Publicidad

San Sebastián 2019: conclusiones y las mejores películas de la 67ª edición
San Sebastián

San Sebastián 2019: conclusiones y las mejores películas de la 67ª edición

Publicidad

Publicidad

Siempre es emocionante seguir la lectura del palmarés de un festival, por las sorpresas y decepciones, porque todos los pronósticos que hacemos suelen romperse. La Concha de Oro no fue para la favorita, 'La trinchera infinita', aunque se llevó dos galardones importantes, sino para 'Pacificado', brasileña pero con la Fox y Darren Aronofsky detrás. Y para bien o para mal, la 67ª edición del certamen de Donostia será recordada por esta decisión.

Un palmarés extraño, un festival imprescindible

A menudo olvidamos que los premios los entrega un jurado formado por un puñado de personas, con sus gustos y maneras de entender el cine; no la prensa o el público (ni esos veteranos expertos que gritan sus rotundas opiniones allá donde van). Claro que, a veces, las decisiones de los jurados nos resultan tan incomprensibles, tan disparatadas, que cuesta escuchar los ganadores sin llevarse las manos a la cara.

Muchos nos quedamos anoche con la expresión de la foto de Neil Jordan, al conocer que su jurado había alzado a 'Pacificado', de Paxton Winters, como la mejor película de todas las que competían en San Sebastián 2019, además de premiar su fotografía y su actor protagonista. Cinco de los siete galardones principales se entregaron a solo dos producciones, quedándose once sin mención alguna; ¿tan floja era la sección oficial a concurso, en opinión del jurado? Lástima no poder escuchar esos debates donde discuten y reparten los trofeos...

Este ha sido mi primer año en San Sebastián y he vuelto muy complacido. Para empezar, la ciudad es maravillosa (y la lluvia apenas hizo acto de presencia) y si tienes tiempo para pararte a comer, ya sea dulce o salado, puedes disfrutar de sitios extraordinarios. Si no, los pinchos o los bocatas de tortilla te salvan la vida. Por otro lado, los cines principales están a poca distancia unos de otros.

Las "butacas" de algunos de ellos no son precisamente cómodos pero te acabas acostumbrando a practicar contorsionismo. Al final lo que agradeces más es que el Kursaal (que además es la sede principal para la prensa) está casi al lado del Teatro Victoria Eugenia y al Principal o al Príncipe se llega en diez minutos. Con algo de fortuna no tendrás que ir al Antiguo Berri, más alejado.

Esto repercute positivamente en la experiencia del festival, así como la atención a los acreditados, las facilidades para organizar la cobertura, la amplia zona para trabajar o los cafés gratuitos e ilimitados. Por el contrario, hay un aspecto que considero mejorable y que ocasiona no pocos quebraderos de cabeza tanto a la prensa como a los profesionales de industria: los tickets. Tienes que acudir la mañana antes de los pases y se agotan enseguida, provocando esos pesadillescos cambios de agenda para poder aprovechar el tiempo y no perderse los títulos más relevantes.

Porque ocurre, es inevitable. Además, salvo que se pisen las sesiones, puedes pedir las entradas que quieras sin compromiso; luego no tienes que presentarte. Creo que el festival de Málaga acierta con su sistema online y asignando cada una al acreditado que la solicita, obligando a tener más cuidado. Otra molestia es que la prensa no dispone de una plataforma o una sala donde recuperar las películas que ya no tiene oportunidad de ver, como sí ocurre en otros certámenes. No es la pantalla grande, desde luego, pero vamos para hablar de sus películas, y al menos debería facilitarse lo más posible el acceso a los títulos de competición.

Por último, el de Donostia es el único festival español de "clase A", es un prestigioso escaparate para cineastas de todo el mundo y, claro, la programación está plagada de estimulantes propuestas. Podemos cuestionar el nivel general de la sección a concurso, pero quizá es que este 2019 no está resultando ser una buena cosecha; en Cannes tampoco encontramos muchas joyas y en Venecia lo mismo. Aun así, hemos visto grandes obras, el cine sigue vivo, y eso siempre compensa.

Las mejores películas (y una serie) de San Sebastián 2019

A Dark Dark Man

El ranking de Juan Luis Caviaro:

  1. 'A Dark-Dark Man' de Adilkhan Yerzhanov. Impresionante, no deja de sorprender e ir a más. A partir de un crimen recorremos un mundo sórdido, extraño e hilarante. Una de mis películas favoritas de los últimos años.
  2. 'Algunas bestias' de Jorge Riquelme Serrano. Un fascinante y sobrecogedor drama familiar que se va retorciendo conforme avanzan los minutos. Tiene dos escenas increíbles en el tramo final.
  3. 'La trinchera infinita' de Jon Garaño, Jose Mari Goenaga y Aitor Arregi. Intensa y absorbente, la historia de un hombre obligado a esconderse en su propia casa nos deja un inesperado drama romántico con la guerra civil y la dictadura como telón de fondo.
  4. 'Vendrá la muerte y tendrá tus ojos' de José Luis Torres Leiva. Uno de los trabajos más atrevidos, raros y difíciles para el público de San Sebastián, contiene momentos inolvidables. Creo que hay que valorar ejercicios libres como este, aunque tropiecen en ocasiones.
  5. 'Hasta siempre, hijo mío' de Wang Xiaoshuai. Sensible y emocionante, tres horas (no lo parecen) donde asistimos al drama de una familia china humilde y el profundo cambio de su país. La estructura no lineal le da un toque especial a una historia que podría haber caído en lo de siempre.

[Nota: para hacer la lista no he tenido en cuenta películas que ya vi y recomendé en Cannes, como las excelentes 'Parásitos', 'Retrato de una mujer en llamas' y 'El faro']

Joker

El ranking de Álex Manzano:

  1. 'Joker' de Todd Phillips. Por su capacidad para crear un estudio de personaje y sobre la locura dentro de un universo que lleva construyéndose más de medio siglo y aún así resulta fresco y nuevo.
  2. 'Parásitos' de Bon Jon-hoo. La cinta que ganó el pasado festival de Cannes es toda una fiesta, una sucesión de estímulos que el espectador recibe en una película que mezcla géneros sin complejo alguno.
  3. 'Amazing Grace' de Alan Elliott y Sydney Pollack. Por ser un documento oculto durante 40 años que ahora adquiere otro sentido. Un viaje musical, espiritual y una experiencia estética sin precedentes.
  4. 'The Laundromat: Dinero sucio' de Steven Soderbergh. Porque el cineasta se desata y ofrece una de las películas más libres y posmodernas de la temporada, él prometió una película de los Papeles de Canadá pero ha hecho lo que le ha dado la gana.
  5. 'Vida perfecta' de Leticia Dolera. La serie cómica para Movistar resulta ser una de las revelaciones de la temporada. Encuentra su verdad en su tristeza y su humor en su patetismo, impresionante.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir