Compartir
Publicidad
'Ballers' desaprovecha a Dwayne Johnson apostando por una insuficiente corrección
Series de ficción

'Ballers' desaprovecha a Dwayne Johnson apostando por una insuficiente corrección

Publicidad
Publicidad

Hace ya muchos años que siento simpatía hacia Dwayne Johnson, el integrante de 'Pressing Catch' que más éxito ha tenido al dar el salto a la gran pantalla. De hecho, hasta ha sido uno de los diez actores mejor pagados de Hollywood durante el último año, algo lógico si tenemos en cuenta que es también uno de los más taquilleros. Por eso me sorprendió que quisiera probar fortuna liderando el reparto de una serie de televisión para HBO y he seguido con interés el proyecto desde que la cadena le dio luz verde de forma definitiva.

Estrenada el pasado 21 de junio con bastante éxito -2,16 millones de espectadores vieron el primer episodio, apenas 60.000 menos que el inicio de 'Juego de Tronos'-, 'Ballers' es un drama deportivo en el que el verdadero interés reside en sus personajes protagonistas y en cómo se relacionan entre sí. Como era de esperar, Johnson es la gran estrella de la función, pero 'Ballers' ha apostado por un tono coral que ayuda a disimular las limitaciones de cada historia, pero también ha impedido que uno realmente conecte con lo que se cuenta en pantalla.

La corrección de 'Ballers'

Dwayne Johnson en

'Ballers' quiere ser, dentro de unos límites, un acercamiento global a los diferentes estados por los que puede pasar un jugador de la NFL. Tenemos al joven debutante al que se le ha escapado la cosa de las manos, al veterano que sabe jugar bien pero con problemas fuera del terreno de juego, al jugador de equipo que tuvo que retirarse y que está intentando rehacer su vida alejado del fútbol americano y por último a una antigua estrella que ahora se gana la vida como buenamente puede ejerciendo como agente.

Los dos primeros episodios han ido saltando de uno a otro dando especial importancia a los tres últimos -al primero me da que será a partir de ahora cuando gane realmente peso en la trama tras haber llegado a un acuerdo con el personaje interpretado por Johnson- e incluso han creado un vínculo entre ellos que ayuda a que ir saltando de uno a otro nunca llegue a resultar aleatorio, creando a su vez personajes secundarios con cierta enjundia -pienso sobre todo en los interpretados por Rob Corddry y Dulé Hill- para que cada uno vaya encontrando su hueco por separado.

El problema es que el conjunto nunca llega a brillar e incluso da la sensación de que Johnson echa un poco el freno ya sea por necesidad de la historia -no es un triunfador, algo que se nos recuerda en varias ocasiones a través de sus problemas económicos personales- para no comerse a sus compañeros de escena, pues soy consciente del enorme carisma que tiene y también del hecho de que un personaje de estas características se prestaba a ello. Sí que agradezco su esfuerzo dramático, pero lo que podría ser estupendo se queda en un “pues está bien, ¿y?”. Justo lo mismo le sucede a la serie.

Sin esperanza en el cambio

Imagen de la serie

La cuestión es que en 'Ballers' da la sensación de que todo mantiene un tono demasiado uniforme. Los habrá que vean en ello una solidez que hasta cierto punto no puedo discutir, pero lo que me ha transmitido la serie hasta ahora es que esto es lo que hay y no va a haber una evolución real en términos de calidad -es obvio que la historia irá avanzando y también he de concederle que no parece que vaya a recurrir a ningún truco o giro de guión tramposo-. Es lo que es y como tal cumple, pero con una serie hace falta algo más que eso para comprometerte a dedicar no poco tiempo a ella.

El otro problema al que se enfrenta es que, tanto en lo visual -el trabajo de puesta en escena es bueno, pero el look por el que apuesta la serie sabe a ya demasiado visto- como, sobre todo, en lo narrativo, parece una serie venida del pasado. El riesgo se deja de lado en todos los frentes en beneficio de una sobriedad que Steve Levinson, su creador, confía que sea suficiente para encandilar al público. Quizá eso funcione con los realmente apasionados por ese deporte o las historias muy masculinas, pero para el resto incluso puede haber detalles molestos que algunas personas ya han señalado.

En definitiva, 'Ballers' es una serie correcta que no hace nada realmente mal, pero también desaprovecha todas las armas que tenía a su disposición en beneficio de un estándar que me hace tener nula confianza en su posterior desarrollo. Ya os repito está muy lejos de ser mala, pero habiendo tantas series en emisión y siendo de un nicho al que yo no pertenezco, creo que no me voy a quedar con esta, ¿y vosotros?

En ¡Vaya Tele! | 'Ballers', tráiler de la serie de HBO con Dwayne 'The Rock' Johnson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio