Compartir
Publicidad
'Cifras y Letras', Nostalgia TV
Entretenimiento

'Cifras y Letras', Nostalgia TV

Publicidad
Publicidad

No, nuestra sección no ha colapsado el espacio-tiempo y no os hablamos desde el futuro. Aunque 'Cifras y Letras' sigue formando parte del presente (de FORTA, ergo de las televisiones autonómicas), hoy retrocedemos veinte años en el tiempo para hablar del 'Cifras y Letras' más académico, más solemne y más enjuto: el que presentaba Elisenda Roca en TVE.

A diferencia de la dinámica general de los concursos de los años 80, en 'Cifras y Letras' no había pruebas con nombres rimbombantes ni batería de preguntas de cultura general o secciones que hicieran dinámico el programa. Desde el punto de vista de los concursantes, era como presentarse a los exámenes finales de Matemáticas y de Lengua. No parece emocionante, ¿no? Pues tenía sus momentos. Y la parte pedagógica no se le puede negar.

Pues eso... cálculo y léxico


El concurso sólo tenía dos pruebas, que se iban alternando. En "cifras" se trataba de llegar a la cifra exacta propuesta, utilizando una serie de números que los concursantes elegían entre cuatro filas (algunas contenían números del 1 al 10, otras 25, 50, 75 o 100). Sólo podían usar cada número una vez, y hacer con ellos las operaciones (básicas) que fueran necesarias para dar con la cifra. A veces el azar no lo permitía y sólo se podía llegar a una aproximación. Ganaba el número exacto o el que más se acercara, una vez que la profe de mates (Paz Morillo, Inmaculada Llorens y luego Irene Mora) corregía el examen.

Con las letras se jugaba algo parecido a un Scrabble: ganaba el que lograra la palabra más larga con las letras que habían ido eligiendo. La posibilidad de elegir (algo que no existe en la versión de las autonómicas) les concedía cierta ventaja. Pero hacer un scrabble en 'Cifras y Letras' (usar todas las letras) era bastante inusual. De hecho, el que lo conseguía ganaba al instante medio millón de pesetas. El mismo premio que recibía el que lograra cuatro números exactos en el mismo programa.

Tampoco inventaron nada nuevo. El programa era una adaptación del original de la televisión francesa en los años 70 'Des chiffres et des lettres', con el que su creador se hizo de oro, exportándolo a medio mundo y que aún se sigue reinventando. En España, pasó de su estancia en La 2 con Elisenda Roca entre 1990 y 1996 a instalarse en las autonómicas a partir de 2002, con nuevos presentadores y nuevos académicos. Impagable, entre ellos, Antonio Elegido (el experto en letras de la versión de Telemadrid y Canal Sur), su melena y su sentido del humor (lingüista).

Divertido y didáctico, también

Cifrasyletras_ElisendaRoca

Lo parte "emocionante" del programa (además de jugar en casa, ¿o sólo era yo la freak que cogía papel y boli y retaba a su hermano?) venía cuando los concursantes se envalentonaban con algún término del que tenían dudas. Por si acaso, probaban. Entonces entraba en acción Octavio Iglesias, el académico, que buscaba en la última edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua -como escuchar la voz de los súpertacañones- de papel y no online, para comprobar -aunque él ya sabía que no- si la palabra existía.

Ese era el filtro: que la RAE lo aceptara. Si jugaran ahora podrían escribir "almóndiga", "toballa", "descambiar" o "murciégalo" y sería correcto. Pero en 'Cifras y Letras' hubo algún que otro visionario, que no es que escribiera mal una palabra, es que quiso inventar sus propios términos, a lo Ramón Gómez de la Serna con sus Greguerías. Como es imposible encontrar esta prueba documental, debéis fiaros de mi palabra y de mi memoria televisiva: alguien, en algún programa (creo que además era su quinto día y por tanto su última oportunidad de hacer caja) lo intentó con una palabra de nueve letras:


"Ñogitando"

Y se quedó tan a gusto. Y Octavio lo chequeó, por supuesto. Busco "ñogitar", por si aquel gerundio era correcto. Sería mucho afirmar que fue el mismo concursante que jugó con "Cagosa" porque no tenía una "ene". Octavio quiso aclarar si se refería a las raíces del verbo cagar. Pero no, el término correcto era "cagona". Sí, a veces 'Cifras y Letras' era divertido. También cuando la experta en mates resolvía aquel problema como si fuera por arte de magia, descubriéndote un mundo más allá de multiplicar una unidad por una centena y sumarle ocho. Las matemáticas son bonitas, cuando se entienden.

Aquel programa era puro gym para la mente. Aprendíamos curiosidades del lenguaje y el tiempo de las pruebas se acompañaba de música clásica. Cierto que no exigía ser un "experto" o acumular una enorme cantidad de datos. Sólo tener una mente acostumbrada a pensar, a no tirar de calculadora y a leer mucho. Sólo así se aprenden palabras y sólo así se tiene una mente ágil. Si en vuestra tele autonómica no emiten 'Cifras y Letras' (o, directamente, no tenéis televisión autonómica) siempre podéis practicar con el juego de mesa, el original con el logo de TVE (con el que te convertías de verdad en Elisenda Roca) o, como es habitual con cualquier juego, la versión Falomir.

Ficha Técnica: 'Cifras y Letras'

Cifrasyletras_Juegodmsatve
  • Título Original: 'Des chiffres et des lettres'
  • Género: Concurso
  • Cadena original: Antenne 2 (1975-1992)
  • Cadena en España: La 2 (1991-1996)>
  • Disponibilidad en DVD: NO
  • En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos