'The Burning Sea' es un espectáculo electrizante: Noruega vuelve a demostrar que su cine de catástrofes no tiene nada que envidiar a Hollywood
Críticas

'The Burning Sea' es un espectáculo electrizante: Noruega vuelve a demostrar que su cine de catástrofes no tiene nada que envidiar a Hollywood

Por norma general, pensar en cine de catástrofes contemporáneo nos invita a acudir de forma inconsciente a Hollywood para repasar mentalmente su nutrido surtido de multimillonarias orgías de destrucción; cargadas hasta los topes de exhibiciones de músculo digitales, construidas sobre no pocos clichés dramáticos y narrativos y, aún así, tremendamente disfrutables para todo el que se aproxime a ellas sin prejuicio alguno.

No obstante, cabe remarcar que en esto de ver el mundo arder y colapsar de todas las formas imaginables, hay vida más allá de la Meca del cine. Sin ir más lejos, la industria noruega nos ha brindado dos de las mejores disaster movies de la última década bajo los títulos de 'La ola (Bølgen)' y 'Terremoto'; un par de ejercicios espectaculares e impolutos en forma y fondo.

Ahora, cuatro años después de que hiciese temblar Oslo, John Andreas Andersen vuelve a la carga —junto a parte del equipo que hizo posible 'Bølgen' y 'Skjelvet'— con 'The Burning Sea' ('Nordsjøen'); una nueva e impactante muestra del poderío nórdico condensada en 100 imponentes minutos que te mantienen pegado a la pantalla sin necesidad de efectismos melodramáticos ni artificios de saldo.

Sobriedad nórdica

'The Burning Sea' podría catalogarse como la alternativa escandinava a la notable 'Marea Negra' de Peter Berg —de hecho, en ella se menciona el incidente de la Deepwater Horizon—. Una propuesta igualmente disfrutable, pero que equilibra los excesos de épica desmedida y la sobrecarga de acción del filme de 2016 con un extra de sobriedad tonal y estilística que hace el relato aún más tangible y sobrecogedor.

De este modo, la cinta explora el desastre humano y medioambiental a través de un estructura narrativa impecable que no duda en cocinar a fuego lento su primera mitad, dando a sus personajes el tiempo que merecen para establecer una conexión sólida con el público; algo que, como dictan los cánones de la escritura, potencia los índices de tensión e implicación en una segunda mitad rebosante de adrenalina.

asda

Una vez superado su mid point, 'The Burning Sea' pone toda la carne en el asador, dejando el —fantásticamente gestionado— suspense a un lado para apostarlo todo por el thriller contrarreloj; haciendo confluir subtramas con gran inteligencia, exprimiendo una factura técnica tremendamente sólida —ojo a las físicas acuáticas— y desembocando en un tercer acto realmente electrizante y sin nada que envidiar a sus hipervitaminadas homólogas yanquis.

Como era de esperar, el largometraje no se libra de las pantanosas aguas de la previsibilidad y los lugares comunes en los que suele chapotear el subgénero; pero de saber perdonar estos deslices puntuales, nos encontraremos ante un entretenimiento de primerísimo nivel que acierta al transformar una gran debacle en una historia íntima y personal edificada sobre agua, fuego y petróleo.

'The Burning Sea' se estrena este 25 de febrero en EE.UU. y, por el momento, no cuenta con fecha de estreno en España

Temas
Inicio