Compartir
Publicidad
Publicidad

‘Believe’, un drama sobrenatural que cumple pero no fascina

‘Believe’, un drama sobrenatural que cumple pero no fascina
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Markus Friedman y Alfonso Cuarón son los co-creadores de uno de los estrenos primaverales de NBC, un drama sobrenatural también producido por J.J. Abrams (coletilla a la que ya no podemos asignar expectativas concretas) que nos plantea la eterna huida de una pareja muy improbable: Bo, una preadolescente con habilidades especiales que controla lo justo y William, un exconvicto al que arrancan del corredor de la muerte para acompañar y proteger a la niña de aquellos que quieren aprovecharse de sus capacidades. ‘Believe’ se une a la pila de títulos high-concept de detonante más o menos potente que, sin embargo, ha sabido medir su desarrollo.

El primer episodio nos introducía en el mundo de Bo dejando claro que sus poderes seguramente sean ilimitados y permitan justificar más de un deus ex machina; también presentaban de forma clara el planteamiento dominante del bien contra el mal y una dinámica con química entre los dos protagonistas. Sin embargo, más allá de dejar claros los aspectos más generales, no quedaba especialmente claro qué tipo de drama sería, si dominaría el aspecto más serializado de la historia o si por el contrario se centraría en un aspecto más conclusivo.

La forma de desarrollar el resto de episodios he hecho patente van a seguir una estructura mixta; por una parte toman relevancia esas pequeñas pero emotivas historias episódicas, esas vidas que Bo toca y mejora con su influencia, pero sin dejar de lado la urgencia y el acecho constante de los que quieren capturarla. Poco a poco han abierto el universo para dejar ver que hay más personas como Bo que además sufren destinos poco agradables que intensifican la preocupación por el personaje de la niña.

bilif

Mi problema con ‘Believe’ es que no acabo de entrar en la historia. Tras tres episodios ha quedado claro que se trata de un drama sobrenatural digno, que poco a poco va abriendo el mundo en el que se desenvuelve y con una pareja protagonista que funciona. El casting es sin duda su gran acierto, porque un personaje como Bo, con tanto peso en la historia, con un perfil tan benevolente y esa edad podría haber acabado en fracaso absoluto; y Johnny Sequoyah tiene el punto perfecto de fortaleza, dulzura e ironía, y le inyecta mucha verosimilitud a sus diálogos probablemente demasiado elocuentes para su edad.

Hay una comparación evidente y casi inevitable, 'Touch'. Salvando la diferencia abismal que hay en el carácter y carisma de ambos personajes infantiles, la idea y el tono son muy similares. sin embargo, en 'Believe' los casos conclusivos no acaban de tomar suficiente presencia como para que de verdad importen y la parte más seriada avanza a grandes rasgos planteando pequeñas incógnitas.

Pero no engancha. Es uno de esos casos en los que el minuto a minuto, el episodio a episodio, entretiene, pero no desarrolla una curiosidad genuina por seguir adelante. La sensación última es de ya visto; de poca novedad. Y sin el aliciente de los episódicos o una trama horizontal secundaria que genere interés a corto plazo, el empuje para ver el siguiente episodio es mínimo. La diferencia radica en si el espectador está dispuesto a dar unos episodios de cuartelillo para ver cómo se va desarrollando o no. Y en mi caso la respuesta es negativa.

En ¡Vaya Tele! | Estrenos Midseason 2014

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos