'Pesadilla en el paraíso' nos trajo una gala con transfobia, sexo, parejas nominadas y la expulsión del que antaño fue favorito
Reality Show

'Pesadilla en el paraíso' nos trajo una gala con transfobia, sexo, parejas nominadas y la expulsión del que antaño fue favorito

Once galas, once... Y aún queda tela por cortar. Lo de Telecinco con 'Pesadilla en el paraíso' es un tira y afloja continuo: aunque remonta un poquito (muy poquito) en audiencias, la cadena ha eliminado los resúmenes en el access dando al reality por perdido. Normal: esta semana ha llegado resollando a los 900.000 espectadores con apenas un 10,1% de share. Eso no impide que cada semana tengamos una nueva dosis de vergüencita ajena por parte de una gente a la que, francamente, no se le debería estar dando minutos televisivos.

Transfobia en prime time

Es el caso de Bea Retamal, una persona que después del show de intransigencia que dio ayer debe estar haciendo que muchos directivos de Mediaset se den cabezazos contra la pared. Y es que la pareja a ratos de Dani G le sonsacó que había tenido relaciones sexuales con chicas trans, aunque dicho, ya sabéis, de aquella manera: "Hay muchos heterosexuales que les ponen cachondos los travestis". Su chico dijo que sí, efectivamente, y ella entró en furia, llamándole vicioso y llevándose las manos a la cabeza.

Sabedora de que estaba quedando fatal, aclaró que es "progay, prolesbiana y protransexuales" y que lo que le estaba sentando mal es que Dani no le hubiera aclarado en su día que era bisexual y se había acostado con mujeres trans, algo que, francamente, no tiene por qué contar nadie si no le da la real gana. Fue Lara Álvarez la que salió al quite para aclarar que las personas travestis no son transexuales y pidió moderación al hablar.

Para más inri, concursando con ellos está una mujer transexual, Daniela, que bastante se mordió la lengua aclarando simplemente "Una mujer trans sin operar es una mujer. Igual que un hombre heterosexual si está con una mujer trans sin operar u operada, es heterosexual igual". La que no se calló fue Nagore desde plató, que entró en furia llamando tránsfoba a Bea y diciendo que "Una persona que vive libremente su sexualidad no es viciosa, es una persona que vive libremente su sexualidad". La madre de Bea, claro, dice que su hija no es tránsfoba porque tiene muchos amigos gays. Qué va a decir la pobre.

Solo de guitarra sin DJ

Si sois muy asiduos a 'Pesadilla en el paraíso' es posible que os haya quitado el sueño saber quién decía la verdad en la noche de pasión entre Manuel y Danna, en la que ella afirmaba no haber hecho nada por amor a su novio y él decía que había habido tocamientos de todo tipo. Una cena íntima ayudó a aclarar las cosas. Más o menos, yo no me he enterado muy bien con tanta metáfora musical.

Manuel dijo tras aquella noche que hizo "un solo de guitarra", y ella afirmó en la cena que "no hubo DJ". Por lo visto él intentó tocarla varias veces y ella se apartó por sus circunstancias, aunque reconoció que le apetecía "obviamente". La cosa es que tras cenar ambos sintieron que la posible pasión entre ambos se había evaporado. Vamos, que nadie compró entradas para su concierto.

Hay un agravante a todo esto, y es que ambos, que vieron chispas en su relación, han salido nominados esta semana, con lo cual tendrán que enfrentarse por el favor de la audiencia. Por su parte, la muchacha tuvo bronca con la otra protagonista de la noche, porque Bea estaba segura de que la concursante le estaba poniendo ojitos a Dani G. Obviamente estaba todo en su cabeza y al final Danna afirmó que haría el concurso en solitario. "Yo veo que está un poco cucú", acabó sentenciando. Pues ya estaría.

Omar o montaña

Durante las primeras semanas de reality hubo un protagonista claro: Omar Sánchez, el ex de de Anabel Pantoja, que después de ver como esta se liaba con Yulen durante 'Supervivientes' decidió hacer lo mismo en 'Pesadilla en el paraíso'. Y sí, hizo su carpeta correspondiente con Marina Ruiz, se declararon, expulsaron a la chica y se acabó la trama.

Desde entonces, Omar ha sido un mueble más de la granja. Tanto, que esta semana el único vídeo en el que ha aparecido ha sido triste por no poder ganar en una prueba de hacer chorizos. Vaya dramón. Tras pedir su expulsión por el clásico "Es que tengo muchas cosas que resolver fuera", la audiencia ha decidido, con un 58% frente a Dani G (salvado por tercera vez consecutiva), que los muebles pertenecen a IKEA.

Antes de marchar, le dio ánimos a Víctor Janeiro, se acordó de Marina y sin hacer mucho escándalo se fue por la puerta. ¡Y esto ha sido una gala más de 'Pesadilla en el paraíso'! Once terminadas, quedan cinco de esta travesía por el desierto del estiércol.

Temas
Inicio