Compartir
Publicidad
20 años de 'Jackass': desmenuzamos cómo funciona su poética del trompazo
Otros

20 años de 'Jackass': desmenuzamos cómo funciona su poética del trompazo

Publicidad

Veinte años después de que Johnny Knoxville llamara a las puertas de la revista de skate 'Big Brother' con la loca idea de probar sobre sus carnes gas pimienta, pistolas táser y balas auténticas, 'Jackass' sigue siendo uno de los programas de televisión más salvajes e indomesticados de la historia de la televisión. Con la ayuda de Jeff Tremaine y Spike Jonze y el beneplácito de MTV, Knoxville y su troupe de tronados hicieron historia de lo mostrenco.

Tres temporadas y tres películas después, 'Jackass' sigue siendo una hilarante oda a la automutilación y al trompazo que, sin embargo, tiene una filosofía y puesta en escena muy peculiares y atractivas. Desde una contagiosa e irreverente joie de vivre a, con el paso del tiempo, un poso amargo que nos hace pensar en la ineludible tristeza del payaso. Todo ello conforma un sugerente crisol de idiotez muy pensada, y cuyos elementos desmenuzamos al detalle en la nueva entrega de 'Todo es mentira en el cine y la televisión'.

Con el estreno de la que podríamos considerar la primera película de ficción con alma 'Jackass', la fabulosa 'Action Point', se cierra un círculo que se abrió hace ya dos décadas. El retoño de Johnny Knoxville, Steve-O, Bam Marguera o Jason Acuña entre otros se ha convertido en esencia de la cultura popular más tremebunda y extrema. Y hay buenas razones que lo justifican.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio