Compartir
Publicidad
Publicidad

Oscar 2014 | Los mejores momentos de la 86ª edición

Oscar 2014 | Los mejores momentos de la 86ª edición
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Poco a poco hay que ir volviendo a la normalidad tras descubrir la identidad de los ganadores del Oscar hace apenas unas horas. A los que hayan preferido practicar la sana costumbre de dormir las 8 horas de rigor y que busquen una crónica de lo sucedido, les recomiendo echar un vistazo a la de mi compañero Pablo, pero este es el artículo para aquellos que quieran hacer un pequeño recorrido sobre los mejores momentos de los Oscar 2014.

Dejando de lado lo enormemente previsible que fue la selección de los premiados --apenas tuve un fallo en mi quiniela, algo impensable normalmente--, la gala nos dejó varios momentos para el recuerdo durando sus poco más de tres horas y media de duración. Como era de esperar, Ellen DeGeneres fue la protagonista de muchos de ellos, pero será mejor que empecemos por el principio.

Benedict Cumberbatch

Tras una alfombra roja donde lo más destacable fue la nueva caída de Jennifer Lawrence --¿realmente es así de patosa o hay algo de fingido para ganarse el cariño del público?-- y alguna foto saboteada como la que tenéis más arriba o esta otra con Jared Leto como invitado sorpresa, llegó el momento del discurso de apertura de DeGeneres, quien prefirió apostar por una mordacidad bastante más comedida que la utilizada el año pasado por Seth MacFarlane.

La mejor frase fue sin duda la mención a que la opción número 1 era que ganase '12 años de esclavitud' ('12 Years a Slave', Steve McQueen, 2013) y la segunda que todos fuésemos racistas. No me extrañaría que esa fuera, conscientemente o no, el motivo que llevó a algunos miembros de la Academia a votarla en la categoría de mejor película cuando lo lógico hubiese sido que este fuera el gran año de 'Gravity' (Alfonso Cuarón, 2013)...

Llegó la hora de los premios y Anne Hathaway únicamente consiguió desviar nuestra atención de lo que decía con ese vestido que parecía querer rendir homenaje a una discoteca. No tardó en empezar a quedar claro que iba a ser una noche marcada por unos ganadores con los que todos contábamos, así que por ese lado no hubo ninguna sorpresa especialmente digna de mención.

Fue la propia Ellen quien luchó contra viento y marea para levantar el interés, ya fuese metiéndose un poco con Bradley Cooper ante la evidencia de que no iba a ganar el Oscar, paseándose constantemente por la platea para interactuar con muchos de los allí presentes o limitándose a pedir una pizza para calmar el hambre de muchos. Sí, habéis leído bien, que hasta vimos a un pizzero repartiendo una comida que ojalá me hubiese llegado a mí, y es que ya había recogido antes dinero para ello y era un gag que no podía quedarse en solamente eso.

Sin embargo, el gran momento de la noche fue la fotografía que se sacó junto a varias estrellas de Hollywood. ¿El motivo? Pues que aparte de molar --creo que no me equivoco si digo que Kevin Spacey es la gran estrella de la foto pese a estar en segundo plano-- se convirtió en la imagen más retuiteada de la historia, y con razón.

El selfie de Ellen DeGeneres

También hubo otro selfie menos viral, pero que también merece la pena con Joseph Gordon-Levitt y Emma Watson como grandes protagonistas.

Joseph Gordon-Levitt y Emma Watson en los Oscar

Fueron muchos los presentadores de uno o varios premios que pasaron completamente desapercibidos, pero todos sabíamos que eso es algo que no iba a suceder en el caso del gran Bill Murray, quien hasta tuvo tiempo para acordarse de su amigo Harold Ramis.

Eso sí, tengo que confesar que mi favorito fue ver a Jamie Foxx haciendo un poco el tonto y distrayendo al mismo tiempo a Jessica Biel. ¿Quién nos iba a decir que los Oscar iban a acertar de lleno reuniéndolos de nuevo tras la lamentable 'La amenaza invisible' ('Stealth', Rob Cohen, 2005)?

La gala empezaba a hacerse un tanto pesado y yo casi encontraba más entretenimiento con algunos anuncios durante los cortes publicitarios como el de Snickers protagonizado por Godzilla, pero eso era algo que Ellen DeGeneres no estaba dispuesta a dejar que pasara, por lo que no dudó en rendir su particular homenaje de 'El mago de Oz' ('The Wizard of Oz', Victor Fleming, 1939).

Ellen y

Y no fue el único momento de la gala en el que se acordaron de la película de Victor Fleming...

Una de las anécdotas de la noche fue la pésima pronunciación del nombre de Idina Menzel por parte de John Travolta con motivo de la introducción de la interpretación en vivo de 'Let it Go' --hasta surgió una cuenta parodia de ese momento en twitter--, a la postre la ganadora del Oscar en la categoría de mejor canción original. No os perdáis la maravillosa actuación de Menzel, una grande de la música.

De entre las nominadas también conviene resaltar a Pharrell Williams y su 'Happy'. Los asistentes se lo pasaron de miedo y hubo quien no dudó en hacerlo patente.

Y si hablamos de música, tampoco podemos dejar de mencionar a Bettle Midler cantando 'Wind Beneath my Wings' tras haberse rendido homenaje a los que nos dejaron durante los últimos 12 meses en un 'In Memoriam' bastante mejor resuelto que en otras ocasiones --era una pena ver cómo un momento como ese se llegó a convertir en un concurso de popularidad--.

Alfonso Cuarón se convirtió en el primer director hispanoamericano e hispanoparlante en ganar el Oscar al mejor director. Era el único premio que habría conseguido enfadarme de habérselo dado a otra persona, pero los Oscar 2014 fueron terriblemente previsibles y eso también tuvo su lado bueno aquí. Y además fue bastante curioso ver cómo recibía el galardón de las manos de Angelina Jolie, la actriz inicialmente prevista para protagonizar la monumental 'Gravity'.

La noche llegó a su final con el esperado reconocimiento para '12 años de esclavitud' en el apartado de mejor película. No por previsible deja de ser menos injusta la derrota de 'Gravity' --ya sabéis que es mi película favorita de 2013--, pero los Oscar 2014 intentaron dejar contentos a todo el mundo y además no dieron ni un solo premio a 'La gran estafa americana' ('American Hustle', David O. Russell, 2013), así que no me voy a quejar mucho...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos