Compartir
Publicidad

'Tropic Thunder', el trópico del cachondeo

'Tropic Thunder', el trópico del cachondeo
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me niego a incluir el subtítulo 'Una guerra muy perra' en el título de esta entrada. 'Tropic Thunder' es un título conseguido, perfecto para identificar una película bélica ficticia. Traducirlo como 'Una guerra muy perra' es un crimen similar al de llamar '¡Olvídate de mí!' a 'Esplendor/Brillo eterno de la mente inmaculada' porque, a pesar de ser un drama romántico, lo protagoniza Jim Carrey. O renombrar 'Virgin Territory' como 'Aprendiz de Caballero' para que alguno pique y se resista a comprobar el bochornoso softcore en el que se ha metido. ¿Alguien sabe dónde vive alguno de estos traductores de pacotilla?

'Tropic Thunder' es un ejercicio de metacine pocas veces visto. La comparan con 'Zoolander', el anterior trabajo del cómico estadounidense Ben Stiller como director. Pero lo cierto es que, sin desmerecer del todo 'Zoolander', esta nueva película le da mil vueltas. No sólo porque es mucho más divertida, sino porque se pitorrea de Hollywood de un modo sanísimo, desde el umbral de lo políticamente incorrecto. Es de lo más irreverente y desternillante que he visto este año. El año pasado la película perfecta para ver con unos amigos y disfrutar del humor inteligente era 'Arma Fatal'. Este año es, a todas luces, 'Tropic Thunder'.

La película estimula en cantidades industriales a quien tenga una perspectiva escéptica del cine. A ese que cree que hay mucho por inventar y Hollywood no se da cuenta. A quien está en el loro y sabe que estamos en una mala época, con plagios, secuelas, remakes, adaptaciones sin sentido. Porque 'Tropic Thunder' es, no me cansaré de decirlo, cine que habla del cine. Asistimos a unos primeros minutos de infarto, donde podemos ver una película épico-bélica que calificarla como excesiva es quedarse corto. Un torbellino dirigido por el inglés Damien Cockburn (Steve Coogan), basado en un libro autobiográfico del sargento 'Potras' Tayback (Nick Nolte), un fanfarrón estereotipado que vivió el infierno bélico en su juventud.

'Tropic Thunder' (me refiero a la película dentro de la película) tiene de original lo que Stiller de tonto. En un puñado de planos vemos 'Platoon', 'Apocalypse Now', 'La colina de la hamburguesa' o 'Salvar al Soldado Ryan', todo con una hiperbólica sucesión de explosiones, momentos estelares, clichés a la sazón y sobreactuaciones. Los actores implicados en la que es la película bélica más cara de la historia está protagonizada por Toug Speedman (Ben Stiller), Kirk Lazarus (Robert Downey Jr.) y Jeff Portnoy (Jack Black). Es gracioso ver cómo presentan a estos tres actores: con trailers de películas (ficticias también, claro) en las que han participado. Speedman está casi acabado, interpretó a un retrasado para conseguir ser nominado al Oscar y le salió el tiro por la culata. Lazarus es un prestigiosísimo actor australiano que se siente absorbido por los personajes que interpreta (magnífico el trailer de la película donde interpreta a un monje junto a Tobey Maguire). Portnoy es un drogadicto que se ha coronado como el rey de la comedia caca-culo-pedo-pis encarnando a varios personajes en la misma película, al estilo de Eddie Murphy.

Ese comienzo, junto a comprobar que las apariciones del 'Potras' y de un casi irreconocible Tom Cruise como el productor Les Grossman son casi geniales, es garantía de un rato buenísimo. Robert Downey Jr. interpreta a un sargento afroamericano, con lo cual comienza a hablar como una especie de arquetipo del argot de los "negratas" (algo que no se pierde del todo, increíblemente, con el doblaje). Cuando la película está a punto de irse a la porra (memorable la bronca por videoconferencia de Grossman), y el equipo cerca de hacer sus maletas en el set en el sudeste asiático, el 'Potras' sugiere a Cockburn que los desperdigue por la selva, para que sientan miedo de verdad y pueda ser una película más seria.

Los minutos centrales son algo más flojos, con Speedman involucrándose él mismo en el proyecto y unos nativos del lugar de rodaje que los confunden con soldados de verdad. Ahí los tópicos siguen aflorando, pero en el buen sentido, con el mismo tono de sátira hacia los desarrollos argumentales de las películas épicas, bélicas y, en fin, comerciales. Cuando una película se centra tanto en burlarse, y además, lo hace bien, es normal que tenga en el bolsillo al espectador. Muchos chistes, mucho humor referencial, bien trabajado y bien logrado. Un reparto impresionante, en el que sólo flaquea Matthew McCounaghey (que cree que actuar es abrir la boca) y Jack Black (que hace lo mismo de siempre), un Robert Downey Jr. realmente prodigioso, y un acierto absoluto de Ben Stiller, que dirige, produce, protagoniza la película y la escribe junto a Justin Theroux, también actor (el de las gafas de sol de 'Mulholland Dr.') y Etan Cohen, que no tiene nada que ver con los hermanos de 'Fargo'. Es una película arrolladora, enormemente entretenida e ingeniosa a más no poder. 'Tropic Thunder' es una de las mejores opciones de este año, un kit de sonrisas de complicidad e incluso intermitentes carcajadas. Véanla, relájense y riánse. Que al ver el trailer de 'Dragonball' o saber que se prepara 'Blade Runner 2', uno no sabe si reír o llorar. Y 'Tropic Thunder' nos dice precisamente eso: que hay que reír.

En Blogdecine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio