Compartir
Publicidad
Bud Spencer daba las hostias transmitiendo
Proyectos

Bud Spencer daba las hostias transmitiendo

Publicidad
Publicidad

Me permito el lujo de tomar prestada una frase de Joaquín Reyes y una de sus famosas celebrities de Muchachada Nui para rendirle un homenaje a un hombretón —en el sentido literal de la palabra—, que a servidor le hizo disfrutar en cantidades industriales cuando era niño, cuando uno no se fija en las interpretaciones y no sabe de guiones o quién dirige una película.

Nunca le consideré un gran actor, pero creo que a Carlo Podersoli —su veradero nombre— no le hacía falta serlo. Nadie puede negar el enorme carisma que desplegaba en pantalla, casi siempre con caras de perro, enfadado, convirtiendo una bofetada en una catarsis humorística. Una de las principales características del séptimo arte es el entretenimiento de masas, y Bud Spencer fue una prueba de ello.

Hombre polifacético y de una extensa cultura, tuvo en cine una época de esplendor, a nivel popular, en un período que abarca desde inicios de los setenta a mediados de los ochenta. Su nombre estaba ligado casi siempre al de Terence Hill, su pareja cinematográfica en casi una veintena de películas, todas ellas grandes éxitos.

También protagonizó películas sin Hill, cortadas por el mismo patrón. Historias más simples que un botijo, personaje bruto y de buen corazón, villanos de libro que recibían su justo merecido, bastante moralina, y cómo no, peleas interminables.

A continuación, cinco títulos para hacerle a Bud Spencer un buen homenaje. No se trata de ningún top, ni siquiera de las mejores. En mi caso son cinco películas que en su momento disfruté enormemente. No ha sido así en sus revisiones, pero esa es otra historia.

'Le llamaban Trinidad' ('Lo chiamavano Trinità...', Enzo Barboni, 1970)

El bombazo inicial. Cuando el spaghetti western empezaba a mostrar síntomas de cansancio, esta película, que subvertía el subgénero que ya era subversión, inició un filón de enorme éxito. El protagonista es Terence Hill, un pistolero con una puntería infalible, pero con quien nos quedamos es con Spencer, que hace de hermano de aquél, sheriff en un pueblo.

'...y si no, nos enfadamos' ('...altrimenti ci arrabbiamo!', Marcello Fondato, 1974)

Otro éxito de la pareja Hill/Spencer, esta vez en el papel de dos corredores a los que una banda de gángsters destrozan uno de sus coches. Efectivamente los malos de turno pagan por semejante error en una de las películas más desprejuiciadas y en la que la ensalada final de tortazos no tiene fin. A destacar la presencia de Donald Pleasence como el villano idiota de la función.

'Par - Impar' ('Pari e dispari', Sergio Corbucci, 1978)

El mismísimo Sergio Corbucci, firmante de algunos de los más destacables spaghetti westerns, es el director de uno de los más grandes bombazos de la pareja Hill/Spencer. En nuestro país fue de tal calibre que hasta tuvo una reposición. Los dos actores interpretan a dos hermanos que hace mucho que no se ven. Uno le pide al otro, ex-jugador, que le ayude a terminar con una banda de apostadores. En esta película hasta se comunican con animales que les ayudan en su misión.

'El sherif y el pequeño extraterrestre' ('Uno sceriffo extraterrestre... poco extra e molto terrestre', Michele Lupo, 1979)

En una época en la que el cine italiano imitaba modelos estadounidenses de gran éxito para sacarles el máximo provecho, Bud Spencer fue el protagonista de un film que se inspiraba en 'Encuentros en la tercera fase' ('Close Encounters of the Third Kind', Steven Spielberg, 1977), con el mismo niño protagonista y todo. Un pequeño extraterrestre acaba por error en nuestro planeta, donde ayudará a un sherif a resolver un complicado caso.

'Dos supersuperesbirros' ('Nati con la comicia', Enzo Barboni, 1983)

Otro de los bombazos de la pareja Hill/Spencer, en la que interpretan a dos extraños —casi siempre eran hermanos— que se encuentran en extrañas circunstancias —el gag del patín tiene su punto—, y una serie de malentendidos les llevan a convertirse en agentes secretos. La sombra de la saga Bond es muy larga.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio