Compartir
Publicidad
Por qué nos fascinan las precuelas: la fiebre de las películas y series de orígenes, y todas las que veremos próximamente
En rodaje

Por qué nos fascinan las precuelas: la fiebre de las películas y series de orígenes, y todas las que veremos próximamente

Publicidad
Publicidad

Las precuelas tienen una mala fama terrible, y sin embargo, su concepto es más "creativo" que el de una secuela al uso. Porque una secuela es, a fin de cuentas, arrojar al espectador "más de lo mismo". ¿Te gusta esta aventura? Pues toma otra. Y otra. Y otra. Manteniendo todos los elementos de las entregas previas sea como sea posible. Argumental, industrial o lógicamente. Es la matemática del serial, tan vieja como el mismo cine y cuyos orígenes literarios se remontan a mucho antes, pero partiendo de obras que no están originariamente pensadas para ser serializadas.

Sin embargo, las precuelas añaden un matiz que, sobre el papel, debería dignificarlas: no son "más de lo mismo" sino un salto atrás en el tiempo para hurgar en los orígenes de un personaje, una relación o un suceso. Hay un interés -siempre sobre el papel- en indagar en los porqués. ¿Por qué algo del pasado influyó en el futuro? Por supuesto, eso es la teoría: de un tiempo a esta parte, las precuelas no son más que una fórmula más para generar franquicias manteniendo una marca famosa, pero sin tener que recurrir necesariamente a las estrellas han dado fama a la serie. Es decir, es una secuela donde el espectador entiende que, por lógica, a menudo hay que cambiar actores y escenario, lo que desde el punto de vista del negocio es sumamente atractivo.

¿Qué sucede de un tiempo a esta parte que todo son precuelas? Disney (a través de sus dos grandes generadoras de franquicias, Lucasfilm y Marvel) recurre a ellas continuamente, y recientes noticias como la de una precuela de 'Grease' que contará cómo se conocieron Danny y Sandy en el famoso verano al que hace referencia la canción 'Summer Nights', dejan bien claro que el concepto de precuela está definitivamente asentado en la maquinaria de Hollywood. Pero... ¿cómo hemos llegado a este punto? Revisamos la historia de este recurso pensado para que el chorizo industrial del cine no pare nunca, y también algunas de las que están por venir.

Precuelas: Origins

La primera precuela entendida como tal en el cine bien podría ser 'Los primeros golpes de Butch Cassidy y Sundance', que se rodó para aprovechar el éxito de 'Dos hombres y un destino', pero llegó a las pantallas nada menos que diez años después. Tom Berenger sustituyó a Robert Redford, y William Katt a Paul Newman, y les dirigió Richard Lester, muy bregado en secuelas de grandes éxitos dirigidos por otros (de 'Los tres mosqueteros' a 'Superman II', pasando por 'Robin y Marian'). Conservó a William Goldman, guionista de la película original, lo que ya plantea aspectos de las precuelas que luego acabarían siendo ingredientes familiares: algunos elementos del original se conservan y otros no, pero la sensación general es la de "hacemos la precuela porque no podemos hacer la secuela". Se viste de reflexión sobre los orígenes del mito posterior y a menudo se recurre a la parodia o la desmitificación.

Pero, desde luego, la tradición de las precuelas se remonta a mucho antes que los inicios del cine. De hecho, el poema épico perdido 'Cipria', escrito entre el siglo VII y el VI a.C., pretende completar aquellos detalles relativos a la Guerra de Troya que acontecieron antes de lo narrado en la 'Iliada' y la 'Odisea'. Pero fue escrito después, es decir, que ya existía esa vocación de la precuela de "tapar agujeros" en las narrativas.

En literatura ha sido una práctica habitual durante todo el siglo XX (o incluso antes: ahí están 'Ricardo II', 'Enrique IV' y 'Enrique V' de William Shakespeare como precuelas -escritas posteriormente en el tiempo, no olvidemos- de 'Ricardo III' y 'Enrique VI'). ¿Más casos notables? Sin duda, 'Preludio a la Fundación' y 'Hacia la Fundación', precuelas muy tardías (más allá de los años ochenta) de la magistral 'Fundación' de Isaac Asimov, de 1951. También Tom Clancy escribió 'Juego de patriotas' como historia de origen de su Jack Ryan años después de que tuvieran éxito otros libros protagonizados por el analista de la CIA. Y uno de los ejemplos más recientes y más notorios es 'Wicked', popular por el musical (y futura película), pero que nació como precuela literaria en 1995 acerca de la Bruja del Oeste de 'El mago de Oz'.

Como decimos, en el cine hay precuelas desde los mismos orígenes del medio. El cine fantástico las usó a menudo para recuperar monstruos que habían quedado inutilizados en la entrega anterior. Es el caso de 'El golem' (1920), que en realidad es una precuela de una película de 1915 que hoy se considera perdida. Y hay innumerables ejemplos, de la reciente precuela de 2011 de 'La cosa' (que no alcanza la gloria de su precedente, pero tiene una manera muy fina e inteligente de hilar las dos historias) al ignoto telefilm 'Psicosis IV', donde Norman Bates recuerda los inicios de su trauma (la fabulosa serie 'Bates Motel' también hace el mismo ejercicio). 

Hoy es técnica habitual en el género: la segunda y tercera 'Paranormal Activity' son precuelas de la primera; el warrenverso de James Wan se cimenta sobre precuelas, siendo todas las 'Annabelle' y 'La monja' precuelas de las 'Expediente Warren'; la tercera y cuarta 'Insidious' son precuelas de las dos primeras; y la franquicia 'Animales fantásticos y dónde encontrarlos' cuenta los orígenes de algunos de los más célebres personajes de 'Harry Potter'.

Y no solo dentro del cine fantástico. Muy a menudo el cine de prestigio o comercial se ha apropiado de la técnica de la precuela. Uno de los casos más conocidos es 'El padrino II', que cuenta la historia del joven Vito Corleone que había interpretado antes Marlon Brando, siguiendo una táctica que ya estaba en la novela original de Mario Puzo, con un flashback que era casi un pequeño relato inserto en el libro. O 'Twin Peaks: Fuego camina conmigo', como precuela de 'Twin Peaks' y su anunciadísima crónica de los últimos días de Laura Palmer

El caso más conocido y elaborado de una franquicia de precuelas, que se adelanta al caso de 'Star Wars' en términos de popularidad y de posibilidad para contar historias rellenando huecos es la serie clásica de 'El planeta de los simios'. Tras una secuela al uso en 1970 del clásico de 1968, 'Regreso al planeta de los simios', la serie contó el origen del conflicto entre simios y humanos en tres películas sucesivas: 'Huida del planeta de los simios' (que usa el viaje en el tiempo para mandar a simios inteligentes a nuestra época -con lo que no es estrictamente una precuela, sino una secuela que emplea herramientas precueleras-), 'La rebelión de los simios' (que es, más o menos, la base para las entregas actuales) y 'Batalla por el planeta de los simios'.

El uso del término "precuela" se masificó de forma más o menos definitiva con la Trilogía de los Episodios I al III de 'Star Wars'. Su éxito inyectó en el gran público la idea, más sofisticada de lo que parece, de que lo que llevaban viendo toda la vida como arranque de una historia eran en realidad episodios intermedios de una historia más amplia. Una cuestión fácil de asimilar por el público acostumbrado, por ejemplo a las largas sagas superheroicas en cómic, herederas de los seriales que ya hemos mencionado, pero no tanto para el espectador medio de los taquillazos de Hollywood. Además, como precuelas escogían un tema arriesgado: la corrupción de un personaje que en las entregas conocidas por todos era un villano absoluto desde una postura heroica. Estas nuevas precuelas obligaban a empatizar con él y, con ello, replantear lo que el espectador daba por sentado en la trilogía clásica. 

Lejos de ser un formato agotado, el recurso sigue y se ha convertido en una de las herramientas básicas de Hollywood para engordar franquicias, a veces con más y a veces con menos ingenio. He aquí unos cuantos ejemplos de precuelas que se nos vienen encima en los próximos meses.

Joker

Con un modesto presupuesto de 55 millones de dólares, esta aproximación a los orígenes del Joker promete estar fuera del Universo DC, quizás abundando en la idea, tras los éxitos de '¡Shazam!' y 'Aquaman', de que las películas de la compañía se van a convertir en una amalgama de tonos, estilos y públicos objetivos. En este caso, Joaquin Phoenix como Joker, Robert De Niro como secundario que parece remitir a 'El rey de la comedia' y Todd Phillips ('Resacón en Las Vegas') como director son los nombres más conocidos de una película que parece alejarse de las ficciones superheroicas al uso. Aunque en este film ambientado en los años ochenta y que cuenta las tribulaciones de un cómico en busca del triunfo, los Wayne aparecen mencionados.

The Mandalorian

mandalorian

Aunque apenas hay aún datos sobre ella, 'The Mandalorian', el buque insignia de Disney+ en relación con Star Wars, se sitúa después de la caída del Imperio y antes del alzamiento de la Primera Orden. Es decir, en el espacio de tiempo que media entre 'El retorno del Jedi' y 'El despertar de la fuerza'. Los mandalorianos son los habitantes de un planeta habitado por cazadores de recompensas, y aunque nunca ha sido mencionado como tal en las películas de 'Star Wars', es parte importante del lore de la saga. De allí han salido personajes tan carismáticos y queridos por los fans como Boba y Jango Fett, y Sabine de 'Star Wars Rebels'. Jon Favreau es el showrunner, y protagonizan Pedro Pascal, Gina Carano y Nick Nolte, entre otros.    

The Many Saints of Newark

los soprano

La película-precuela de 'Los Soprano' ya empieza a deslizar datos sobre su reparto. La noticia más curiosa es que Michael Gandolfini, hijo de James Gandolfini (fallecido en 2013) dará vida al personaje que popularizó su padre: Tony Soprano, solo que bastante más joven. Coescrita por David Chase y Lawrence Konner y dirigida por Alan Taylor, contará los disturbios que enfrentaron a la población afroamericana y la italoamericana con un balance de 26 muertos durante 1967 en Newark, en el estado de Nueva Jersey.

McClane

Die Hard1

Puede que llegue en 2019, puede que llegue en 2020, puede que no llegue nunca. Pero si llega en algún momento, la sexta parte de la mítica 'La jungla de cristal' se llamará (quizás) 'McClane', y entremezclará secuencias del presente del McClane sexagenario (porque no podemos prescindir de Bruce Willis) con sus inicios en el cuerpo. O eso dice Lorenzo di Bonaventura de la película, cuyo proyecto lleva varios años dando tumbos bajo nombres como 'Old Habits Die Hard' y 'Die Hard: Yer One'. Dirige Len Wiseman.

Metropolis

Metropolis

No se sabe nada de ella desde enero de 2018, pero ahí sigue: 'Metropolis' irá directa a DC Universe (si la plataforma no se defenestra antes) y sus responsables son John Stephens -productor ejecutivo de 'Gotham'-, y Danny Cannon, uno de los directores habituales de la serie. Como en ésta, Superman no hará acto de presencia, sino que la serie se ambientará años antes de la aparición pública del héroe. En la ciudad, la improbable pareja formada por Lex Luthor y Lois Lane investigan fenómenos extraños al más puro estilo 'Fringe'. 

Kingsman: The Great Game

Kingsman Movies Tv Show Announced Matthew Vaughn

Febrero de 2020 es la fecha prevista para el estreno de esta precuela dirigida por Matthew Vaughn después de que se cancelara una prevista tercera entrega que habría cerrado la primera trilogía de aventuras con los mismos protagonistas. En su lugar, 'The Great Game' estará ambientada a principios del siglo XX y detallará cómo se formó la agencia de espionaje que da título a la franquicia. La secuela al uso de la serie queda en suspenso de momento, y entre los intérpretes anunciados para la precuela están Ralph Fiennes, Harris Dickinson y Charles Dance.

Juego de Tronos

Juego de tronos

Un año antes del estreno de la última temporada de la serie, HBO ya adelantó que habría precuela. Coescrita por el propio George R. R. Martin junto a Jane Goldman, estaría ambientada miles de años antes de los eventos de la serie que conocemos, narrando el declive del mundo desde la Edad de los Héroes. Los Stark o los caminantes blancos volverán a aparecer, generaciones antes, en la trama de la serie. De momento se ha confirmado la presencia de Naomi Watts en el reparto. 

24

Sin Kiefer Sutherland pero con los creadores de la serie original, Howard Gordon, Joel Surnow y Bob Cochran, vuelve la serie después de una especie de secuela/spin-off que no convenció a nadie. De momento no hay más datos de un proyecto en el que se estaba trabajando ya a mediados del año pasado, pero se conjetura acerca de si el argumento podría girar en torno a algunos datos del pasado de Bauer que se desvelaron en la sexta temporada.

The Dark Crystal: Age of Resistance

cristaloscuro

La esperadísima y más que asegurada precuela en forma de serie de la mítica 'Cristal Oscuro' de Jim Henson tendrá a Brian Foud de nuevo como diseñador de personajes y a Louis Leterrier como director. En ella tres Gelflings se enfrentarán a los terribles Skeksis para recuperar el Cristal de la Verdad, lo que suena casi a pseudo-reboot, pero lo importante aquí es el reencuentro con las artesanales marionetas del original y el prometedor plantel de voces que les darán vida: Taron Egerton, Anya Taylor-Joy, Nathalie Emmanuel, Mark Hamill, Jason Isaacs, Helena Bonham-Carter, Natalie Domer, Toby Jones, Mark Strong, Alicia Vikander, Simon Pegg y Andy Samberg, entre otros.

Cruella

Emma Stone se suma a la interminable ristra de remakes Disney (junto con una secuela de una precuela, la segunda parte de 'Maléfica'), esta vez con una precuela de las películas de '101 dálmatas' protagonizadas por Glenn Close, y donde conoceremos a una Cruella De Vil joven y dando sus primeros y despiadados pasos en el mundo de la moda. Al parecer el retrato tendrá aires punk, según afirman en Disney. Dirige Craig Gillespie, responsable de 'Yo, Tonya', que intentará rematar una producción que lleva más de tres años dando tumbos por los despachos de Disney.

Summer Loving

El último anuncio de precuela que nos ha llegado es el de 'Summer Loving', la película con guión de John August ('Big Fish') que contará qué pasó exactamente en el verano del amor en el que se conocieron Sandy y Danny, originariamente interpretados por John Travolta y Olivia Newton-John. Posiblemente con una cantidad de canciones nuevas nada desdeñable, el proyecto es altamente insensato, pero quién sabe: el musical original ha alcanzado ya la categoría de mito de la cultura pop y la secuela con Michelle Pfeiffer en su día no le gustó a nadie y es estupenda, así que... 

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio