Publicidad

'Schitts’ Creek': la temporada 5 consolida la serie como un lugar feliz en la televisión actual
Críticas

'Schitts’ Creek': la temporada 5 consolida la serie como un lugar feliz en la televisión actual

Publicidad

Publicidad

Después del anuncio de las nominaciones a los Premios Emmy (cuya gala de entrega se celebra mañana), ya os contamos  qué es 'Schitt’s Creek', la serie canadiense que había conseguido cuatro nominaciones, incluyendo mejor comedia y mejor actor y actriz protagonistas.

En Estados Unidos, la crítica venía hablando muy bien de esta serie desde hace un par de años pero no fue hasta este verano cuando, impulsados por su presencia en los Emmy, decidimos echarle un vistazo. Para quien haya empezado 'Schitt's Creek' durante estos meses quizá pueda parecerle que el reconocimiento que ha conseguido no es para tanto porque, como la mayoría de las comedias, no empieza a mostrar todo su potencial hasta pasados varios episodios.

Es entonces cuando los personajes dejan de parecer arquetipos, las dinámicas de sus relaciones evolucionan, y el desarrollo de las tramas demuestra que hay potencial para crecer más allá de la premisa. Si el arranque os pareció lento o no tan divertido como os habían prometido, y os preguntáis si luego mejora, la respuesta es sí.

Una comedia loca, pero con mucho corazón

La quinta temporada, que ya ha empezado a emitirse en Movistar (la que le ha valido a la serie sus nominaciones) es, probablemente, la mejor de todas. Lo primero que hay que destacar es que el tono y las intenciones sitúan a 'Schitt’s Creek' en el espectro de series como 'Parks and Recreation' y 'Brooklyn Nine-Nine'.

Historias que no se avergüenzan de que sus personajes aprendan a quererse y de que es bonito que les pasen cosas buenas, a diferencia de 'Arrested Development', que es la primera referencia que nos llega cuando leemos su punto de partida. Los Rose redescubren que son una familia en esas dos habitaciones de motel y todos se convierten en uno más del pueblo.

Lo que nos encontramos es una serie divertidísima que conoce al dedillo sus personajes y que consigue, como en las mejores comedias, que sepamos cómo van a reaccionar en cada situación, y que eso sea precisamente lo que nos haga más gracia.

Con 'Schitt’s Creek' nos reímos a carcajadas pero, y por eso mencionábamos las series de Mike Schur, también sabe tocarnos el corazón con momentos muy tiernos de autoaprendizaje y crecimiento, sin que pierdan nunca la esencia de las personas que conocimos.

La quinta temporada de 'Schitt's Creek'

Schitt's Creek

En cuanto a los personajes, Moira (Catherine O'Hara), con su armario infinito de pelucas y vestidos estrafalarios, sigue siendo la roba escenas, por su forma peculiar de alargar algunas palabras combinada con reacciones dramáticas, propias de diva de culebrón, que hacen de la matriarca de la familia una fuente inagotable de frases y gifs de la serie.

Alexis (Annie Murphy), por su parte, encontrará un nuevo propósito, sin dejar de sorprender, a nosotros y a su propia familia, con las anécdotas rocambolescas e imposibles de sus múltiples, variadas e internacionales aventuras amorosas.

David (Daniel Levy), que jamás pierde su espíritu hipster y sibarita, protagoniza la historia romántica central de la serie, cuyo desarrollo despertará ternura hasta en los que creen que no tienen corazón.

Johnny (Eugene Levy) y Stevie (Emily Hampshire), que en esta temporada su viaje tiene la atención que se merece, se convierten en un dúo inesperado que funciona a la perfección, con una relación paternofilial que nos regala muy buenos momentos cómicos y emotivos.

Y el resto de habitantes del pueblo, especialmente Jocelyn (Jennifer Robertson) y Twyla (Sarah Levy),  continuarán haciéndonos correr el riesgo de escupir la bebida de la risa, si alguna de sus salidas pasivo agresivas nos pilla en pleno proceso de tragar. 

La temporada empieza con el rodaje de Moira en Bosnia de una película de serie Z (fue el episodio enviado por O’Hara con su candidatura en los Emmy) y finaliza con el montaje de un musical.

En medio, habrá momentazos como el del VHS con instrucciones sobre la etiqueta en las relaciones personales en el entorno laboral que, la clave está en VHS, incluye recomendaciones que, por supuesto, ya no son apropiadas.

También la excursión de las Jazzagals a un concierto de los Poison o la actividad para solteros en el Cafe Tropical. Y entre los momentos realmente memorables, una canción de Tina Turner, una fiesta sorpresa de cumpleaños y un paseo haciendo senderismo. 

'Schitt’s Creek' pasó desapercibida en sus primeras temporadas pero se mantuvo firme haciendo lo que tan bien sabe hacer hasta encontrar su lugar. Poco a poco ha ido ganando seguidores que, una vez entran, se convierten en fieles seguidores. La única pega es que llegamos tarde porque ya se ha anunciado que terminará en 2020 con su sexta temporada. Disfrutémosla mientras tanto, porque es un lugar feliz.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir