Compartir
Publicidad

Sí, puedes entrar en los cines con comida ajena a sus establecimientos

Sí, puedes entrar en los cines con comida ajena a sus establecimientos
49 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El fin de semana es el momento elegido por muchos espectadores para ir al cine. Hay estrenos, más tiempo para ocio, ganas de salir y quedar con los amigos. Y una parte importante del público tiene la costumbre de comer palomitas o chucherías mientras ve una película. Por eso me parece un buen momento para comentar esta noticia: la asociación de consumidores ha denunciado a 3 salas por impedir el acceso con bebida o comida adquirida fuera de las instalaciones.

La FACUA se apoya en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, para calificar de 'cláusula abusiva' y contraria a la ley prohibir que alguien entre en un cine con alimento comprado en un supermercado. Según publica en su página web, Cinesa Xanadú (Alcobendas, Madrid), Kinépolis (Madrid) y Pontevedra Cinexpo (Galicia) han sido denunciadas ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid y el Instituto Galego de Consumo, respectivamente.

Aviso de Cinesa

Los cines "no son un restaurante", declara la asociación, en respuesta a la posición de algunas de estas cadenas, que entienden que por vender alimentos, el cliente que quiera comer algo dentro de sus salas debe acudir a sus tiendas. Nadie se quejaría de ello si no fuera porque se aprovechan de los consumidores elevando considerablemente los precios. En los trenes también hay cafeterías y los productos son muy caros PERO nadie te impide que entres al tren con alimento comprado fuera.

FACUA recuerda que la venta de alimentos no es la "actividad principal" de los cines, por tanto, no pueden obligar a los clientes a que sólo consuman productos comprados en sus tiendas. Pide que nadie se quede callado y acepte este comportamiento abusivo, aclarando que sus denuncias fueron llevadas a cabo por los avisos de varios consumidores a los que se les impidió la entrada. Según consta en su web, recientemente consiguieron que una sala de San Fernando (Cádiz) dejara de poner en práctica esta prohibición.

Comer o no comer, ésa es la cuestión

Comida en los cines

Aunque intento "desintoxicarme" y no compro siempre (sobre todo por el elevadísimo precio), desde niño tengo la costumbre de comer palomitas cuando voy al cine, las que hacen allí, así que nunca me he visto en una situación similar, que imagino debe ser incómoda. Alguna vez he entrado con un botellín de agua, de manera visible, por si había algún problema, y no me han dicho nada. ¿Alguna vez te han impedido entrar en un cine con comida comprada en otro sitio? ¿Se solucionó o no pudiste entrar?

Por otro lado, cabe plantear hasta qué punto debería estar permitido entrar con comida en el cine. Independientemente de su origen. Al buscar imágenes para este texto encontré la que ves arriba y recordé haber compartido sala con espectadores especialmente ruidosos y maleducados, tanto comiendo como abriendo bolsas, que llegaron a convertirse en una distacción bastante molesta durante el visionado. Quizá una solución podría ser reservar pases exclusivos sin comida, al igual que los hay en versión original. ¿Qué opinas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos