Marvel ha eclipsado a DC en la Comic-con 2022, pero su avalancha de títulos podría estar anticipando el fin de la burbuja de los superhéroes
Otros

Marvel ha eclipsado a DC en la Comic-con 2022, pero su avalancha de títulos podría estar anticipando el fin de la burbuja de los superhéroes

Ahora que la San Diego Comic-Con 2022 ha terminado y que nuestras retinas ya han descansado lo suficiente después del aluvión de tráilers y anuncios que nos han bombardeado durante los últimos días, es el momento de sentarse, respirar hondo y echar un vistazo a las apuestas que han hecho las dos grandes compañías en lo que atañe a sus divisiones cinematográficas y televisivas.

En esta ocasión, las aproximaciones de Marvel y DC a sus paneles han sido casi antagónicas e invitan a pensar en dos caras dentro de una misma industria. Pero, ¿a qué puede deberse el modus operandi de La casa de las ideas y la Distinguida Competencia? ¿Estamos cerca del fin de la hegemonía de los superhéroes en los grandes estudios? Vamos a escudriñar los datos disponible y a intentar llegar a conclusiones sobre ello.

Sobredosis marvelita

asdfa

Desde la clausura de la Saga del Infinito el pasado 2019, hemos sido muchos los que hemos manifestado nuestro desencanto y saturación frente a un MCU más deslavazado que nunca a nivel narrativo y cada vez más rebosante de nuevos rostros en su repertorio de superhéroes. ¿Cuál ha sido la solución de Kevin Feige en la Comic-Con? Darnos una de cal y otra de arena.

Por una parte, Marvel Studios ha acertado de pleno a la hora de despejar dudas, plantar todas sus cartas sobre la mesa y presentar a la galería su flamante Saga del Multiverso, que culminará con una dupla de títulos de 'Los Vengadores' con subtítulos tan sugerentes como 'The Kang Dynasty' y 'Secret Wars'. Suficiente para hacer salivar al fandom y reconciliarse —lo justo— con escépticos cascarrabias como un servidor.

El plan está claro, hay una dirección marcada que seguir y el destino se antoja de lo más apetecible, pero —siempre hay un pero— el camino es tremendamente corto para la cantidad de producciones y horas de contenido que va a albergar; algo que vuelve a elevar los niveles de empacho superheróico.

Phase 6

A falta de rellenar una Fase 6 que, por el momento, sólo cuenta con tres largos, Marvel ha anunciado la friolera de nueve largometrajes y seis series —una de ellas, 'Daredevil: Born Again', de 18 episodios— repartidas en un espacio de tan sólo tres años. Cifras astronómicas si tenemos en cuenta que la Fase 3 constó únicamente de 11 largos —y muchas menos horas de contenido— en más o menos el mismo tiempo.

El motivo de este agresivo plan de ataque es desconocido, pero invita a teorizar y señalar a varias opciones, siendo una de ellas la necesidad de recuperar el tiempo y taquilla perdidos durante el punto álgido de la pandemia; una idea que se refuerza cuando echamos un vistazo a los datos de recaudación de la Fase 3 y los comparamos con los de la Fase 4.

De los 11 filmes estrenados entre 2016 y 2019, seis superaron la barrera de los 1.000 millones de dólares —algunos de ellos, como 'Infinity War' y 'Endgame' llegando a los 2.000 y 2.800 millones respectivamente—. Este hito, por el momento, sólo ha sido alcanzado por 'Spider-Man: No Way Home' en una Fase 4 cuya media de recaudación —unos 777 millones— está muy por debajo de la de sus dos predecesoras —de unos 1.191 y 877 millones—, y no lejos de la de la Fase 1 —de unos 634 millones—.

Si excluimos la carta pandémica de la ecuación, estos números podrían invitar a pensar en un temor de Marvel a la explosión de una burbuja que terminará reventando tarde o temprano. Una idea funesta que podría haber incitado a las cabezas del estudio a quemar todos los cartuchos posibles antes de que sea demasiado tarde; lo cual pierde relevancia cuando posamos nuestra mirada sobre el que es, potencialmente, el factor diferenciador: el streaming.

Con el cambio drástico de los hábitos de consumo, el sofá de casa ha ganado peso frente a la butaca del cine, y en Marvel Studios son muy conscientes de ello. Al hecho de que muchos espectadores optan por esperar pacientemente al desembarco de sus estrenos cinematográficos en Disney+ —con el consiguiente impacto negativo en el box office— hay que sumar la necesidad de ir actualizando el catálogo de la plataforma para mantener al suscriptor pagando religiosamente mes a mes; algo que podría explicar el aluvión de producciones anunciadas en la Comic-Con.

Dosificando Contenido

Shazam

En las antípodas de lo expuesto hasta el momento encontramos a DC, cuya participación en la convención de San Diego se limitó a sus estrenos inminentes; siendo estos 'Black Adam' y '¡Shazam! La furia de los dioses', cuyos estrenos están previstos para el 21 de diciembre y el 21 de octubre de este 2022 respectivamente.

En el tintero, inexplicablemente, se quedaron proyectos como 'Aquaman and The Lost Kingdom' —previsto para el 17 de marzo de 2023—, 'Batgirl', 'Wonder Woman 3', 'Blue Beetle' y, por supuesto, una 'The Flash' que continúa encadenando retrasos y cuya fecha de lanzamiento está actualmente fijada en el 23 de junio de 2023.

Lo primero que se viene a la mente frente al mutismo de DC es el nombre de Ezra Miller, cuyo Flash iba a ser la piedra angular del futuro del Extended Universe después de que el proyecto de Zack Snyder tuviese su punto y final en HBO Max con su extraordinaria versión de 'La Liga de la Justicia'. Y si hablo en pasado es porque los escándalos que ha ido encadenando el actor —y cuya turbieza continúa in crescendo— apuntan a un cambio drástico de planes.

Sz2wvkzbungsdbvlthouhma47m

No obstante, en este caso hay mucho menos margen para especular que en el de Marvel Studios. De los diez largometrajes estrenados hasta el momento en el DCEU, tan sólo 'Aquaman' consiguió sobrepasar la barrera de los 1.000 millones de dólares en taquilla; y títulos ajenos a la narrativa compartida como 'Joker' y 'The Batman' han obtenido el favor de crítica y público con recaudaciones de 1.074 millones y 770 millones respectivamente, y con reacciones muy positivas en términos generales.

Bajo este panorama, queda barajar la posibilidad de que Warner y DC Films encaminen su futuro a apostar por más largometrajes individuales con fuerte cariz autoral, desmarcándose del aura de franquicia megaindustrial de la competencia —sin, irónicamente, dejar de sero— y dosificados con mesura en busca de "prestigio" y una marca personal.

¿Qué ocurrirá con el boom de los superhéroes durante los próximos años? Por lo pronto, sólo queda sentarse, esperar e ir disfrutando de lo que se nos ofrezca como buenamente podamos sin perder el espíritu crítico y, sobre todo, con moderación. Porque ya decía mi abuela que lo poco agrada y lo mucho enfada...

Temas
Inicio