Publicidad

'The Vigil', un ejercicio de horror minimalista con tantas buenas ideas como monotonía
Críticas

'The Vigil', un ejercicio de horror minimalista con tantas buenas ideas como monotonía

La omnipresente Blumhouse apadrina el interesante debut de Keith Thomas, cineasta que ya se encuentra preparando una nueva versión de los 'Ojos de fuego' de Stephen King para la compañía de Jason Blum. 'The Vigil' es un pequeño y disfrutable tren de la bruja de espacios reducidos y ambientes algo sobrecargados.

La vigilia infernal

Un hombre de 30 y tantos años sin fe y sin dinero accede a vigilar el cadáver de un anciano recientemente fallecido. Pero lo que este shomrim no sabe es que el fallecido, miembro de la comunidad judía ortodoxa, fue perseguido durante su vida por una entidad maligna que le provocó una vida miserable junto a su anciana viuda.

Presentada en Toronto y Sitges, 'The Vigil' es la primera película escrita y dirigida por Keith Thomas, un prometedor nuevo cineasta que busca su lugar en el nuevo horror psicológico, aunque en algún que otro momento decida romper la atmósfera inquietante que plantea con su estupendo primer acto a base de jump scares. A pesar de esos molestos sobresaltos, la película de Thomas resulta atractiva al desarrollarse en un escenario tan poco común en las salas como la comunidad judía ortodoxa de Nueva York. Eso sí, quien venga buscando una carga de horror teológico en la línea del cine más incómodo, puede salir de una experiencia mucho más tradicional.

The Vigil

'The Vigil' es un tren de la bruja clásico, un one man show (of the dead) con un protagonista que deberá vencer sus propios demonios antes de hacerse cargo de otros algo más preocupantes y aterradores. Su minimalista puesta en escena es la enésima demostración de cómo a Blumhouse le gustan tanto la humildad como la ambición que supone aterrar desde esa escasez de medios.

El tren de la bruja

Es una lástima que al final 'The Vigil' claudique y tropiece en la pantalla por culpa de un perezoso desarrollo, porque resulta su pista de salida resulta realmente atractiva. Estos shomer, guardianes de los muertos, cuida el cadáver para consolar su alma y protegerlo de males invisibles. Suelen ser familiares o amigos, pero a veces, cuando alguien no quiere hacerlo, se busca uno pagado. ¿Quién no querría realizar esa labor? ¿Por qué?

critica vigil

Además de estar ambientado en una costumbre y un folklore que puede resultar lejano a muchos, la historia presenta a una comunidad de jóvenes algo perdidos e indiferentes, desencantados, con la realidad que les ha tocado vivir. En el caso del protagonista, una tragedia que, a pesar de no haber sido 100% evitable, provoca su salida de la comunidad y un nuevo comienzo en una realidad que puede no estar hecha para él.

Ese enfrentamiento cultural enriquece las bases de 'The Vigil', pero pronto se olvidará de todo ello para ofrecer un desfile de apariciones, golpes de efecto y sustos con los ya demasiado aburridos frames salteados, epilépticos, que popularizó la edad de oro del horror nipón post- 'The Ring'. Aunque sea inevitable sentirse arrastrado por un golpe de rutina hasta un final interesante, esto no es 'It: Capítulo Dos', sobre todo porque dura la mitad que aquella.

Está claro que la película podría haber recortado algunas soluciones, explicaciones, diálogos o flashbacks, pero se muestra inteligente a la hora de lidiar con los actos de fe y algunas visiones realmente aterradoras. Tendremos en cuenta al siguiente paso a dar por esta nueva promesa de un género que siempre tiene algo que ofrecer.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios