Publicidad

El horripilante bebé de 'Crepúsculo', la imagen de la semana

28 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

La saga 'Crepúsculo' ('Twilight') dejó excelentes recuerdos a sus fans y escenas traumáticas para el resto del planeta, incluyendo vampiros que brillan a la luz del día, hombres lobo que maltratan a sus mujeres o un ridículo engrendro nacido del amor entre una humana y un vampiro. Lo que no sabíamos es que el bebé de Bella (Kristen Stewart) y Edward (Robert Pattinson) era en un principio aún más horripilante que la versión definitiva que vimos en la pantalla.

En la doble entrega final de 'Crepúsculo' que dirigió Bill Condon, Bella y Edward se lo pasan bomba durante la Luna de Miel pensando que un vampiro no puede dejar preñada a una humana, lo cual tiene sentido porque, básicamente, el tío está muerto. Pero la autora, Stephenie Meyer, es una cachonda mental y la joven se queda embarazada sin explicación alguna; porque sí. El parto casi la mata pero con ayuda de su amante vampiro logra dar a luz a Renesmee, una niña que crece a una velocidad mayor de la normal.

Para encarnar al personaje la idea inicial era usar una muñeca, sin embargo, la cosa que crearon daba más miedo que la usada por James Wan en 'Expediente Warren' ('The Conjuring', 2013). No os perdáis el vídeo, sobre todo el momento en el que "Chuckesmee" toca el rostro de un acojonada Nikki Reed.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios