Compartir
Publicidad

'The Host', la hostia

'The Host', la hostia
71 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'The Host' está teniendo una campaña de promoción en nuestro país que ya les gustaría a otras películas procedentes del mismo sitio, la lejana Asia. Sus bombardeantes trailers televisivos y anuncios en revistas especializadas han hecho que el público mayoritario se fije en esta película. A ver si hay suerte, y van tomando ejemplo nuestros queridos distribuidores y hacen lo mismo con otro tipo de poductos que no nos llegan tan masivamente, y que son verdaderas joyas del cine moderno. Evidentemente, en el caso de la última película dirigida por el coreano Bong Joon-ho, la cosa estaba más fácil que en otras ocasiones, ya que gran parte de su trama atiende a las constantes de un tipo de películas comunmente lamadas monster movies, las cuales siempre han sido del agrado del espectador desde tiempos remotos.

La película fue un completo éxito de taquilla en su país, superando a superproducciones norteamericanas, algo muy común por aquellos lares, ya que la cinematografía coreana trata con respeto a sus propios espectadores, vamos, igualito que aquí. También en su paso por el Festival de Sitges causó sensación, y allí estuvo mi compañero de ojos rasgados, Chico Viejo, quien llegó a cruzar unas pocas palabras con Joon-ho, y desde entonces estoy intentado convencerle para que publique la foto que se tomó con él.

El argumento de 'The Host' gira en apariencia a un mostruo mutante que siembra el terror un plácido día, entre todos los ciudadanos que están al lado del río Han, en Seúl. En uno de sus ataques, la temible criatura se lleva a la hija de nuestro especial protagonista, y en principio la dan por muerta. Pero pronto descubren que el monstruo la debe tener en algún lugar que usa como despensa. La familia se reunirá para dar caza al monstruo, el cual no se lo pondrá nada fácil, y tendrán que luchar también contra otro enemigo inesperado: su propio gobierno, que aliado con el americano, intentarán ocultar la situación, inventándose la existencia de un virus.

'The Host' no es sólo la típica película con monstruo, va más allá. Con esto, no estoy diciendo que sea superior a algunos films con mostruo que hemos visto, simplemente me refiero a que la temática del film abarca más cosas de las que en un principio parece. La publicidad de la película puede llevar a confusión, y sin lugar a dudas muchos espectadores quedarán algo, o bastante, descolocados, cuando se encuentren con lo que es 'The Host' realmente. Considero muy equivocado el compararla con 'Alien' o 'Tiburón', que son las dos películas que nombran en su frase publicitaria española, y bien se ve que Joon-ho no ha intentado realizar un film similar a esas dos obras maestras, salvo quizá en las escenas en las que el monstruo de marras es el protagonista absoluto. Aún así, el director se aparta considerablmente de las constantes del género fantástico.

Y cuando digo que se aparta, me refiero a rechazar totalmente la idea de ir creando suspense para luego en la parte final, enseñar a la criatura. O también, rehuir por completo de los tonos oscuros, y dejar ver, entre sombras, al monstruo. No, aquí no pasa nada de eso. En una apuesta de lo más arriesgada, Joon-ho muestra a la criatura a la luz del día y en todo su esplendor, a los pocos minutos del comienzo, en una secuencia que ya queda como una de las más impresionantes del género. Joon-ho filma prodigiosamente una set piece antológica, llena de ritmo, suspense, acción y no exenta de humor. Particularidades que se repiten en la futuras apariciones del bicho en cuestión, y en las que el director muestra dos de las cosas que más le gusta hacer, rodar persecuciones y filmar con lluvia, y que por cierto, ambas cosas le salen bastante bien.

Por otro lado, la película es un continuo cambio de tono de principio a fin, pasando del drama a la comedia, y aterrizando en el horror, en cuestión de segundos, sin que en ningún momento la cosa chirríe. Puede que haya espectadores que se sientan incómodos con el tipo de humor que destila la película, y de la forma en la que lo hace, escogiendo para ello algún que otro momento de enorme dramatismo, como la secuencia en la que se llora por los desaparecidos. Personalmente, me ha parecido perfecto, no desentona e incluso le infiere un mayor dramatismo. La película aparte de ser un film de acción en el que se da caza a una criatura que se las trae, ya que desconocemos de lo que es capaz, es también una reflexión sobre la manipulación por parte de los poderes políticos, en la que los americanos no quedan demasiado bien parados. Además, es una reflexión sobre la unidad familiar, con ese dibujo nada forzado de la familia protagonista, que destaca cada uno por algún defecto, algo que les hace ser un desastre como personas.

Algunos de los miembros de dicha familia están interpretados magníficamente por unos actores totalmente entregados a su labor. Destacaría en primer lugar al protagonista central, ese padre despistado, maravillosamente encarnado por un expresivo Song Kang-ho. Lo de este actor es increíble, película que hace, película que se marca una interpretación de altura. También destacar al que hace de padre, el personaje con más fuerza nostálgica, encarnado por un muy convincente Byeon Hie-bong, quien logra un par de momentos bastante emotivos, por su sencillez. Y la niña a la que el monstruo rapta para comérsela más detenidamente, está verdaderamente sensacional, dándole vida Ko Ah-sung, un pequeño prodigio de naturalidad y frescura. Por cierto, es este personaje el que protagoniza el momento de mayor suspense de la película, una escena en la guarida del bichejo, que quita el aliento.

Un soplo de aire fresco a nuestra cartelera con el que un servidor ha disfrutado de lo lindo, algo esencial y primordial en esto del Cine. Tal vez sus efectos visuales canten un poco en alguna secuencia, como la del fuego, pero no importa demasiado, están aprovechados al máximo y al completo servicio de una historia de lo más ejemplar. Otros se gastan millonadas en efectos visuales, y lo único que nos ofrecen es el vacío más absoluto. Con esto termino mi visionado de la filmografía de Bong Joon-ho, y el resultado final podría ser algo así como una mala y dos buenas (ésta y la anterior), y a la espera quedo ansioso de lo que pueda hacer en el futuro.

En Blogdecine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio