Publicidad

Remake de 'Hairspray', de John Waters, con Pfeiffer y Travolta

Remake de 'Hairspray', de John Waters, con Pfeiffer y Travolta
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

La película de John Waters de 1988, ‘Hairspray, fiebre de los '60('Hairspray'), tiene una adaptación a musical de Broadway que ha ganado 8 premios Tony en 2003 incluyendo el de Mejor Musical. El libreto es de Mark O'Donnell y Thomas Meehan, la música de Marc Shaiman y las letras de Marc Shaiman y Scott Wittman.

Ahora se hará un remake dirigido por Adam Shankman y producido por Craig Zadan y Neil Meron. La productora será New Line Cinema. El reparto lo compondrán Michelle Pfeiffer, Billy Crystal, John Travolta y Queen Latifah.

La película original, todo un alegato por la integración, estaba situada en los años ’60, gracias a lo cual Waters se pudo permitir presentar una colección de canciones pegadizas. Tenía como intérpretes a Divine, Ricki Lake, Michael St.Gerard, Jerry Stiller, Sonny Bono, Ruth Brown, Colleen Fitzpatrick, Deborah Harry, Ric Ocasek, Leslie Ann Powers, Clayton Prince, Mink Stole, Pia Zadora. 'Hairspray' (laca), nos cuenta la historia de Tracy Turnblad, una adolescente de gordura agradable que consigue su sueño de convertirse en una participante habitual del programa de televisión de baile de Corny Collins. Ahora que es una heroína juvenil, comienza a utilizar su fama para hablar en nombre de la causa en la que cree: la integración de todos. Al hacerlo, se gana la rabia de la estrella anterior del programa: Amber Von Tussle, así como la de sus padres, que son muy manipuladores y que están a favor de la segregación. La rivalidad llega a una cumbre cuando Amber y Tracy luchan por el título de Miss Feria del Automóvil 1963.

Después de ver a Rosa triunfar en ‘Mira quién baila’, los espectadores españoles no se sorprenderán con el argumento de esta película. Este tipo de héroes/perdedores parece que gusta en todas partes.

John Travolta hará el papel que hacía Divine en la vesión de Waters, es decir, Edna Turnblad, la madre de la protagonista, o sea que debería travestirse. El personaje que tendrá Pfeiffer, en su día lo tuvo la cantante de Blondie Deborah Harry. Se trata de de Velma von Tussel, madre de la rival de la protagonista y antigua reina de las fiestas (Miss Cangrejo de Baltimore), que vive anclada en el pasado y que es la productora del espectáculo de baile. Motormouth Maybelle fue Ruth Brown antes que Queen Latifah. La chica rellenita protagonista, de nombre Tracy Turnblad, será Nikki Blonsky en el puesto de Ricki Lake. Amanda Bynes ('Ella es el chico') será la mejor amiga de Tracy. Billy Crystal estaría en el lugar de Jerry Stiller como padre de la bailarina gordita.

Como señala miarroba, John Waters ocupa un lugar privilegiado entre los iconos contraculturales más significativos de la historia del cine. Nacido en 1946 en Baltimore (EE UU), ciudad en la que ha rodado todas sus películas, el creador de 'Los asesinatos de mamá' y 'Hairspray', entre otros títulos, ha levantado su carrera de director sobre los cimientos de la cultura 'trash' (basura); la violencia, el sexo estrambótico —demasiadas veces grotesco — y lo sucio se han convertido en las herramientas fundamentales con las que opera este cineasta de culto.

Waters ha sentado cátedra con el diseño y la confección de personajes excéntricos y extravagantes. Ha reconocido en más de una ocasión que lo suyo es “rodar sátiras de género” y, en este sentido, su estilo narrativo y visual viene acompañado con un sello de autenticidad. Con un currículo repleto de 'cine basura', el director estadounidense bajó su habitual dosis de esperpento para filmar 'Hairspray', una comedia sobre la juventud de su país, pero jamás ha perdido su identidad y nunca ha dejado de burlarse de las miserias de la sociedad norteamericana.

Azote de los clichés tradicionales y amante de la transgresión, Waters realizó hace años un anuncio para los cines de Estados Unidos recordando que “no se debía fumar en las salas”. No se le ocurrió otra cosa que aparecer en la pantalla saboreando un cigarro mientras explicaba al público que no podía hacer lo mismo por muchas ganas que tuviera.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios