Publicidad

'Rose Red': la notable miniserie en la que Stephen King guionizó su versión propia de 'La maldición de Hill House'
Críticas

'Rose Red': la notable miniserie en la que Stephen King guionizó su versión propia de 'La maldición de Hill House'

Cuando Netflix estrenó ‘La maldición de Hill House’ en 2018, Stephen King, en una sus habituales recomendaciones de plataformas de streaming online, comentó que la serie le parecía “el trabajo de un genio”. No era de extrañar, puesto que Mike Flanagan hacía su versión libre de la novela de Shirley Jackson utilizando muchos temas y estéticas del escritor de Maine, aunque solo había hecho una de sus adaptaciones, ‘El juego de Gerald’ (Gerald’s Game, 2017).

Como si estuviera predestinado a ello, Flanagan dirigiría luego la magistral ‘Doctor Sueño’ (Doctor Sleep, 2017), con muchos puntos en común con la laureada serie, y que continuaba la historia de ‘El resplandor’ (The Shining, 1980), la adaptación de Stanley Kubrick de la novela de King que estaba principalmente influenciada por… ’La maldición de Hill House’ de Jackson. Todo un “inception” de influencias de ida y vuelta que se explican por la veneración del creador deITa la novela original.

Rosered1

Publicada en 1959, ‘La Maldición de Hill House’ fue un punto y aparte en el género de casas encantadas, cambiando la literatura de fantasmas de tal manera que, en su ensayo sobre el terror en la cultura ‘Danza Macabra’, King afirmaba que junto con ‘Otra Vuelta de Tuerca’— la próxima adaptación de Mike Flanagan para Netflix—, son los dos grandes libros de terror sobrenatural de los últimos 100 años. Y aunque ‘El resplandor’ tiene mucho del texto de Jackson, King mostraría su obsesión por la novela de forma mucho más explícita en 2002.

La adaptación fantasma

Rose Red’ habría surgido cuando Steven Spielberg invitó a Stephen King a que buscara la idea más aterradora que se le ocurriera para una película, e inspirado en la historia del parapsicólogo y el grupo de psíquicos que investigan la casa embrujada de Hill House, hizo toda una nueva versión no acreditada de la novela de Shirley Jackson. Cuando el proyecto de colaboración entre ambos autores no salió adelante, King convirtió su idea en una miniserie de tres capítulos.

Tras la versión de Robert Wise en 1963 y la de Jan de Bont en 1999 nunca se ha tenido en cuenta esta versión no oficial televisiva que, en realidad, también apareció con un poco de malicia. Debido al odio fan generalizado a la versión de los 90 era una gran oportunidad para darle al mundo una versión cinematográfica actualizada de Hill House “bien hecha”, pero posiblemente debido a problemas de derechos o licencias se decidió hacer algo "original" en lugar de tratar de comercializar otra nueva versión oficial.

Pero no demos rodeos, hay suficientes similitudes en la historia, la estructura y las imágenes para percibir ‘Red Rose’ como un remake más cercano a la fuente original que la misma serie de Netflix. Hay cambios como para evitar demandas por infracción de derechos de autor y, por supuesto, alargar la duración media de película hasta miniserie, dirigida, por cierto, por el director Craig R. Baxley, veterano en adaptaciones largas de King, como la estupenda ‘La tormenta del siglo’ (Storm of the Century, 1999).

Kingcameo

Aquí, en lugar de Hill House, el nombre de la casa es Rose Red, en vez de estar en medio de Nueva Inglaterra, King lo trasladó a una colina en Seattle, Washington. Quizá la variación más significativa es que el Dr. John Montague ha sido cambiado a Dr. Joyce Reardon (Nancy Travis) un cambio de género pero el mismo objetivo de investigar la gran casa de la colina, supuestamente embrujada, con la ayuda de un grupo de personas con habilidades psíquicas.

Duración maratoniana de las miniseries King

Y Y aquí es donde entra nuestra Eleanor Vance, que aquí es Annie Wheaton (Kimberly J. Brown), ahora una adolescente, pero igual que aquella, será una pieza clave para que la casa despierte. Así mismo Luke Sanderson es Steve Rimbauer (Matt Keeslar), el heredero que busca ganar dinero fácil. King un trasfondo similar a la casa, con una riqueza más adecuada para principios de siglo para su propietario John Rimbauer, el sosias de Hugh Crain, con más interés en la historia de Ellen Rimbauer.

La historia añadida le da mucha más profundidad a la leyenda de la casa, con 50 años de tragedias antes de que fuera abandonada en un detallado origen en el que se fortalecen los paralelismos a la Mansión Misteriosa de Sarah Winchester, a la que se había aludido en anteriores adaptaciones de Hill House. La duración alargada, durante tres capítulos completos, permitió a King explorar los personajes y un generoso desarrollo de sus motivaciones.

Esto también se convierte en un problema lateral para ‘Rose Red’ puesto que la duración evidencia las estrictas limitaciones de la producción televisiva, pese a que la factura es bastante sólida para su época. Esto se traduce en una atmósfera a la que se le acaba pronto la capacidad de sorprender y es sustituida en ocasiones por efectos especiales,** algunos prácticos geniales, otros digitales lejos de la excelencia**, aunque esto sea más asumible que la pérdida de mordida a causa de la acumulación de recursos parecidos.

Una mitología con precuela

Rosered2

Sin embargo la tensión es efectiva y los destellos de horror puro funcionan sorprendentemente bien para su calificación televisiva y se deleita en un uso clasicista del género con momentos que incluso se adelantan a la era paranormal James Wan cuando aún no se había salido del todo del influjo de ‘Scream’ (1996) y sus imitadoras. En sus momentos más turbios tiene más de ‘La leyenda de la mansión del infierno’ de Richard Matheson que de Jackson o Wise.

Otro de los aciertos de ‘Rose Red’ es un elenco más que digno, que añade credibilidad a papeles algo estereotipados, y el relato de fantasmas arquetípico acaba siendo una experiencia intensa y competente, con intriga se mantiene hasta el último episodio, aunque no haga nada por evolucionar el género para redefinirlo, aunque precisamente lo bueno es que tampoco le hace falta.

Además, para los que se enamoren de su mitología, también existe un film de época ‘The Diary of Ellen Rimbauer’ (2003), también dirigida por Craig R. Baxley y producida (no escrita) por Stephen King, que sirve como precuela televisiva de la miniserie que cuenta los eventos que condujeron a la maldición de la casa y que se parece bastante a algunos films de época del Warrenverso y especialmente a ‘Winschester: la casa que construyeron los espíritus’ (2018), otra ficción reciente basada en el caso real de la casa misteriosa.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios