Compartir
Publicidad

'Moon', filosofía de baratillo

'Moon', filosofía de baratillo
48 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es así de sencillo. David Bowie contó una historia mucho más interesante hace años, en menos tiempo y sin aburrir.

No tenía pensado escribir sobre 'Moon', película que me ha dejado más bien frío, pero dado que mi compañero Juan Luis Caviaro ha publicado recientemente entrevistas a Duncan Jones, el director, y su protagonista principal, Sam Rockwell, me he animado a intentar recordarla, ya que desaparece a pasos agigantados de mi perturbada mente. También porque la única crítica que hay en Blogdecine es una que la pone por las nubes, muy por debajo de donde se desarrolla, y muy por encima de lo que realmente se merece.

En estos tiempos de montaje acelerado, de confundir espectacularidad con aparatosidad y similares, de cine de rápido consumo, sí es de agradecer que Duncan Jones nos haya servido una obra de ciencia ficción, perdón, ficción científica, perdón, Sci-Fi, con una puesta en escena que tira hacia una sobriedad muy ausente de nuestras pupilas, al menos en este tipo de cine. Pero por eso mismo creo que algunos se han apresurado a tratar esta película como un solplo de aire fresco, como cine adulto, o simplemente como gran cine. Puede que ésas hayan sido las intenciones de Jones, totalmente loables al tratarse de un film de bajo presupuesto, y de pocas pretensiones, curiosamente lo mejor y lo peor de 'Moon'.

moon-f2.jpg

La película se apoya sobre todo en unas calculadas interpretaciones de Sam Rockwell y Kevin Spacey, quien tiene la responsabilidad de prestar su voz al compañero robot del personaje principal, en lo que es una clara referencia a '2001', y también a esa joyita de Douglas Trumbull 'Naves misteriosas' ('Silent Running', 1972). Y a pesar del tour de force que se marca Rockwell, creo que Spacey le roba el protagonismo con su composición de ese mecánico personaje, del que nunca te puedes fiar. Un cometido mucho más directo y claro que el de los personajes interpretados por Rockwell, en lo que parece una ensalada mental de un guionista con una buena idea, pero de pobre desarrollo.

El hecho de que la sorpresa argumental se desvele tan pronto no debería importar demasiado —al fin y al cabo Jones no pretende coger por sorpresa al espectador con ello—, si al menos todo lo que de ella se desprende estuviera explotado al máximo. Temas tan interesantes como la clonación —ecos de 'Blade Runner', la película favorita de mi compañero Adrián Massanet, el Justo—, podría haber dado lugar a interesantes reflexiones sobre la identidad —ecos de 'Solaris', la de Tarkovsky, evidentemente—, incluso sobre la existencia en sí, o la soledad. Pero Jones pasa superficialmente por todo ello, a pesar de su correcta puesta en escena, herencia directa de los años 70, década en la que surgieron algunas de las películas más interesantes propuestas de ciencia ficción del cine. Films como 'Cuando el destino nos alcance' ('Soylent Green', Richard Fleischer, 1973) o la citada 'Naves misteriosas' —de urgente reivindicación— son precedentes directos de esta 'Moon'. Incluso la espléndida 'Atmósfera cero' ('Outland', Peter Hyams, 1981) tiene su presencia en el film, con homenajes muy directos.

moon-f3.jpg

Y he aquí, a mi juicio —¿por qué narices usaré expresiones como ésta, si ya está claro que todo esto es única y exclusivamente mi opinión?— uno de los errores de 'Moon'. Se trata de una película demasiado referencial, con demasiados homenajes; hasta tal punto que carece casi de identidad propia. Si tales films no existiesen, 'Moon' no sería una realidad, y eso es lo peor que le puede pasar al film. Como siempre, no llegan las intenciones, y 'Moon', aunque interesante y hasta cierto punto refrescante en el actual panorama cinematográfico, no es memorable, no permanecerá en el recuerdo. La fascinación que produce el espacio merecía mucho más. Eso sí, la acertadísima frase final del film no tiene desperdicio. Toda una declaración de intenciones, una denuncia a la inmensa estupidez del ser humano.

Mucho más no puedo decir, estoy cansado, mi clon ya viene a sustituirme, yo me retiro a mis aposentos a ver como me llueven los insultos por decir la verdad sobre Muse.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos