'Soy Georgina': el Wallapop para ricos y otros 7 momentos memorables del delirante reality de Netflix
Listas

'Soy Georgina': el Wallapop para ricos y otros 7 momentos memorables del delirante reality de Netflix

A principios de año, Netflix estrenaba 'Soy Georgina', el ¿reality? (si es que podemos considerar que algo de lo que vemos aquí es real) sobre la pareja del futbolista Cristiano Ronaldo. Como no hay forma no irónica de ver esto, vamos a repasar algunos de los momentos más delirantes que lo confirman como un programa que hay que ver con cerebro apagado, con el que también te puedes echar unas risas.

Un vistazo a…
LAS 10 MEJORES SERIES DE LA DÉCADA (2010-2019)

El Wallapop para millonarios

Georgina Muebles

Uno de los momentos más memorables es cuando Georgina habla sobre redecorar su casa y le aconsejan que venda sus muebles por internet. "Yo tengo muchos amigos que compran sus muebles por internet pero claro, estos muebles son bastante grandes y no caben en cualquier casa. No puedo poner esto en Wallapop", tras lo cual se pregunta si existirá alguna web especializada en vender muebles "de lujo".

Bendiciones y buenas noches

Georgina Pitonisa

En la primera "quedada de Queridas" que nos enseñan en el reality, Georgina hace gala de su habilidad especial: la "Georgiología". Este truco, según ella, le permite adivinar el género de los bebés que aún no han nacido y consiste en pedirle a la persona que te enseñe las manos y si las pone hacia arriba, será niño, hacia abajo, niña. Después de esto, coge su colgante y lo acerca como si estuviera invocando a los espíritus: "¡Línea! ¡Vas a tener una niña!".

El buen español macarrónico

Georgina Cristiano

No es un momento concreto pero no podemos dejar de mencionar las entrevistas a Cristiano Ronaldo, que hace su mejor esfuerzo por chapurrear español, aunque muchas veces se cargue el efecto dramático de la escena. Al menos, tenemos los subtítulos para reconstruirnos la frase y descifrar qué quería decir con cosas como "me pareció supermayor para su edad".

Buena combinación, mala conexión

Georgina Wifi

Georgina intenta hacer siempre hincapié en que es una persona "como tú y como yo" y, claro, hasta a ella se le va el wifi de vez en cuando: "Siempre con el wifi de los cojones, cuatro routers en casa para esto" se queja cuando se le corta la videollamada para elegir modelitos.

Hablando de modelitos, en esta misma escena nos desvela cuál es el secreto de su estilo: "Me gusta combinar un chándal de 5 euros con un bolsazo o con joyas. Hay gente que no lo entenderá". Ella, incomprendida.

Vacaciones sencillas

Georgina De Vacaciones

Otro alarde de "problemas mundanos" es cuando la protagonista del reality se pone a planificar sus vacaciones. Georgina recuerda cuando veraneaba siendo una niña y lo mucho que lo echa de menos, justo antes de especificarle lo que está buscando a su "holiday planner": una villa, con muchas habitaciones, piscina privada, con un embarcadero... si no tiene gimnasio no pasa nada porque ya traen ellos las máquinas. "Somos como cualquier familia".

Sacrificios por amor

Georgina Sacrificios

Georgina incide una y otra vez en que su vida, "aunque parezca perfecta", también esta llena de sacrificio: como después de cada partido, cuando lo que de verdad le apetecería a ella y a Cristiano es coger un avión e ir a tomarse algo en Londres pero "hacen el esfuerzo" de volverse a casa con sus hijos. O aquella vez en la que quería ponerse un vestido vaquero para ir al partido pero no, que siendo tan sexy a ver si desde las gradas va a desconcentrar a su marido.

La cara de póker de Cristianito

Georgina Poker Face

Si hay algo real en 'Soy Georgina', probablemente sea Cristiano Júnior. Al pobre chaval lo llevan de aquí para allá y está siempre de pegote, con cara de no pasarlo particularmente bien. Especial mención al capítulo en el que se van al parque de atracciones a celebrar su cumpleaños. "Que a Júnior le haya gustado tanto la sorpresa es lo mejor que puede pasar". Ya se nota, ya.

¿Buroqué?

Georgina Aristocracia

Por último, el colofón del reality llega con una serie de tomas falsas que valen su peso en oro. "Yo no sabía si tenía que saludarle con una referencia" dice en una de las entrevistas. "Reverencia" le corrije el cámara. Aún hay más: "No sabía que estaba acompañada por tanta realeza y burocracia". "Aristocracia" le corrijen entre risas. "Es que me sale aristocrazy" contesta también a carcajadas.

Temas
Inicio