Compartir
Publicidad

Burt y Virginia, reyes absolutos de la cuarta temporada de ‘Raising Hope’

Burt y Virginia, reyes absolutos de la cuarta temporada de ‘Raising Hope’
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los Chance han vuelto. Quien no ha vuelto ha sido Greg García quien después de firmar un contrato de desarrollo con CBS (donde ahora emite su nueva sere ‘The Millers’) tuvo que firmar también su salida de ‘Raising Hope’, dejando las labores de showrunner a Mike Mariano, productor ejecutivo que ha trabajado con él en las tres temporadas previas (y en trabajos anteriores). Esta peculiar comedia familiar ha sido una de las más maltratadas por FOX, con cambios de día constantes durante su emisión.

El último cambio hizo que la serie aterrizase con programa doble en los viernes, con ‘Bones’ (también desterrada pero que está aguantando bien la noche) de lead-in. Con un 0.8 en demos apenas sostiene los datos que hereda de Booth y Brennan, aunque hay que decir que es un combo considerablemente esquizofrénico, y la cosa no pinta bien. Siendo una serie tan minoritaria y que no genera visibilidad en internet ni internacionalmente, me da que -sólo la sindicación- poco hay que pueda salvar a esta cuarta temporada de ser la última. Por cierto, ‘Dads’ –la “comedia” que se ha quedado con su antiguo slot de los martes (noche difícil)- está agonizando también.

La temporada arranca con un divertido y original previously en el que en forma de canción resumen a Maw Maw y al espectador todo lo acontecido. A partir de ahí hemos podido ver cuatro episodios que si se caracterizan por algo es por ser muy irregulares principalmente por culpa de la nueva situación de la familia. Sabrina siempre fue a mis ojos la gran pata coja de la serie, un personaje cuya representación de la normalidad entre tanto ser peculiar le hacía mucho daño (hay un ejemplo clarísimo del por qué en el arranque de la temporada, cuando espían a Jeffrey Tambor; una arranque divertidísimo… hasta que llega el chiste de Sabrina) y sólo servía para protagonizar las idas y venidas de Jimmy.

Jimmy+Sabrina, la pata coja

¿El problema? Los guionistas han querido en estos cuatro episodios explotar que ahora son una familia para convertirlos en un reflejo de Burt y Virginia que intenta no serlo. No funciona; sus tramas hasta el momento han sido bastante descafeinadas y poco divertidas, sobre todo en contraste con los que se han convertido definitivamente en los reyes de ‘Raising Hope’.

Y es que hasta ahora Jimmy tenía la trama principal de los episodios y sus padres iban paralela o perpendicularmente a él, pero generalmente con una trama loca complementaria. Que no se entienda mal, Burt y Virginia, su complicidad, su química y sus entrañables imperfecciones siempre han sido lo mejor; el alma. La diferencia es que esta cuarta temporada no lo esconde y cuando trata de dejarles en segundo plano, la nueva situación Jimmy-Sabrina cojea y tira el episodio. Ejemplo práctico: las vacaciones. De nuevo, los padres y sus mentiras (y su complicidad con los lugares donde tener sexo) son lo mejor de un capítulo tan fallido que su excentricidad se percibe como demasiado exagerada (y estamos hablando de una serie donde el absurdo y el ridículo son esenciales); Jimmy y los animales disecados, Sabrina con la moto y el coche, el policía… Muy flojo.

raising hope

Sin embargo, cuando Virginia y Burt (y los fantásticos y divertidísimos Martha Plimpton y Garret Dillahunt) toman el control, la cosa cambia. Esos episodios donde la economía de los dólares Burt o el padre perdido de Virginia son el eje sostienen a la perfección el ritmo y el humor durante los 20 minutos, sin importar lo que hagan el resto y sin importar que estén abusando de las intervenciones de Maw Maw, siempre muy divertidas pero que sobreexplotadas pierden bastante efecto.

Conclusión, el regreso de ‘Raising Hope’ está siendo irregular y parece que tendremos que dar cancha al nuevo showrunner y a los guionistas para que se hagan con los personajes en general y con la nueva situación de Jimmy-Sabrina en particular. Que se animen a explotar a los secundarios y el supermercado, que aprovechen los invitados especiales que están por venir y que atinen con las referencias a cultura pop que tan bien funcionaron el año pasado (y que se han dejado ver esporádicamente en estos cuatro capítulos). Hasta entonces, siempre nos quedarán Burt y Virginia.

En ¡Vaya Tele! | La tercera temporada de ‘Raising Hope’: el año de los homenajes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio