Compartir
Publicidad

La mala suerte de David Simon en los Emmy

La mala suerte de David Simon en los Emmy
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad


No creo que a David Simon le importe mucho figurar más o menos en los premios Emmy, cuya nueva edición se entrega el próximo 29 de agosto. De todos es sabido que no desarrolla sus series pensando en el espectador medio que puede darle una audiencia millonaria y, desde luego, no piensa en los votantes de los Emmy o los Globos de Oro y, a veces, tampoco piensa en los críticos que juzgan su trabajo. Simon hace sus series pensando en lo que a él le gustaría ver y en mantenerse fiel a la historia que quiere contar, y si eso no es suficiente para atraer más audiencia o más espectadores, nada lo hará.

Pero la historia de desencuentros de este ex periodista con los Emmy no se restringe sólo a ‘The Wire’ o ‘Treme’, que son dos de sus trabajos más recientes. Y, siendo justos, en realidad no ha sido siempre un paria para estos premios. En 2000, su miniserie ‘The Corner’ ganó los Emmys a mejor miniserie y a mejor guión (junto con el recientemente fallecido David Mills), pero desde entonces, las estatuillas aladas han acabado volando siempre hacia sus competidores.

Su obra más conocida, la que le reportó mayores reconocimientos críticos (que la han saludado muchas veces como la mejor serie de la última década, y hasta de todos los tiempos) es ‘The Wire’, un estudio más en profundidad y con más amplitud del mundo presentado en ‘The Corner’, y que durante cinco temporadas fue uno de los productos de más prestigio de HBO. Sin embargo, sus audiencias nunca fueron muy altas, y entre eso y su temática, centrada en los barrios pobres y en el mercado de la droga de Baltimore, siempre pasó desapercibida para los Emmy. Sólo tuvo dos nominaciones a lo largo de su emisión en la HBO, las dos al mejor guión en 2005 y en 2008, y perdió en ambas ocasiones.

simongenkill

Su siguiente trabajo fue otra miniserie, ‘Generation Kill’, basada esta vez en las vivencias de un periodista de Rolling Stone que estuvo “empotrado” con una división de marines durante la invasión de Irak por el ejército estadounidense en 2003. Las críticas fueron, en general, buenas y por su temática, alcanzó de primeras una repercusión más amplia, hasta el punto que los Emmy la nominaron a la mejor miniserie y al mejor guión. pero volvió a perder, incluso siendo a priori la favorita en una categoría de miniseries que, como este año, sólo tenía dos candidatas. Y la que ganó fue ‘Little Dorrit’, una adaptación literaria de la BBC.

Con estos mimbres, los rumores de que ‘Treme’ podía por fin figurar más prominentemente en los Emmy, con posibles nominaciones para Khandi Alexander, Melissa Leo o incluso John Goodman, nunca me convencieron del todo. Aunque lo parezca por su tema, la serie no es tan fácil de seguir y puede resultar más dispersa que ‘The Wire’, ya que se mueve única y exclusivamente por sus personajes, sin la excusa de una investigación policial de por medio. No obstante, y aunque no lo parezca, ‘Treme’ sí ha acabado teniendo un poco más de suerte en las nominaciones de este año, aunque sea en categorías menores como mejor canción original o mejor dirección. Pero esas dos candidaturas en su primera temporada igualan todas las que tuvo ‘The Wire’ en cinco.

Los Emmy tienen muchos defectos, y uno de los mayores, junto con su alergia a los títulos de género, quizás sea pasar por alto series complejas y que requieren un extra de atención por parte del espectador como las que presenta David Simon. Son minoritarias, más bien tirando a títulos de culto que a fenómenos masivos, y eso suele estar reñido con los premios más populares. El reconocimiento a sus esfuerzos viene por otro lado.

En ¡Vaya Tele! | Un primer vistazo a ‘Treme’

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos