Compartir
Publicidad
Publicidad

El primer programa de Supernanny

El primer programa de Supernanny
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la noche del viernes, la cadena Cuatro estrenó su nuevo programa, Supernanny. En él, una experta psicóloga infantil (Rocío Ramos-Paúl) ayuda, con las cámaras de testigo, a proporcionar a una familia recursos y estrategias para enfrentarse a problemas en los que los niños son los protagonistas.

Este formato, importado tras un gran éxito internacional, nos da la oportunidad de observar, a través de la pequeña pantalla, los progresos de la familia desde una situación inicial generalmente desastrosa y desquiciante (en la que los padres tienen mucho que ver), pasando por el diagnóstico de la Supernanny y la puesta en marcha de distintas alternativas.

Como resumen del primer programa, diría que el reportaje central (en el que se ve la evolución del "caso") está hecho con ritmo, y es sumamente interesante. Discrepo un poco con la imagen que se pretende dar a la Supernanny (con ese gesto serio, ese paso decidido, esa ropa formal... un aire a la Señorita Rottenmaier), pero supongo que ese es el perfil que se pretende mostrar: alguien dispuesto a imponer normas en entornos donde esas normas no existen. Por cierto, que el programa es bastante respetuoso con los padres: no se centra tanto en lo que hacen mal (en tono de reproche) sino en qué cosas pueden mejorar. La tele obviamente es tramposa, ya que nos pemite seleccionar momentos. Aun así, los resultados son asombrosos, y la transformación del niño de diablo a "angelito" (con todos los matices del mundo) es sorprendente. No digo que sean facilmente extrapolables a las situaciones que cada uno viva en su casa, pero nos da idea de lo que se puede conseguir poniendo en marcha algunos cambios en las rutinas diarias, y quizás nos haga reflexionar sobre cosas que nosotros hacemos mal.

Lo que no me ha gustado nada es lo de alrededor; tanto antes como, sobre todo, después del reportaje, Cuatro ha montado una especie de debate-show con público en directo, la presencia de la Supernanny, los padres (que no hacen sino repetir lo que ya han dicho en el reportaje) y un conjunto de "famosos" (¿por qué ahora hay que meter "famosos" en cualquier formato? Francamente, a mi no me aporta nada lo que Coral Bistuer opine sobre la educación infantil... ni sobre nada en general. Quizás de artes marciales, pero de lo demás...). Se trata de estirar como el chichle el reportaje sin añadir nada, a base de repetir lo ya dicho y de opiniones insulsas de gente irrelevante.

Desconozco si este planteamiento lo mantendrá Cuatro en las siguientes entregas, espero que no. Ojalá se limite a emitir los "casos de la Supernanny". Quizás rellene menos tiempo de parrilla, pero lo hará de forma más interesante.

Más información | Microsite de Supernanny, en Cuatro.com En ¡Vaya Tele! | Una supernanny para educar a tus hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos