Compartir
Publicidad
'Teen Titans Go! La película' es la cinta de superhéroes que el fandom merece (y también la que necesita)
Críticas

'Teen Titans Go! La película' es la cinta de superhéroes que el fandom merece (y también la que necesita)

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

No importa cuánto amor profesemos por el subgénero o que nuestra infancia —y nuestra adultez— haya estado construida en torno a spandex, viñetas y superpoderes. Ni tan siquiera influye la infinidad de horas que hemos pasado en una sala de cine esperando a ver una escena post-créditos o los nervios que nos invaden mientras se filtran noticias durante la Comic-Con de San Diego: el cine de superhéroes está empezando a resultar un tanto irritante.

El uso y abuso de licencias, principalmente de Marvel y Detective Comics, se está traduciendo en una sobresaturación de producciones superheróicas que, pese a no afectar lo más mínimo al éxito de las mismas en taquilla, comienza a revelar cierto estancamiento, amén de una problemática a nivel industrial, creativo y de consumo. Unos factores que la maravillosa 'Teen Titans Go! La película' exprime hasta la última gota para dar forma a una tronchante parodia animada, tan divertida como inusitadamente inteligente.

Existen muchos, muchísimos elementos dignos de alabanza en el salto a la gran pantalla de 'Teen Titans Go!' cinco años después de su debut catódico en Cartoon Network; pero dada la voluntad crítica de la cinta hacia su propio subgénero, es de recibo comenzar ensalzando la labor de Aaron Horvath —cocreador de la serie original— y Peter Rida Michail a la hora de perfilar una sátira tan ácida, ingeniosa y acertada.

Suele decirse que las comparaciones son odiosas, pero pensar en 'Teen Titans Go! La película' invita a hacerlo directamente en ambas partes de 'Deadpool', con las que comparte espíritu e intención pese a sus diferentes naturalezas y frente a las que se alza triunfadora sin necesidad de alardear de tener una calificación R ni manifestar una necesidad constante por trascender a golpe de impacto y controversia.

Teen Titans Go To The Movies

Así, los Jóvenes Titanes consiguen canalizar en tan sólo una hora y media de duración un discurso mucho más corrosivo e ingenioso que el emitido por el Mercenario Bocazas en su bilogía, envolviéndolo de una imapagable aura festiva que destila auténtica pasión por el medio; convirtiendo el filme en una auténtica orgía referencial rebosante de cameos y guiños que harán las delicias del fandom más exigente.

Tratándose de un producto destinado, a priori, a un público infantil, sorprende gratamente su habilidad para abrazar por igual al respetable de las más diversas edades. Porque en el impecable sentido de la comedia y el desternillante repertorio de gags que pueblan el delicioso metraje de 'Teen Titans Go! La película' hay cabida para el slapstick y los chistes más pueriles; pero también para los delirios marca de la casa y ese subtexto directo al inconsciente del respetable más talludo que tanto se estila en la animación televisiva contemporánea.

Static1 Squarespace

Si a todo esto le sumamos una factura técnica y un tratamiento visual tan notables como estimulantes, un repertorio de voces de primera categoría —Nicolas Cage inclusive— y un ritmo endiablado que hace inconcebible el aburrimiento, el resultado sólo puede ser una de las mejores películas de superhéroes que nos podamos echar a la boca. Esa que el fandom merece, pero que también necesita en los tiempos que corren.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio