillo detectar sus debilidades.

Imagen de

En definitiva, 'Los Caballeros del Zodiaco: La leyenda del Santuario' es un digno entretenimiento que seguramente sus fans disfruten mucho más al poder llenar los vacíos argumentales que deja el guión de los Suzuki -aunque igual sucede todo lo contrario y se molestan por ello-, pero que también hará pasar un buen rato a quien acepte su extrema fluidez para que el ritmo nunca pare, sea cual sea el precio que haya que pagar por ello. No está mal.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio