Publicidad

Los dueños de cines de EE.UU. creen que los estudios deben estrenar películas en zonas seguras y "lidiar con la nueva normalidad"

Los dueños de cines de EE.UU. creen que los estudios deben estrenar películas en zonas seguras y "lidiar con la nueva normalidad"
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

No es ninguna novedad que la pandemia de la COVID-19 ha puesto en jaque a la industria cinematográfica a nivel mundial. El cierre de cines y la incertidumbre sobre su reapertura en una realidad en la que aún no existe una vacuna ha hecho que ni tan siquiera los estudios más poderosos se han librado de su calvario particular, siendo la última muestra de esto una Warner Bros que comienza a plantearse romper el statu quo en lo que a distribución se refiere.

Haber dejado sin fecha de estreno a 'Tenet', el último largometraje de Christopher Nolan, llamado a salvar la taquilla a lo largo y ancho del planeta, y optar por no darle un tratamiento de estreno mundial tradicional, hace pensar que Hollywood debería estar listo para dejar atrás su política cuasi trumpiana del "America First".

Para John Fithian, presidente de la Asociación Nacional de Dueños de Cine norteamericana, los estrenos internacionales escalonados según zonas seguras son la única opción para evitar el desastre. Así lo ha expuesto en una entrevista con el medio Variety después de que se le preguntase por el caso concreto de 'Tenet' y Warner Bros.:

"Los distribuidores deben seguir adelante con sus fechas y estrenar sus películas, porque no hay garantías de que vaya a haber más mercados abiertos más adelante este mismo año. Hasta que no haya una vacuna que esté disponible en todo el mundo, no estarán abiertos el 100% de los mercados. Debido a eso, las películas deberían ser estrenadas en mercados en los que sea seguro y legal hacerlo, y ese es aproximadamente el 85% de los mercados en los Estados Unidos, e incluso más a nivel global. Deben estrenar sus películas y lidiar con esta nueva normalidad. Los estudios puede que no hagan la misma cantidad de dinero que hacían antes, pero si no empiezan a distribuir películas, va a haber un gran agujero en sus cuentas. Este es un negocio de 42.000 millones anuales. La mayoría de los negocios aceptarían un 85% de eso en lugar de cero, que será lo que ocurra si esperan a que abran todos los mercados".

Una situación compleja y volátil en todo el globo

John Fithian Nato John Fithian, presidente de la Asociación de Dueños de Cines Norteamericanos

No hay duda de que las palabras de Fithian tienen todo el sentido del mundo pero, aún así, el escenario es lo suficientemente complejo y volátil como para que los grandes estudios sigan reticentes a dar el gran paso. Por un lado tenemos ejemplos esperanzadores como el de Corea del Sur, donde más de 1,8 millones de espectadores han visto 'Peninsula', la secuela de 'Train To Busan', en sus primeros 5 días en cartelera.

En la otra cara de la moneda encontramos el esencial mercado chino, cuyos cines han abierto y cerrado de forma intermitente durante las últimas semanas, o el norteamericano, donde algunos estados han decretado el cierre de salas mientras las cifras de muertos e infectados continúan batiendo récords.

En lo que respecta al territorio español, la inestabilidad casi impredecible de la situación se ve reflejada en Cataluña, donde cines —y otros recintos de ámbito cultural— se han visto forzados a bajar la persiana de nuevo por orden de la Generalitat como medida para frenar los nuevos rebrotes mientras bares, restaurantes y otros comercios continúan desarrollando su actividad habitual con restricciones concretas de distanciamiento e higiene.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios